Opinión

  • | 2011/10/19 11:00

    La lucha de EE.UU. y la Unión Europea: implicaciones para Colombia

    ¿Qué significa para Colombia que las más grandes potencias del mundo estén luchando contra problemas políticos y económicos?. Algunas conclusiones que se pueden extraer a partir de la actual situación de Estados Unidos y la Unión Europea.

COMPARTIR

En primer lugar, es evidente que la acumulación de una enorme cantidad de deuda pública coloca a un país  contra la pared.  Los Estados Unidos, al igual que la Unión Europea, se están quedando sin opciones de cómo "salvar" su difícil situación económica.  Pero aún más amenazante es el hecho de que el actual sistema de impuestos y gastos públicos no es sostenible; es decir, el problema de la deuda pública es estructural y no temporal.  ¿Qué significa esto para Colombia? 

Es importante tener un sano equilibrio entre ingresos y gastos.  El Gráfico 1 muestra que Colombia aún se encuentra en una situación claramente menos problemática que la de muchos otros países, pero la deuda del Gobierno se ha estado incrementando de nuevo después de haberse reducido entre los años 2003 y 2008.

  columna1

 
En segundo lugar cabe analizar la importancia de lo que Albert Einstein llamó a la “octava maravilla del mundo”: el fenómeno del interés compuesto. Aplicado a la calidad de vida, el interés compuesto se traduce a la tasa de crecimiento del PIB per cápita, y es lo que Europa y los EE.UU están buscando desesperadamente en este momento. Hagamos una pequeña predicción de cómo Colombia podría desarrollarse en un futuro:

- El PIB per cápita de Colombia asciende actualmente a US$ 9.800 dólares y probablemente crecerá este año entre un 5% y un 6%. Supongamos políticas inteligentes de largo plazo, y una conservadora tasa de crecimiento promedio de 3.5 % del PIB per cápita, entonces:

- En 12 años, Colombia tendrá el mismo nivel de vida que la Argentina de hoy.

- En 35 años, Colombia tendrá el mismo nivel de vida que la Unión Europea en la actualidad.

La importancia de la tasa de crecimiento de un país debe ser enfatizada lo suficiente, y los políticos deben considerar las consecuencias de sus políticas sobre el crecimiento económico.

En tercer lugar, debe resaltarse nuevamente que el bilingüismo (y más concretamente, las competencias en Inglés) son esenciales en el mundo de los negocios de hoy. Cierto: como extranjero, si usted viene a Colombia, usted debería ser capaz de hablar por lo menos algo de español. Pero los colombianos no pueden olvidar que hablar Inglés abre grandes puertas internacionales. De ninguna manera esto implica el abandono de su propia cultura. La verdad es lo contrario: ser capaz de comunicarse con más gente hará que la cultura local sea más visible y dará a sus hijos un conjunto mucho más grande de oportunidades en la vida.

Ahora, además de estas lecciones, la actual problemática económica mundial también ofrece posibilidades: Por ejemplo, las escasas perspectivas para los Estados Unidos y la Unión Europea llevan a los inversionistas a buscar alternativas. Un país con una tasa de crecimiento alta y condiciones políticas y económicas estables se hace muy atractivo para la inversión extranjera directa. Colombia, sin duda, posee la mayor parte de estos activos, pero el Gráfico 2 muestra como todavía hay margen de maniobra en lo que respecta a la libertad económica (un agregado de libertades en comercio, trabajo e inversión, más del fortalecimiento en derechos de propiedad).

columna2

En conclusión la confianza, una tasa de crecimiento saludable, el énfasis en la educación (bilingüismo) y la libertad económica traerán a Colombia prosperidad rápidamente. Por cierto, la educación y el crecimiento son los mejores remedios naturales para cerrar la brecha de desigualdad entre ricos y pobres, uno de los talones de Aquiles de
Colombia.

Estos son tiempos emocionantes en un país muy interesante.

*Ph.D. - Profesor, Departamento de Economía, Universidad EAFIT
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?