Opinión

  • | 2011/09/26 10:00

    ¿Somos anTICuados? No, anTICipemos el progreso!

    Durante la últimas décadas, las Tecnologías de la Información y la Comunicación, TIC, han transformado dramáticamente el mundo, impulsando la innovación, aumentando la productividad, generando conocimiento y educación, conectando y modificando los hábitos de las personas, y creando nuevas y mejores oportunidades para todos. Opinión de David González.

COMPARTIR

El sector financiero es un ejemplo claro de la aplicación en productividad, reducción de costos y facilitación de los diferentes procesos que deben realizar los clientes a través de las TIC. Hoy en día la banca electrónica, ahorra tiempo, acorta distancias, reduce costos, facilita procesos, permite el comercio electrónico, entre una gran variedad de aplicaciones que son fundamentales en el día a día de los clientes bancarios: las transacciones están a un “click” de distancia en los portales Web de las entidades financieras.

No solo el sector financiero se beneficia de las TIC, éstas son transversales a todos los sectores económicos, son una oportunidad única para anticiparse al progreso y generar crecimiento y bienestar. Las PYMES, por ejemplo, a través de las TIC pueden abrir nuevos mercados lejanos geográficamente, optimizar sus procesos, reducir inventarios y tiempos de entrega, mejorar los índices de calidad, ser más eficientes en la producción, en resumen, las PYMES puede ser más competitivas en un mundo globalizado.

En el sector salud es posible hoy en día atender pacientes en zonas alejadas y apartadas, en donde la falta de médicos y de recursos de la población para trasladarse a centros especializados impide la atención médica adecuada de estos habitantes. Actualmente las TIC permiten realizar procedimientos médicos de mediana complejidad a distancia, proyectos pilotos en facultades de medicina se han realizado con éxito en Colombia.

Colombia se ha caracterizado en el pasado por ser un país exportador de productos agrícolas. Si queremos mantener el liderazgo en esta área, es indispensable apropiarnos de procesos tecnificados. Los mercados globalizados exigen certificados de calidad y trazabilidad de los productos para conocer todas sus características. Por ejemplo, la importación de carnes en muchos países hoy en día exige el origen, certificados de vacunación, edad, entre otras características de trazabilidad a través de medios digitalizados. Igual sucede para muchos otros productos agrícolas.

La industria de la cultura y el entretenimiento, en la cual Colombia ha demostrado tener talento, utiliza las tecnologías como un soporte primordial para el desarrollo de diferentes productos, en cine, televisión, artes escénicas y representaciones culturales, que sobrepasan fronteras y nos dan a conocer al mundo.

La educación en Colombia debe ser un eje principal para asegurar el desarrollo en el mediano y largo plazo del país, y la industria en su conjunto debe apoyar iniciativas que procuren mejorar la calidad de la educación. Las TIC han demostrado ser una gran herramienta para mejorar la experiencia educativa y desarrollar la innovación y las habilidades fundamentales para ser competitivos en el siglo XXI. Existen programas especializados en educación que pueden ser implementados a través de conectividad y terminales adecuados a las necesidades específicas de los estudiantes.

Recientemente Colombia no sale bien librada en el índice de competitividad 2011-2012 del Foro Económico Mundial, seguimos en la mitad de la tabla, en el mismo puesto 68 de 2010-2011, por debajo de Perú (67), México (58), Brasil (53) y Chile (31), y el crecimiento de la economía colombiana en el 2010 fue inferior al promedio de América Latina. En la región, nuestros competidores están tomando medidas para fortalecer la competitividad y generar progreso a través de la adopción de las TIC en diferentes áreas. Debemos anTICiparnos y acelerar la adopción de las TIC.

Colombia ha dado pasos importantes. En el pasado, la Ley 1111 del 2006, que introdujo la exención del IVA a los computadores personales, representó para el país un aumento exponencial en la penetración de PC y de internet banda ancha. Entre el 2006 y el 2010 la base instalada de computadores personales se ha duplicado, pasando del 5% al 12%, y un año después de la implementación de la medida, la banda ancha logró un crecimiento del 51,3%, según reportes de IDC.

Recientemente, la medida implementada para eliminar los aranceles a la importación de computadores, liderada por el Ministro TIC, Diego Molano, generará un empujón adicional para masificar la principal herramienta de transformación de la sociedad y de generación de progreso. Este tipo de incentivos fiscales se constituyen en un estímulo esencial para el mejoramiento de nuestra infraestructura tecnológica y el uso de las TIC por todos aquellos sectores que aún se encuentran rezagados. Se espera que en Colombia entren en el mercado en los próximos 3 años, la misma cantidad de computadores que entraron en los últimos 30 años. Colombia es el país con el mayor crecimiento de computadores en América Latina.

La concepción del Plan Vive Digital del Ministerio TIC, así como el Plan Nacional de Desarrollo, establece la prioridad estratégica que tiene la tecnología para la productividad y la competitividad del país y define la ruta que Colombia debe tomar en materia de desarrollo tecnológico.

El sector privado debe colaborar con estas iniciativas y establecer estrategias para acelerar el ritmo de adopción de las TIC, lo cual es crítico frente al retador ambiente de la economía mundial y las diversas oportunidades económicas que en este momento se presentan para Colombia. Esperamos continuar y hacer más para avanzar en esta dirección y generar mayores oportunidades para que más ciudadanos puedan recibir plenamente los beneficios de las TIC.

* Director Intel Región Cono Norte


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?