Opinión

  • | 2011/07/27 10:00

    Terminología: base de la comunicación especializada para el comercio internacional

    La gestión de la terminología moderna ayuda a reducir la duplicación de trabajo, evita costos y resuelve problemas para los empresarios del comercio internacional. La opinión de Juan Carlos Díaz V., profesor del Departamento de Negocios Internacionales, Universidad Eafit.

COMPARTIR

La terminología juega un papel crucial en todos los aspectos de la comunicación especializada del comercio internacional, la transferencia del conocimiento y la proyección de las empresas a mercados globales. Ésta puede aparecer en diversos tipos de representaciones: en el lenguaje hablado o escrito, en la comunicación no verbal o en uno o varios idiomas. Actualmente, la comunicación del comercio internacional no sólo se lleva a cabo en forma de humanos-humanos, sino también en forma de hombre-máquina y cada vez más se dan las comunicaciones máquina-máquina en los casos de los catálogos electrónicos para mencionar un aspecto.



En nuestro mundo globalizado, podemos hacer uso de muchas herramientas para lograr una comunicación exitosa. Al hacerlo, se deben considerar los factores políticos, culturales y económicos que pueden estar estrechamente relacionados con la terminología, como políticas lingüísticas, la educación y la formación, la traducción y localización, los aspectos legales (tales como derecho de autor y eficientes las herramientas de información y comunicación y que puedan garantizar la interoperabilidad de contenido más allá de las barreras del lenguaje y de los sistemas. El objetivo final es lograr la interoperabilidad de contenido en campos como el comercio electrónico, la salud, el aprendizaje y otras aplicaciones.



Dado que el comercio a través de las fronteras es esencial para el éxito económico, el progreso social y la sostenibilidad, la gestión de la terminología moderna ayuda a reducir la duplicación de trabajo, evita costos extra y resuelve problemas cooperativamente. Por lo tanto, las actividades en este sentido se llevan a cabo para mejorar la conciencia de los actores involucrados a cerca de las herramientas y métodos de la terminología, así como los últimos avances en el diseño y aplicación de sistemas de terminología.



El impulso internacional hacia la aplicación de gestión terminológica se lleva a cabo por parte de gran número de instituciones y organizaciones consientes del valor del lenguaje estandarizado para la facilitar el intercambio de bienes y servicios entre los países. La Organización Internacional de Normalización (ISO) desde su comité técnico ISO/ TC 37 adelanta desde 1951 el desarrollo de normas terminológicas que aseguren la aplicación de métodos estandarizados para el desarrollo de recursos terminológicos en todas sus posibles aplicaciones. De igual forma la UNESCO ha impulsado la creación y desarrollo de Infoterm que como ONG internacional promueve la creación de redes de trabajo alrededor de la terminología y sus aplicaciones en la industria y el comercio así como muchos otros organismos que participan de una u otra manera en este impulso.



El trabajo de investigación y la cooperación internacional han generado que en Colombia se comience a tematizar la importancia de la aplicación de normas terminológicas para desarrollar recursos lingüísticos que apoyen la normalización del lenguaje especializado del comercio internacional. Hasta ahora la academia ha jugado un papel fundamental para este proceso de concientización pero es imperativo que el sector público y privado que busca apoyar y fomentar la internacionalización de las empresas colombianas participe activamente de iniciativas como ésta necesarias dentro de la política de internacionalización de la economía colombiana.







El autor es Traductor-Terminólogo, representante Infoterm Office Colombia

jdiazva@eafit.edu.co






¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?