Opinión

  • | 2008/04/18 00:00

    RSE: Mucho más que proyectos comunitarios

COMPARTIR

 

Cada vez se habla más de RSE, se intenta explicarla en artículos, en especiales de medios de comunicación y en las muchas conferencias y eventos que hoy se organizan para hablar del tema. La pregunta de fondo es si el concepto que se maneja en todos esos escenarios, es claro y unificado, de modo que sea realmente útil para las empresas.

El problema central para encontrar criterios unificados y verdadero valor para las empresas, es que las esquinas desde donde se están aportando estos conceptos y herramientas, normalmente vienen de ámbitos distintos a la empresa y desatienden la naturaleza misma de las organizaciones empresariales. Esto genera una gran diversidad de opiniones y de información que más allá de aclarar y orientar, conllevan mayor confusión y un entendimiento erróneo sobre lo que en su origen es la Responsabilidad Social de las Empresas o Responsabilidad Social Corporativa.

Probablemente la comunicación de muchas empresas, tratando de construir una imagen positiva para sus organizaciones, son otro de los elementos de distorsión sobre el concepto, pues en este contexto el concepto de RSE se ha circunscrito, mayoritariamente, a la divulgación de proyectos de inversión en poblaciones con algún tipo de deficiencias. La divulgación de la acción social de las empresas desvía el concepto sobre los demás elementos constitutivos de la Responsabilidad Empresarial, con un efecto adicional y es que genera la convicción de que las empresas son las “responsables” de resolver esos temas sociales que atienden.

A la luz de muchas de estas orientaciones, es común identificar la Responsabilidad Social Empresarial (RSE) con proyectos de inversión en comunidades, pero el sentido de la RSE, va mucho más allá, es parte de la esencia de las empresas y por tanto debe estar integrada a la gestión y a su estrategia de negocio. No se trata entonces simplemente de acciones de buena voluntad para hacer donaciones o dar ayudas, no es un acto de bondad o de filantropía, es una nueva manera de gestionar las empresas con miras a su sostenibilidad en el largo plazo.

El concepto –RSE-, está compuesto por dos vocablos: “Responsabilidad” y “Social”. La palabra social se refiere a la comprensión de la empresa dentro de un entorno complejo, lleno de actores e interacciones (stake holders) y en la teoría de la RSE, está bajo el capítulo de “Ciudadanía Corporativa”. La palabra Responsabilidad se refiere al marco ético por el cual las empresas asumen las consecuencias de su actividad industrial y comercial y toman decisiones sobre esas consecuencias, este es el elemento de “Gobierno Corporativo”.

Ciudadanía Corporativa y Gobierno Corporativo, conjugados en la gestión de la empresa, constituyen un nuevo estilo de hacer negocios y están encaminados a resolver la sostenibilidad de la organización en el mediano y largo plazo, ofreciendo herramientas eficientes para lograr una mejor comprensión del entorno y un relacionamiento acorde con esa comprensión.

 

 

* Director Portex Acción para la Reputación
rmateus@portex.com.co

 

 

.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?