Opinión

  • | 2011/08/14 16:00

    Mi pareja fue violada ¿Cómo la ayudo?

    Para ayudar a un ser querido que ha sido violado, es importante primero ayudarse a sí mismo. Comprenda que las emociones de ira, confusión, dolor o miedo son normales. Que más debe hacer en esos casos. La opinión de Martha Escamilla R.

COMPARTIR

Para ayudar a un ser querido que ha sido violado, es importante primero ayudarse a sí mismo, comprendiendo y procesando las emociones que puedan estar sintiendo - ira, confusión, dolor, miedo, asco, etc. - y entendiendo que estas son normales. Además, documéntese sobre lo que es un abuso sexual, sus consecuencias, síntomas y tratamientos. Si hace lo anterior, le será mas fácil escuchar y ayudar mejor su ser querido y a su familia, porque un abuso sexual afecta a toda la familia.

El abuso sexual
Todo abuso sexual es una violación al cuerpo, a los límites y a la confianza. Es una ruptura a los límites personales, emocionales, sexuales y energéticos de la persona, que provocan heridas profundas y que dejan cicatrices a nivel físico, emocional, espiritual y psicológico que producen en la personas una serie de síntomas.

El abuso NUNCA es culpa de la víctima. Nadie provoca una violación. No importa si la persona llevaba una falda alta o un escote, o si salió cuando no debía. La responsabilidad es del violador, que mas allá de buscar placer sexual, lo que busca es tener control, poder, sobre la victima, quiere humillarla, independientemente que la víctima sea masculina o femenina.

Cada víctima de abuso, reacciona diferente después de una agresión sexual, unos actúan como si nada hubiese ocurrido y sus síntomas aparecen semanas después. Otros entran en estado de choque, pánico, lloran, se sienten culpables, tienen ansiedad, terror, dificultad de controlar sus emociones, están hipervigilantes, etc. Algunos no desean hablar, otros no paran de hablar… TODO ESTO ES NORMAL, cada persona es un mundo y tiene su manera de reaccionar.

El abuso sexual no solo es provocado por personas extrañas, también es causado por familiares cercanos: esposos violan a sus esposas, padres violan sus hijas o hijos, hermanos violan a sus hermanas o hermanos etc.

La ignorancia, la falta de compresión de la familia, la cultura y el sistema judicial, hacen que muchas veces se culpe a la víctima y encubran o excusen al abusador. Hacen que la persona no denuncie el acto, convirtiendo el abuso en un secreto o tabú. Existen al menos 10 millones de “sobrevivientes secretos” que llevan la carga de un abuso, nunca compartido.

Al final, quien decide si denuncia o no es la propia víctima y hay que respetar su elección.

Cómo ayudar al ser querido
Nunca lo juzgue, ni lo culpe. Ayude a la víctima para que tampoco lo haga y hágale saber que no hay nada que hubiese hecho que justifique el abuso sexual, el abusador siempre es el responsable.

No minimice. No le diga: “no fue tan grave, no es para tanto, hubiera podido ser peor, olvídate ya de esto, estas exagerando o no se lo cuentes a nadie”. En todo abuso, independientemente de que haya sido abuso sexual consumado o no, los sentimientos de impotencia, asco, terror, humillación, dolor son iguales y el trauma es el mismo.

Si la persona, no quiere hablar, especialmente los primeros días del abuso, respete su silencio, pues se está sintiendo humillada, confundida y avergonzada por ello, no le es fácil hablar. Es un impacto que requiere tiempo de recuperación. Cuando la víctima se exprese, escúchela, no la interrumpa.

No quiera saber detalles, no son importantes. Deje que la persona hable tanto como desee hacerlo y cuando hasta cuando esté lista. Solo pregúntele ¿Qué necesitas para sentirte seguro?, ¿A qué te le temes ahora?, ¿ Cómo puedo ayudarte?, ¿Qué te haría sentir mejor?, ¿Quieres hablar ahora?.. si dice no, dígale, cuando estés lista para hacerlo, estaré aquí para escucharte y comprenderte y siempre respete su decisión.

Asegúrese que la persona se vuelva a sentir segura, procure no dejarla sola. También respete si quiere quedarse sola, pero este atento. Debe contar con un apoyo y una contención afectiva eficaz por parte del entorno, un elemento que se considera fundamental para la evolución de la víctima.

El episodio vivido repercute en la relación de pareja y en la vida sexual. Déle tiempo a su pareja para que exprese sus sentimientos y reinicien su relación. Cuando ella/él este tranquila, pregúntele que piensa de volver a tener relaciones sexuales de nuevo con usted. Observe el lenguaje corporal de la persona, pues aunque diga si, las imágenes del abuso pueden aparecer, en el momento en que estén teniendo relaciones, cuando esto sucede, recuerde que es un síntoma normal, PARE y ayúdele a su pareja a que se vuelva a sentir segura.

Anime al ser querido a buscar ayuda profesional ó psicológica, esto es vital, así eliminará o se podrán prevenir síntomas futuros y problemas familiares. Hay personas especializadas en proveer este tipo de ayuda. Tenga en cuenta que la mayoría de las víctimas se recuperan del trauma y viven una vida sana.

Recuerde, se estima que hay mas de 10 millones de sobrevivientes de abusos sexuales secretos , no están solos.

La autora es psicóloga especializada en Trauma
www.traumatreatments.com

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?