| 8/4/2009 12:00:00 AM

Alan García expresa apoyo a Uribe

El presidente de Colombia, Alvaro Uribe, recibió el martes el respaldo de su par peruano Alan García al iniciar en Lima una gira por siete países de Sudamérica para explicar a sus gobiernos los alcances de un eventual acuerdo entre Colombia y EE.UU.

 Uribe fue recibido en Palacio de Gobierno por García con quien sostuvo una reunión de trabajo que se prolongó por una hora. Al término del encuentro, García dijo que Uribe había llegado a Perú para conversar sobre temas "de interés continental" y de "situaciones, yo diré, enojosas que presentan a Colombia lamentablemente como víctima de algunos hechos que no deberían ocurrir".

Aparentemente se refería a recientes denuncias de que lanzacohetes AT-4, de factura sueca, incautados a las guerrillas de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), habían sido adquiridos con anterioridad por Venezuela, revelación que ha resquebrajado las relaciones entre Caracas y Bogotá.

"Hemos tenido la oportunidad de adelantar un diálogo bien importante con el presidente Alan García, quiero agradecer nuevamente su atención, su tiempo, su permanente amistad de muchos años, profunda, prolongada, con Colombia", dijo Uribe.

García expresó el respaldo de su gobierno, y la admiración por "el esfuerzo desplegado por el presidente Uribe" que dijo no solo favorece a Colombia sino al modelo democrático en el continente.

"Siempre estaremos respaldando ese trabajo fundamental que ha hecho usted", dijo García dirigiéndose a su colega. El próximo país en la gira de Uribe, es Bolivia.

La gira del mandatario colombiano fue anunciada en la víspera de forma sorpresiva. La presidencia dijo que Uribe abordaría con los jefes de estado de Perú, Chile, Brasil, Paraguay, Argentina, Uruguay y Bolivia, temas de terrorismo en Colombia, así como asuntos relacionados a la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur).

El canciller peruano José Antonio García Belaunde dijo el martes que la visita de Uribe tiene como propósito explicar el acuerdo que negocia su país con Estados Unidos, que ha generado cuestionamientos de los gobiernos de Brasil y Chile, y del presidente de Venezuela Hugo Chávez, y de Ecuador, Rafael Correa.

El asesor de asuntos internacionales de Lula, Marco Aurelio García, dijo que Brasil respeta las decisiones soberanas de cada gobierno, pero que un eventual acuerdo colombo-estadounidense no deja de preocuparles.

"Esas bases se sitúan en una región que tiene interés muy grande para nosotros, que es el Amazonas", sostuvo García a la AP vía telefónica desde Brasilia.

"A mí no me agrada la idea de una base militar americana en Colombia", dijo Lula el 30 de julio en Sao Paulo en una conferencia de prensa conjunta con Bachelet, pero dijo que no se metería en asuntos de Colombia.

Bachelet expresó que concordaba "plenamente" con su colega brasileño, y anotó que la decisión colombiana ha inquietado "a todos los países".

El canciller ecuatoriano Fander Falconí aseveró el lunes que en la reunión de UNASUR se analizarán las implicancias de un posible acuerdo para que militares estadounidenses operen desde Colombia.

A esa cita no asistirá Uribe, ni tampoco el vicepresidente ni el canciller de Colombia, dijo.

Ecuador ni Venezuela fueron incluidos en la gira de Uribe. Con Venezuela, Colombia tiene sus relaciones congeladas, por decisión del presidente Chávez, quien ordenó el retiro del embajador y personal diplomático venezolano en Bogotá tras las denuncias de que lanzacohetes incautados a las FARC, habían sido comprados a Suecia por Venezuela.

Chávez dijo el martes en Caracas en relación a las bases que "a Colombia la están convirtiendo en una base operacional imperialista, desde la cual se amenaza la soberanía de Venezuela, se amenaza al pueblo venezolano... se amenaza a la revolución venezolana".

 
AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?