Opinión

  • | 2011/07/26 09:00

    ¿Qué tan real es el real? (Parte I)

    Es bastante seguro que la depreciación del real brasileño está en el horizonte y es una clara posibilidad. La opinión de Alejandro Rubinstein.

COMPARTIR

Espero que los ciudadanos brasileños, no tomen esto a mal. Por supuesto, que el real es una moneda tan real como lo es la economía de Brasil y el propio país. El título sólo se refiere al hecho de que hoy en día el real brasilero esta cerca de alcanzar su valuación mas fuerte desde el año 2000, y de a poco, pero seguro, creando un esquema potencial para futuros dolores.

No me sorprendería escuchar al Ministro de Finanzas de Brasil, el Sr. Mantega, repetir su frase célebre sobre “la Guerra de la Moneda”. Si mal no recuerdo, la ultima vez que pronunció estas palabras fueron el 5 de julio de este año, un día después de que el real alcanzara 1,55 (hoy a 1,5543). En una reciente entrevista con el Financial Times, el Sr. Mantega dijo que las autoridades se verían obligadas a adoptar nuevas medidas para contener la apreciación. Esta vez, la culpa caerá en las medidas tomadas para el rescate europeo, los problemas fiscales que enfrenta los Estados Unidos y su clara intención de continuar imprimiendo moneda. Estos factores no solo están haciendo que el real se aprecie sino que también están haciendo que se aprecien los commodities de los mercados emergentes alrededor del mundo.

Los lectores deben tener presente de que los Bancos Centrales y los ministros de Finanzas utilizan los medios para “hablar del Mercado”, creando expectativas de facto y sin adoptar medidas concretas. Sin embargo, esto ha demostrado ser una herramienta de corta duración, como las restricciones de divisas, impuestos y las intervenciones del Banco Central. Ha habido siete medidas relevantes desde octubre de 2010; sin embargo, el real ha continuado apreciándose alrededor de 1,73 a 1,55.

La verdad miente en situaciones estructurales:

· La tasa de interés de Brasil es más alta que en los Estados Unidos, Europa y Japón; haciendo la entrada de divisas a ese país, inevitable.
· Altas expectativas de crecimiento en Brasil comparado con los mercados desarrollados.
· Altos precios de los commodities, que constituye el principal recurso de exportación de Brasil.
· Incapacidad para reducir las tasas a nivel nacional dentro de Brasil debido a la inflación tanto interna como externa.
· Con las Olimpiadas el año próximo y el Mundial de Fútbol (entre otras grandes inversiones), existe un relevante ingreso de dólares estadounidenses dentro del país.
· Brasil es una de las opciones de inversión de los más grandes bancos de inversión, creando aún más entrada de divisas al país.
· La estabilidad política y fiscal los ha hecho una de las opciones para inversión a nivel mundial.

Sin embargo, analizando en detalle los números, llegamos a varias conclusiones que deben ser consideradas:

· Se encuentran atrapados entre contener la inflación (aumento de las tasas) y contener la apreciación cambiaria (reducción de tasas).
· El crecimiento del Bovespa (principal índice bursátil de Brasil) fue casi nulo el año pasado y por debajo un 7% este año.
· El crecimiento económico tuvo un pico de más de un 9% en el 2010 y actualmente está logrando un poco más del 4%, incluso teniendo en cuenta los precios récord de los commodities.
· Los préstamos en mora están comenzando a aumentar y el consumo ha llegado probablemente a su pico más alto debido a las altas tasas de interés.
· Ha habido cierta especulación en alusión al posible comienzo de una burbuja en el crédito al consumo. Sea cierto o no, parece que los consumidores están sobrecargados de deuda.
· Con un mercado de commodities más tranquilo previsto para los próximos años, además de los factores mencionados anteriormente, es razonable suponer que la tasa de crecimiento se estancará.
· Anticipando los puntos anteriores, también es razonable suponer que tanto el dinero especulativo como el dinero doméstico huirán de la divisa, revirtiendo su curso actual.


En la Segunda Parte de este artículo trataremos de mostrar cuantitativamente cómo un porcentaje muy grande de la entrada de dólares en el país son de naturaleza especulativa (lo que significa que el dinero esta fluyendo hacia el mercado de valores o instrumentos financieros, a diferencia de las inversiones a largo plazo). Además, también se explicará cómo la moneda es muy vulnerable a la aversión al riesgo global. Default en Europa, crisis fiscal en Estados Unidos, entre otros actuales riesgos económicos globales crean un vuelo seguro, debido al hecho de que tradicionalmente, cuando la crisis golpeó a las principales economías, los inversionistas se llevaron su dinero a lo seguro y lejos de los mercados emergentes.

En consideración de los hechos anteriormente expuestos, es bastante seguro decir que la depreciación del real está en el horizonte y es una clara posibilidad.

El autor es socio de Latam Wealth

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?