Ahorra o nunca

| 10/12/2001 12:00:00 AM

Ahorra o nunca

Con la reglamentación de las cuentas AFC, el gobierno se da la pela y se la apuesta toda al despegue del mercado de vivienda en estratos altos.

Las intenciones del gobierno para reactivar el sector constructor van en serio. Mediante el decreto 2005 del pasado 21 de septiembre, por fin reglamentó las cuentas de ahorro para el fomento de la construcción (AFC), creadas en la reforma tributaria de 1998. Por medio de estas, es posible aprovechar inmediatamente la reducción en la retención en la fuente, que solo aplicaba para los fondos de pensiones voluntarias, para destinarla al pago de un nuevo crédito de vivienda, bien sea nueva o usada.

La medida, promovida por Camacol y el Icav, forma parte de una estrategia mixta del gobierno encaminada a fomentar el despegue de la actividad constructora. Paralelamente a las acciones emprendidas para incentivar la demanda de vivienda de interés social, las cuentas AFC buscan impulsar el mercado de vivienda en estratos 4, 5 y 6, cuyos precios cayeron un 24% real durante los últimos 5 años. "Es el momento de comprar. Estamos en la parte baja del ciclo y ya se vislumbran síntomas de recuperación. Confiamos en que la medida redunde en un repunte de los precios hacia mediados del próximo año", comenta Eduardo Jaramillo, presidente de Camacol.



La medida obedece a una lógica transparente. Al requerir más mano de obra especializada, la vivienda de estratos altos genera mayor valor agregado en la economía. Según cálculos de Camacol, una vivienda de $100 millones le aporta $155 millones adicionales al PIB por concepto del consumo y las demandas sucesivas originadas en su construcción, a la vez que aporta al fisco más de $40 millones en impuestos directos e indirectos.



Por ahora, nadie se atreve a anticipar la acogida de las cuentas AFC, que apenas están siendo estudiadas por los bancos. Según la Dian, la población con ingresos mensuales superiores a 6 salarios mínimos, a quienes la retención en la fuente les sería aplicable, asciende a 683.000 personas. Si el 5% de ellas aprovechara las ventajas de las cuentas AFC, el beneficio tributario ascendería a $95.000 millones. No obstante, el acceso a estas ventajas está limitado por la disponibilidad de crédito y por la disposición de la gente para volver a endeudarse a largo plazo luego del trauma del Upac.



Lo cierto es que las condiciones para comprar vivienda están dadas. Si usted gana entre $4 y $10 millones al mes, sería bueno que leyera con mucho cuidado las siguientes páginas.



Metodología

El ejemplo se realizó con base en las cuotas mensuales de un crédito hipotecario por valor de $94,5 millones, el 70% del valor del inmueble, calculado con un sistema de cuota baja a 15 años (el 30% restante equivale al valor de la cuota inicial). La estimación de las cuotas mensuales se realizó con una tasa de interés de 13% anual sobre la variación de la UVR, la cual crece al ritmo de la inflación anual proyectada, 8,5%. El valor inicial de la UVR, 120,56, corresponde a la del 8 de octubre del 2001. Se supuso un salario integral de $5 millones para el prestatario, al cual se le aplica el procedimiento de retención 1 definido en el estatuto tributario. La cuota mensual contempla una estimación de los costos de aseguramiento. La cuota de aseguramiento y el salario se ajustan cada año con la inflación.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.