Opinión

  • | 2006/08/24 00:00

    Pierda el miedo a invertir

    No se trata de adivinar o de apostar como si fuera una carrera de caballos. Existen comportamientos del mercado que pueden guiar una decisión.

COMPARTIR

El miedo y la avaricia son emociones que nos caracterizan a nosotros los humanos. Han existido y seguirán caracterizándonos por generaciones.

Y se hacen presentes especialmente cuando hablamos de comprar o vender opciones. Las opciones a las que nos referimos son instrumentos financieros que se negocian en mercados como el Chicago Board of Exchange, o el Internacional Securities Exchange.

El miedo y la avaricia son dos sentimientos que motivan a los inversores a la toma de decisiones en diversas medidas. Cuando el mercado está en alza y las ganancias se incrementan, la avaricia aumenta y nos puede impedir vender o nos impulsa a comprar más, incluso a precios altos. Cuando el mercado está bajando, el miedo nos empieza a invadir y nos puede precipitar a vender.

Como sabemos que las opciones de compra se ejecutan proporcionalmente al precio de las acciones, nos damos cuenta de cómo leer el miedo y la avaricia en una situación de mercado especifica, y esto nos puede ayudar muchísimo para ganar dinero.

Por ejemplo, si compramos una opción de compra sobre una acción cuando todavía existe miedo en el mercado por causa de la inflación, o porque un sector específico está deteriorándose, podemos comprarla barata y así llegar a obtener un 20% de ganancia en poco tiempo en vez del 20% de pérdida que hubiésemos obtenido si la comprábamos cuando el mercado ya estuviese en alza. Sin embargo, no se trata de adivinar o apostar como si fuera una carrera de caballos.

Es más, existen formas de incrementar dramáticamente las probabilidades de que estemos comprando opciones en un día de “miedo máximo” (pánico). Déjeme explicarle: Cuando una acción ha llegado a su punto mínimo, ¡actúe!

Como inversores especializados en el análisis cuantitativo, nosotros miramos los números para ver la tendencia de la curva del precio de la acción, y poder determinar el punto más bajo. Sin embargo, lo más importante es evaluar el nivel de pánico y avaricia que el mercado está mostrando. Y no es tan fácil identificar cuándo una acción ha llegado a su punto de inflexión (cuando empieza a valorizarse nuevamente).

Al mismo tiempo que analizamos con diferentes algoritmos para ver la tendencia del precio, es mucho más importante enfocarse en los porcentajes de los movimientos de precio ascendentes, comparándolos con los porcentajes de los movimientos de precio descendentes y relacionar cada tipo de movimientos con el volumen de acciones negociadas. Con esto podemos vislumbrar la trayectoria futura que estas acciones tendrán.

Mensualmente el mercado se mueve mucho más de lo que el inversor normal espera: entre un 6% a un 10%. Cuando se quieren hacer transacciones de corto plazo, y estamos comprando, es importante entrar cuando el precio ya ha bajado y esperamos una recuperación del 10% al 20%, que es la volatilidad normal para la gran mayoría de las acciones del mercado.

De esta manera, buscamos identificar el punto de “máximo nivel de miedo” (pánico) que el mercado tiene hacia una acción específicamente que se dá cuando todo el mundo ha terminado de vender, Es ahí donde ejecutamos la opción de compra. Y ¿cómo se sabe esto?

Nunca se sabe a ciencia cierta, pero maximizamos nuestras probabilidades de ganar cuando buscamos acciones atractivas en el fondo de su rango de oscilación. Cuando el mercado, un sector y una acción dentro del mismo están cerca del fondo de las expectativas del mercado, es precisamente ahí donde conviene comprar una opción de compra.

Lo opuesto ocurre cuando los inversores se vuelven “avaros” con sus acciones: cuando el precio ha subido mucho y no se encuentra gente que quiera vender esas acciones. En estos casos, cuando una acción ha tocado un pico, utilizando opciones nos podemos “ir cortos”, es decir, apostar a ganar si baja el precio de la acción (y perder si esta sigue subiendo). Este tipo de apuesta es más rentable, normalmente, pero es más difícil, porque el mundo y la economía crecen naturalmente, y por eso la tendencia natural de los mercados en el largo plazo es hacia la suba, con excepción de guerras, recesiones, desastres naturales y otros fenómenos.

Podemos ver qué tan miedosos están los inversores cuando vemos que el precio actual está muy cerca del menor precio de la acción en las últimas 52 semanas. Este hecho nos lleva a analizar si el mercado está sobre-asustado.
Miremos un ejemplo clásico con IBM. IBM llegó a su pico en enero del 2005 a un precio de US$99.10. El precio en Mayo 20 de 2005 fue de $75.81. Entonces ¿debería usted salir a comprar IBM porque esta cerca al precio mas bajo en las ultimas 52 semanas? NO automáticamente, pero este hecho nos lleva a considerar IBM seriamente como un potencial candidato que puede estar sobrevendido y donde podríamos considerar seriamente comprar una opción de compra sobre IBM, para ganar fuertemente si ésta efectivamente se recupera . Hay otros factores que entran en juego y que analizaremos en otra oportunidad.

En conclusion:
Tome ventajas del mercado en vez de que el mercado tome ventaja de usted.
Conserve su capital esperando el momento oportuno para actuar. Actúe en los momentos de máximo miedo y máxima avaricia y aprovéchelos para comprar opciones de compra o de venta.
Recuerde que las opciones son herramientas que deben trabajar para usted y no deben utilizarlas como si estuviera comprando lotería, esperando ganar el premio mayor. Tienen elementos que hay que entender muy bien ya que el potencial de generar ganancias y pérdidas es muy, muy grande. Hay varias formas en las cuales las opciones pueden jugar un papel importante dentro de su portafolio prudentemente, así como también se pueden utilizar para especular. Mayor información sobre otras estrategias de inversión puede visitar nuestra página http://www.suinversion.com y registrarse gratuitamente.

Que invierta bien.

Juan Muñoz
Managing Director Boletín SuInversion.com






¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?