Opinión

  • | 2008/03/11 00:00

    La estrategia colombiana en la actual crisis

COMPARTIR

Ha sido muy acertada la estrategia del gobierno colombiano en la reciente crisis con Ecuador, Venezuela y Nicaragua. Ante el mundo, Colombia va consolidando una posición como país civilizado y apegado a las instituciones. Tras cada amenaza que llega de alguno de los países ya citados, tras cada orden de movilizar tropas, de expulsar embajadores y romper relaciones, tras cada anuncio de expropiación y retaliación, Colombia ha respondido con acciones diplomáticas, ha expuesto su posición ante los organismos internacionales, y ha decidido actuar dentro del marco de recursos que ofrece el ordenamiento jurídico internacional.

Como si esto fuera poco, Colombia ha hecho ver al mundo, de manera casi magistral, la legitimidad de la actuación que finalmente culminó con la muerte de Raúl Reyes. Con argumentos de legalidad, basados en resoluciones de organismos como el Consejo de Seguridad de la ONU, y también en principios universalmente aceptados, Colombia ha explicado de modo muy claro que sus fuerzas no tenían más alternativa que atacar este campamento.

Y todo esto ha sido sustentado con hechos. Se ha mostrado al mundo que la presencia de las FARC en Ecuador no era ocasional ni transitoria, sino que era permanente, y hacía parte de una estrategia para proteger a sus líderes, de modo que ellos pudiesen dirigir acciones en la seguridad de hallarse tras la frontera. Y también ha mostrado Colombia que las FARC gozaban en Ecuador de una tranquilidad absolutamente plena, la cual incluso le permitía a Raúl Reyes recibir visitantes.

Dicha tranquilidad, también ha sido probado, no emergía de las dificultades para el control de la zona, o de una simple incapacidad del gobierno ecuatoriano para remediar el problema. Provenía de un claro beneplácito otorgado a las FARC por el gobierno de Ecuador, en desarrollo de una alianza.

El acto más importante en el desarrollo de la estrategia colombiana ha sido la gestión del embajador ante la OEA Camilo Ospina, gestión que cabe calificar de brillante. Su discurso fue contundente, bien argumentado, lleno de razones y carente de insultos. Así se expresa el representante de una nación civilista.

Pero la gestión en la OEA no se limitó a ese histórico discurso: Colombia se anotó el mayor triunfo diplomático de su historia en las horas posteriores, pues la OEA no acogió la pretensión ecuatoriana y venezolana de condenar a Colombia, ni la de enviar una comisión para ratificar tal condena sobre el terreno. Por el contrario, se constituyó una comisión que servirá para que Colombia exponga todavía más la libertad con la cual operan las FARC en Ecuador, gracias a la colaboración del gobierno. Fue un tremendo triunfo; una goleada, una moñona, una carambola a tres bandas, cosa que curiosamente no pudo percibir el corresponsal de El Tiempo en Washington.

Ahora bien, considero que la idea de llevar a Chávez ante la Corte Penal Internacional (CPI) también es acertada, incluso si finalmente, al cabo de los años y por razones técnicas o prácticas, no se logra una condena de ese organismo contra el dictador venezolano. El mero hecho de llevar el caso ante la CPI es una prueba del carácter civilista de Colombia, pues mientras otros vociferan y ordenan despliegues militares, Colombia acude a una instancia de carácter jurídico. De hecho, con esta acción, Colombia ayuda a dar vida a la CPI, la cual debe demostrar que sí sirve para afrontar retos actuales y difíciles.

En esta crisis, el paso del tiempo es un buen amigo de la posición colombiana. Cada minuto que transcurre, la posición de Chávez es más débil. Lo es en la diplomacia: varios de los gobernantes que en principio rechazaron la acción colombiana, han emitido luego pronunciamientos que matizan su declaración inicial. Cada día que pasa, más periódicos y órganos de opinión se aterran de los alcances del proyecto chavista.

Además, cada segundo que transcurre es más angustiosa la situación interna de Venezuela. Las decisiones de Chávez cada vez son más equivocadas, y sólo sirven a quienes se han dedicado a ordeñar el presupuesto venezolano, como el gobierno argentino. La economía venezolana se vendrá abajo, y la inconformidad crecerá. Es muy posible que, enfrentado a tal escenario, la reacción de Chávez sea atacar de nuevo a Colombia. Pero nuestra estrategia actual ha reducido las posibilidades de que esto ocurra, o al menos de que ocurra sin que la agresión sea contestada con una enérgica condena mundial.

P.D: a pesar de todo lo anterior, esta crisis debe servir para que el Presidente Uribe reflexione, y entienda la necesidad de que Colombia tenga una representación diplomática fuerte y muy profesional en todo el mundo.


* Instituto Libertad y Progreso
andresmejiav@gmail.com

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?