Opinión

  • | 2009/07/16 00:00

    La tecnología contra la gripa AH1N1

    Jorge Silva, Gerente General de Microsoft Colombia escribe para Dinero.com, en su tradicional columna, sobre los beneficios y la ventajas que tiene la tecnología, en momentos en el que mundo sufre de enfermedades.

COMPARTIR

Es imposible creer que en pleno siglo 21 la gente se esté muriendo de gripa. Pero sí. Esta peste ha cobrado cerca de 400 muertos en 120 países. En Colombia ya van 7: el primer caso se registró el 3 de mayo pasado en Zipaquirá, un hombre que había estado en Cancún. Y el más impactante, una bebé indígena de 48 días de nacida.

En Argentina están en pánico. Van más de 100.000 infectados y más de 100 muertos. Los argentinos ya no van a cine, cerraron los colegios y las oficinas, no comparten el mate y no se besan. Grave. En México pasó lo mismo, a pesar de que ya se recupera. En abril se supo del primer caso, un niño que tuvo la suerte de recuperarse. Pero no fue así para otros tantos. La gripa -con toda su fiebre y sus síntomas- contagió a miles. El problema empezó a sentirse porque los enfermos llegaban sin parar a los hospitales y en menos de un mes las autoridades mexicanas registraron 2.656 casos y se presentaron 64 muertos. Y el caos era enorme y empeoraba con los días. Por miedo –y por orden de las autoridades- nadie de su casa y se sospechaba de todo el que tosiera.

Y la consecuencia de esto: la parálisis de la economía, que ya venía golpeada por cuenta de la difícil situación global.

Pero la gran pregunta es: ¿Qué tiene que ver la tecnología en todo esto? Pues mucho. Les quiero contar cómo usaron los mexicanos la tecnología para no bajar la guardia en el dinamismo de su economía y darle orden a este caos que provocaba la explosión de la enfermedad.

La estrategia se llamó Trabajo Virtual. Es decir que miles de personas se conectaron desde sus casas para estar en permanente contacto y prevenir la infección. Se tomaron medidas innovadoras y creativas para no parar los trabajos. Y se comenzó a hablar de oficina remota o de trabajo remoto.

Esto fue posible por las Comunicaciones Unificadas, una solución que permitió a muchas empresas realizar reuniones a larga distancia, contactos a través de video conferencias y reuniones en vivo con sonidos perfectos, imágenes y conversaciones por chat. Muchas ventanas abiertas al tiempo como si todos estuvieran en una misma sal.

Esta experiencia virtual permitió que desde sus casas –con un solo computador- gerentes, socios, clientes y empleados pudieran interactuar, entregar respuestas a las necesidades de clientes, compartir documentos, mantener discusiones estratégicas, cerrar negocios e, incluso para algunas empresas, lanzar productos. Todo en tiempo real, permitiendo mantener el ritmo de los negocios y la calidad en los servicios y dejando interesantes índices de crecimiento y productividad en todos los niveles de las organizaciones.

Desde la página www.lejosdemioficina.com los interesados descargaron herramientas como Office Live Meeting sin costo, con una duración de la licencia de 30 días. Y con Office Live Meeting los empresarios hicieron reuniones de trabajo de forma remota: con un computador y una conexión a internet lograron comunicarse con voz y video, compartir presentaciones, dar entrenamientos y editar documentos simultáneamente. Otro ejemplo, con office Live Workspace se pudieron almacenar documentos en línea de forma gratuita y consultarlos desde cualquier equipo, únicamente con un explorador web y con una contraseña para sincronizar listas de contactos, tareas y eventos utilizando Outlook.

De esta manera, estas herramientas demostraron un poder contundente para convertir en realidad el mundo virtual. Pero además con un componente importante en estos momentos de dificultades económicas. El ahorro para las empresas que experimentaron el trabajo remoto: no hubo viajes, no se dieron los complicados desplazamientos dentro de la ciudad para atender citas y clientes y las comunicaciones fueron más efectivas y económicas por la web.

Pero además de la estrategia “Trabajo Virtual”, se diseñó otra para dar soporte tecnológico a la Secretaría Federal de Salud con el objetivo de que pudiera administrar toda la información que a diario y cada minuto le llegaba de todo el país. Herramientas con las que se realizan inteligencias de datos -como SQL- permitieron saber en segundos el número de personas registradas con síntomas, su ubicación, si se trataba de hombres o mujeres, niños o adultos, si venían con fiebre o con tos, sus edades y otros datos importantes. También instalaron un programa para compartir estas informaciones (sharepoint) y tener la capacidad de actualizar los datos internamente y de manera remota.

Esto fue viable pues la alianza con otras empresas de tecnología permitió que más de 300 computadores fueran distribuidos en el país para sistematizar toda la información con datos reales. Muchos de estos datos fueron recogidos y sistematizados por las “Caravanas de Salud” que se organizaron para visitar poblaciones lejanas impactadas por el virus.
Y como siempre pasa, la ausencia de información sobre el virus tenía a la población y al gobierno en la incertidumbre y colapsados. Por eso se montó un sitio para que la población estuviera enterada de todos los detalles de la gripa, un portal en MNS que era actualizado de manera permanente con las recomendaciones para prevenir contagios y para hacerle seguimiento a los últimos casos.

La tecnología acercó a los mexicanos, los sacó del encierro y les permitió seguir viviendo su día a día. La economía y la productividad del país no pararon a pesar de que por varias semanas no hubo un alma en las oficinas. El puente de todo esto fue la tecnología. Buen ejemplo para los otros países que empiezan a vivir el pánico de la gripa.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?