Opinión

  • | 2011/04/13 09:10

    La tecnología en la escuela

    El espacio donde nacen futuros empresarios, gobernadores y trabajadores encargados de impulsar o impedir el crecimiento de Colombia, debe contar con la calidad más alta en herramientas y facilidades tecnológicas para que el aprovechamiento de la comunidad traspase todas las fronteras. Opinión de Eduardo Rueda, Gerente General de Hewlett-Packard Colombia.

COMPARTIR

Como país, debemos entregar la mejor educación.

En 1996 se dio un primer cambio importante en el abordamiento y la concepción de la educación colombiana, dejó de ser un programa de gobierno para convertirse en un programa de Estado. Esta decisión abrió la puerta para generar una estrategia efectiva de TIC´s dentro del mundo escolar. El resultado más claro proveniente de los esfuerzos alrededor de este tema es el siguiente. A comienzos del primer gobierno de Álvaro Uribe Vélez había un computador por cada 55 alumnos. Ocho años después, la cifra se redujo a un ordenador por cada 20 estudiantes. La importancia de esto es enorme debido a que el mundo contiene toda la información alrededor del cómputo, que se ha convertido en la base de la interactividad. Y la enseñanza no puede ser ajena a esa realidad.

Hoy se habla de territorios y municipios digitales, de aulas virtuales y la inclusión tecnológica es consecuencia directa de la nueva generación de jóvenes que nacieron con celular y no se imaginan el mundo sin Internet. También conocidos como “nativos digitales”, son niños inquietos y dispersos con mentes que navegan a una velocidad más rápida que el ritmo escolar tradicional o análogo. Toda la información que reciben la quieren rectificar, no tienen problema en preguntar, y exigen una clase mejor preparada en términos de interactividad computacional. Básicamente, aprenden mediante la interacción.

Los estudiantes llegan a los centros de enseñanza cargados de sueños e inquietudes que el mundo global a través de Internet y la TV les ha impuesto, y en este sentido el aprendizaje se ha centrado en ellos entregándoles empoderamiento, lo que ha puesto en jaque a muchos profesores de vieja guardia que sienten amenazada su autoridad.

El experto, es sin embargo, necesario para todo el aprendizaje. Su nuevo rol se acerca más al de un facilitador temático que brinda las fuentes necesarias para que sus aprendices exploren y creen alrededor de un ambiente colaborativo. Las reglas ya no son las de hacer silencio en las bibliotecas tradicionales, sino las del diálogo, como sucede en los casos de las bibliotecas en línea y los foros virtuales.

Algunos ejemplos de aulas digitales
Las soluciones tecnológicas para estos nuevos colegios y universidades son tan amplias como flexibles. Por nombrar algunos ejemplos, está la escena del “carrito”. El docente entra a su salón de clases halando un organizador lleno de portátiles para aprender. En vez de pararse frente al tablero de tiza, juega con uno digital mientras los estudiantes toman nota en sus cuadernos/computadores e investigan sobre el tema expuesto.

Otra innovación es sin duda la del multiseat. Baja los costos de inversión al necesitar menos aparatos. Se trata de una mesa redonda que tiene el CPU en el centro y se extiende mediante cables conectados a varias pantallas con sus respectivos mouse y teclados. La distribución inteligente es para permitir la participación de los compañeros, que igualmente es controlada desde un computador de mando que tiene el profesor en su escritorio. Desde allí, este maneja sesiones, bloquea lugares y distribuye tareas para los navegantes.

Ahora, respecto al tema en boga y de moda, la virtualización, existen numerosas maneras de entenderlo e implementarlo. A manera de abre bocas, mencionaremos el concepto de data center eficiente, donde se condensa la infraestructura de IT más importante de las compañías (que para este caso, son las universidades y colegios) y que deben desde ya implementar conceptos de virtualización de aplicaciones, de servidores y de PCs. Este último tema es relevante para el ámbito educativo pues el data center es el encargado de proveer servidores que realizan todo el procesamiento y almacenamiento de información, transmitiendo por medio de la red de datos que los estudiantes necesitan ver a través de soluciones de cómputo personal mucho más ligeras y simples conocidas como Thin Clients. Esta opción también le entrega el manejo completo al profesor para administrar los temas, aplicaciones y software según las necesidades.

Esta novedad para el sector educativo está apenas comenzando. A medida que se logre adaptación, las expectativas y la afectación de la comunidad continuarán elevando las metas. En palabras de Nelson Mandela “La educación es la herramienta más fuerte para cambiar el mundo”. Y ese debe ser el objetivo número uno.

 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?