Opinión

  • | 2010/08/27 08:00

    Planificación patrimonial: tema de responsabilidad empresarial

    Desarrollar una cultura de planeación patrimonial, en la cual exista un proceso de revisión y análisis de estrategias, así como formar a las diferentes generaciones en temas patrimoniales, hacen parte de un manejo responsable de la empresa familiar. Opinión de Raúl Serebrenik Ghetis.

COMPARTIR

Cuando hablamos de planeación patrimonial, nos referimos necesariamente a todas aquellas proyecciones y decisiones mediante las cuales se propende por salvaguardar el patrimonio para el futuro. En la empresa, en general nos referimos a las estrategias que se diseñan, para encausar y mantener a futuro las diversas riquezas de los miembros de una empresa familiar.

En esa planeación patrimonial se abarca una serie de temas particulares que incluyen las necesidades colectivas e individuales de los miembros de la familia. Es además un ejercicio que debe estar en constante renovación y actualización durante cierto periodo de tiempo, pues la coyuntura económica es cambiante y mirándolo desde el punto de vista táctico, hay que ajustar las circunstancias a las necesidades de la familia y a las circunstancias actuales.

Desde el punto de vista de la responsabilidad, es fundamental entender que dentro de las empresas familiares existen unas problemáticas asociadas a los flujos económicos; en estos hay un tema de alta sensibilidad que es la repartición de dividendos. A medida que pasa el tiempo, la familia crece; generalmente este crecimiento es mayor que el de sus empresas, porque desde el principio el fundador crea un imperio y logra expandir su riqueza, pasándola así a las siguientes generaciones.

Sin embargo, en el transcurrir de esas generaciones sostener esos niveles de crecimiento es difícil puesto que si la familia logra crecer de manera simétrica, va a generar una presión sobre los dividendos, especialmente cuando hay miembros externos a la empresa. En síntesis, al existir mayor propensión de las nuevas generaciones para obtener los dividendos que les pertenecen, y por no encontrarse dentro del gobierno corporativo de la empresa o del circulo económico de esta, es más probable que el patrimonio de disperse y no permita el crecimiento de la empresa como en sus inicios.

Cada vez, esos miembros particulares pueden llegar a depender entre sí, pues la mayoría de sus ingresos son a través de esos dividendos pagados por la empresa; Al no entender las necesidades individuales y la planeación financiera personal, hace que la persona al mando tenga que exigir un mayor crecimiento y rendimiento a la empresa. El problema es que ambos están sujetos a los ciclos económicos y son determinantes y generadores de una serie de situaciones, pues al exigir una gran cantidad de dividendos se retira la posibilidad de crecimiento de la empresa. En cambio, cuando se reparten pocos dividendos, los diferentes miembros de la familia, pueden pensar que su patrimonio no está generando ningún ingreso y comienza a perder ese compromiso individual.

Una recomendación que usualmente hago a las familias cuando me consultan este problema es aconsejarles una mayor formación en los temas patrimoniales a todos los miembros de la familia, pues en la medida en que éstos entiendan el manejo financiero, van a poder entender y planificar sus finanzas personales de tal manera que van a permitir que la empresa tenga un proceso equilibrado normal.

Cabe resaltar que la responsabilidad patrimonial no se limita únicamente a la concepción de cuidar la riqueza material también incluye, las diferentes dimensiones de la riqueza familiar, pues no se puede ser responsable solo con ese capital financiero patrimonial, sino también se requiere tener conocimiento estratégico con los diferentes capitales, como los son el intelectual, estructural, espiritual, familiar, emocional; entonces es importante entender como todos estos factores también deben tener una planeación estratégica y una gestión adelantada al interior de la empresa que sea conocida por todos los miembros.

Metodología para desarrollar la planeación estratégica
En el tema patrimonial hay que tener claro que entre más temprano se comience a planificar, se va a tener mayor capacidad de ir desarrollando o incidiendo en los diferentes temas de la empresa; en general, a los miembros de la familia, se les debe ofrecer la posibilidad de madurar en todos estos temas, porque no es solo hacer la planeación, se requiere de un proceso continuo de revisión que se va actualizando de acuerdo a cómo va cambiando el entorno económico; esto debe ser un ejercicio continuo de cada generación y así se va a ir desarrollando una cultura de planeación donde se evitarán muchos problema. Deberá ser el fundador el que debe empezar con este ejercicio, para transmitirlo a las generaciones.

Es necesario trabajar en una visión patrimonial que implique un enfoque integral frente a los aspectos empresariales, familiares, individuales entre otros mas, en donde debe haber un punto de conexión desde un plano estratégico, en donde todos se comprometen, para así recibir beneficios alrededor de la familia y de cada uno de los individuos que la conforman.


* Asesor Patrimonial
Family Council Wealth Planning Consulting, FCWPC.
rauls@fcwpc.com


 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?