Opinión

  • | 2010/05/13 13:00

    Manejo de riesgo en los patrimonios familiares

    Las circunstancias en Europa deben mover a las familias empresarias a revisar con urgencia el reisgo de sus inversiones. La volatilidad no se calmará y hay que estar alerta para determinar cuáles sectores se verán más afectados y dónde conviene invertir. Opinión de Raúl Serebrenik.

COMPARTIR

El derrumbe de la economía griega, sumado a la crisis económica de las instituciones financieras de Estados Unidos, iniciada en el 2007 con la crisis hipotecaria y que continuó en 2008 y 2009, demuestra que el sistema financiero tiene problemas de fondo. Estamos frente a una dura realidad. Primero se quebraron las instituciones financieras (rescatados por los gobiernos) y ahora es posible que sean los países los que pueden entrar en quiebra (parte del costo de los rescates al sector financiero). Previendo esto, las autoridades económicas europeas crearon un fondo con 750.000 millones de euros para rescatar a los posibles países en problemas

Tanto el gobierno de Estados Unidos en su momento y ahora la Unión Europea, han tomado medidas urgentes, pero lo que se necesita es una regulación mayor que ejerza auditoría , control y mayor transparencia sobre el sistema financiero de los diferentes países, que es lo que definitivamente no se ha visto, pues se le han hecho cambios de forma más no de fondo. Lo que acaba de suceder en Europa, podría resumirse en que los países que conforman la Unión Europea aportaron grandes cantidades de dinero para “salvar” la inminente quiebra de Grecia. Sin embargo, como toda medida de choque tiene un costo y unas consecuencias.

Lo más delicado es la pérdida de la credibilidad en el sistema financiero, pero más grave aún es la pérdida de la credibilidad en los gobiernos. Estamos frente a una falta de ética y una ausencia de principios en el manejo de las finanzas. Grecia superó su capacidad de endeudamiento, perdió las proporciones en el manejo financiero a nivel de instituciones financieras, entidades mixtas y sector privado. El país le mintió a Europa y al mundo sobre el verdadero estado de sus finanzas. Ante la gravedad del problema, fue necesaria una urgente coordinación y cooperación de toda la comunidad europea, del Fondo Monetario Internacional, de la Reserva Federal Americana, del Banco Central de Suiza y de las demás entidades financieras, quienes en conjunto salieron con un paquete de más de un billón de dólares para crear un fondo y así poder calmar a los mercados y frenar un derrumbe económico que hubiera tenido efectos devastadores en Portugal, Italia, España y posiblemente en Inglaterra y otros , que también han sufrido un golpe enorme, pero en general a toda Europa y el mundo.

Este entorno económico global puede tener un efecto colateral en Latinoamérica porque genera mucha incertidumbre especialmente en países que están renegociando deuda pública. Sin embargo, también puede derivar en oportunidades porque siguen creciendo los mercados de commodities, siguen subiendo los precios del oro y de las materias primas, carbón y petróleo principalmente. Colombia está teniendo un auge en este tipo de mercados, lo que puede favorecer a ciertos sectores de la economía nacional. Aun así es innegable el efecto negativo, por la pérdida de oportunidades de abrir mercados en Europa, sumado a las dificultades que ya tenemos con nuestros principales mercados, como son Estados Unidos, Venezuela y Ecuador.


Las calificadoras de riesgo Vs los patrimonios familiares

Dentro de este entorno económico enrarecido, quienes trabajamos en el tema de asesoría en el manejo de patrimonios familiares, tenemos que ser más cautelosos que nunca y mantener una vigilancia extrema, diaria sobre el sistema financiero global y local, sobre el desempeño de las calificadoras de riesgo. Es un tema en el que las Familias Empresarias que gozan de una liquidez importante, tienen que apropiarse del manejo de ese dinero, saber escoger muy bien sus asesores para hacerlo tienen que documentarse, entender los modelos económicos actuales.

En este sentido, volvemos al mismo punto de partida de este análisis, al sistema financiero le falta mayor vigilancia , transparencia y control, por eso hoy más que nunca es necesario que las familias se apersonen del manejo de sus finanzas. La volatilidad de los mercados no se va a calmar, cada vez va a ser mayor y eso hay que entenderlo y hay que estar alerta para poder determinar cuáles sectores de la economía se verán más afectados, cuáles menos, y dónde es conveniente invertir.

Lo que ha ocurrido en Europa tiene un costo, un costo que a mediano plazo puede ser positivo para los inversionistas, porque el dólar va a volver a recuperar terreno frente al euro, pero lo sucedido también tiene un efecto de credibilidad, en el sentido de que el euro se va a dejar de mirar con la misma confianza de antes, mientras que el dólar puede empezar a recuperar la credibilidad perdida durante la pasada crisis financiera en Estados Unidos.

Eso nos obliga a vigilar los sectores donde puede haber oportunidades, pero también a vigilar el mercado de deuda para ver cuáles son los efectos que va a tener esa devaluación del euro, frente a otras monedas, como las del mercado asiático. Manejar todas las variables de riesgo, a la luz de las circunstancias actuales en Europa es una medida que deben tomar con urgencia las familias empresarias .


El autor es Asesor Patrimonial de Family Council Wealth Planning Consulting, FCWPC.
rauls@fcwpc.com

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?