Opinión

  • | 2008/04/21 00:00

    Los estándares impulsan la interoperabilidad mundial y la prosperidad económica

COMPARTIR

Gobiernos, industrias, educadores y consumidores deben comenzar a interesarse en forma clara por la adopción mundial de estándares apropiados de la industria de tecnología de la información. ¿Por qué? Pregunte a cualquier persona que haya sido propietaria de una cinta de 8 pistas o de un reproductor de video Beta, o que haya almacenado datos críticos en discos floppy de 5.25 pulgadas.

En todos los casos, estas tecnologías llegaron a ser obsoletas y la información, inaccesible. La falta de un estándar abierto y aceptado para guiar la compatibilidad con versiones anteriores y asegurar una verdadera interoperabilidad, lleva a usuarios y organizaciones a un grave y costoso problema. Como consecuencia los departamentos de TI deben hacer grande esfuerzos para resolver esta situación, aplicando software de emergencia, nuevo hardware, o programas de conversión que por lo general son costosos e no siempre útiles.

La interoperabilidad basada en estándares continúa siendo el Santo Grial de la verdadera comunicación y del desarrollo económico en países en vías de desarrollo. El mundo necesita estándares abiertos para asegurar que diversas plataformas de tecnología trabajen en conjunto. Revisemos los casos de gobiernos, empresas e individuos en lo referente a esta situación.

Los avances casi mágicos en tecnología y software de las últimas décadas ofrecieron al mundo una capacidad sin límites de comunicarse y expresar su creatividad. El mundo nunca había gozado de tantas formas para compartir información, administrar un pequeño negocio multinacional, o crear y consumir entretenimiento. Una economía verdaderamente mundial debería ser capaz de conectar al agricultor de hierbas orgánicas en Costa Rica con el dueño de un restaurante gourmet en Lima y un mayorista de hierbas en Bogotá, sin importar las plataformas de TI que usan. Abuelos que viven en Ciudad de México no deberían tener problemas para ver las fotos enviadas por sus familiares a través del correo electrónico desde Los Angeles.

Para los países en vías de desarrollo, el caso se vuelve más complejo. El acceso a la tecnología y la infraestructura continúa definiendo la productividad. La competitividad tecnológica estimula el crecimiento económico y el efecto dominó es evidente: a medida que crecen las economías, el desarrollo social y la calidad de vida mejoran. Las inversiones extranjeras prosperan y empleos bien remunerados aumentan las oportunidades educativas.

En el caso de los gobiernos, la interoperabilidad que ofrece un estándar abierto adecuado asegura que los registros de los votantes, la información en hospitales y los datos de los censos sean accesibles y puedan compartirse, sin importar la plataforma en que fueron creados. Demasiadas empresas y organizaciones han descubierto que las tecnologías obsoletas no sólo son una inconveniencia, sino que representan un desastre potencial cuando no se puede acceder, compartir ni usar información delicada e irremplazable. Los países que se han quedado detrás del crecimiento tecnológico continuarán retrasándose en medidas críticas para el desarrollo social y económico.

En apoyo a los beneficios obvios de lo que considero el mejor estándar de su categoría —Open XML-- Microsoft se unió a un esfuerzo colaborativo de la industria para desarrollar una nueva generación de software cuyo diseño sea interoperable. Este modelo incluye el uso de Extensible Markup Language, conocido como XML, para habilitar distintas aplicaciones y así compartir información de forma más sencilla y eficiente.

Por ejemplo, el nuevo sistema de Microsoft Office fue diseñado con base en el formato Open XML, lo que permite a las organizaciones compartir e intercambiar información entre documentos Office y prácticamente cualquier otra aplicación de software o sistema empresarial.

Alrededor del mundo, gobiernos, ONGs y expertos de la industria comparten el objetivo de Microsoft: aprovechar toda la fuerza inherente en el software empresarial moderno -y no tan moderno- y permitirles trabajar en conjunto para que el total sea más grande que la suma de todas las partes.


En todo Latinoamérica y el resto del mundo, observamos una fuerte demanda por Windows en dispositivos de bajo costo para ayudar a los gobiernos en las áreas de educación, innovación local, empleos y oportunidades. Nuestra experiencia revela que las agencias gubernamentales, incluyendo muchas en Latinoamérica, buscan el cuadro completo: llevar los beneficios de la tecnología a más personas requiere de software, hardware, capacitación, planes de estudio bien diseñados y la estimulación de ecosistemas empresariales locales sostenibles.

Los estándares de formato abiertos basados en XML son una vía para cerrar la brecha técnica y organizacional, y para mejorar las capacidades de los activos de información hoy y en el futuro. Esto representa una ganancia para clientes, socios y gobiernos en todo el mundo.


*Presidente para Latinoamérica en Microsoft Corporation

 

 

.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?