Opinión

  • | 2012/01/05 07:00

    Lecciones del 2011 de inversión internacional

    El 2011 no fue positivo para los mercados financieros. Al inicio, los activos registraban alzas continuas alentadas por la inercia de la recuperación económica global.

COMPARTIR


No obstante, una serie de eventos, algunos sorpresivos y otros evitables, llevaron al índice global MSCI ACWI a caer un 7% en USD acumulado. Sin duda, el principal culpable fue la prolongación, ramificación y profundización de la crisis europea, una crisis para la cual la misma UE no estaba diseñada para responder, y que se encuentra probando las estructuras mismas de la Unión. A ello, debemos añadir shocks adicionales como la volatilidad del precio del petróleo, la tragedia en Japón, el impasse y pobre manejo del debate de la deuda norteamericana, el debilitamiento del sector inmobiliario en China, entre otros.

Algunas lecciones del 2011 cuentan con un carácter más bien estructural: se debe aceptar y mantenerse preparados a que la explosión de burbujas crediticias tengan consecuencias de largo plazo; y que es sumamente difícil para los analistas y gestores financieros tradicionales incorporar en sus visiones las acciones – o inacciones - a nivel político, como se observa en Europa y EEUU.

Otras lecciones tienen un carácter mas inmediato, y volverse relevante en el manejo de portafolios en los próximos meses, especialmente si se considera un escenario base en que el entorno de inversiones se mantendrá volátil y el crecimiento global menos dinámico. Entre estas lecciones se encuentran las siguientes:

1. EE.UU. y el US$ son relevantes en las carteras de inversión, ya sea por merito propio o torpeza ajena, como lo evidencian los retornos absolutos de su deuda como el rendimiento comparativo de su mercado accionario.

2. Existen oportunidades en empresas “large-cap” y “mega-caps”. Las firmas de gran tamaño tienen plataformas de negocios globales, balances mas sólidos y mejores condiciones de financiamiento. Así, índices como el Russell Top 200 Growth y el S&P 100 registran alzas acumuladas de 8% y 5%, en cada caso, mientras que el Russell 2000 de empresas pequeñas viene cayendo 3%.

3. Existen oportunidades en alto dividendo. La idea es sencilla, si las empresas tienen balances sólidos, la volatilidad es alta, el costo de oportunidad es bajo, acciones de alto dividendo tendrían mejor rendimiento que acciones tradicionales. Así, Indices como el Dow Jones Select Dividend viene generando 12% acumulado en el año.

4. El oro se viene consolidado en las carteras de inversión tradicionales en muchas partes del mundo, en parte gracias a los ETFs, cuyo inventario total de 1,400 toneladas es uno de los mayores inventarios conocidos. Si bien está muy afectado por las recientes ventas institucionales, el oro se mantiene cercano a los USD1,600 por onza, 14% arriba en lo que va del año.

Evidentemente los rendimientos pasados no garantizan rendimientos futuros, pues por ejemplo, es difícil pensar que sectores como servicios públicos o salud generarán nuevamente retornos de dos dígitos en el 2012, o que las acciones emergentes se mantendrán castigadas nuevamente. Por ello, debe recordarse que mantener una plataforma de inversiones bien informada, diversificada y con espacio de maniobra, es la mejor defensa frente a episodios de pánico o alta volatilidad.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?