Opinión

  • | 2009/07/08 00:00

    La estabilidad laboral en las empresas familiares

    José Bernardo Betancourt Ramírez y María Piedad López Vergara, investigadores del Inalde, escriben para Dinero.com sobre algunas condiciones laborales que se presentan en una empresa familiar.

COMPARTIR

En el mundo empresarial es bien sabido que los empleados de una compañía son parte esencial del éxito en el mercado. El problema es que ante la crisis de los países desarrollados que afrontamos desde el año 2002, con las fallas de los gobiernos corporativos de sus empresas y las consecuencias financieras que se han presentado desde el año 2008, las empresas se han visto obligadas a recortar gastos para ser más eficientes y poder sobrevivir, generando un ahorro en el presente y un mayor gasto en el futuro.

Según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico -OCDE- la tasa de desempleo en los 30 países que la conforman pasará del 7,8 por ciento en abril, a un 9,9 por ciento para fines del próximo año. El alza significará que 57 millones de personas perderán su trabajo en esta zona. Ante esta preocupante noticia debemos preguntarnos ¿Es posible generar una mayor estabilidad laboral? Específicamente, ¿Pueden las empresas familiares brindar más estabilidad que las empresas no familiares?

Según una reciente investigación realizada por el IESE de España, las empresas familiares ofrecen una mayor estabilidad laboral, lo cual es coherente con otros estudios que han encontrado que estas compañías se caracterizan por preocuparse más por el bienestar de sus empleados que las no familiares , así como por reconocerlos como el elemento más valioso de la organización, que a través de su compromiso con la familia y la empresa, y una continua capacitación, puede llevar a que el negocio sea exitoso y longevo.

Vale la pena resaltar que es mucho más rentable sacrificar otros gastos que tener como primera opción la reducción del personal. En las empresas familiares los bajos niveles de rotación de personal suponen un ahorro significativo para las empresas en el tiempo, debido a que el conocimiento de su empresa y de los cargos permanece en su interior, generando eficiencia en el desempeño de las labores; sus empleados sienten estabilidad y compromiso, logran empaparse y vivir la cultura de la compañía, se familiarizan con el resto del personal y el ambiente de trabajo mejora. La combinación de todos estos factores se traduce en una mayor predisposición por su parte para asumir nuevos retos, y en una mayor autonomía en sus trabajos.

Lo anterior tan sólo es el efecto de una política corporativa en la que prima tener unos trabajadores motivados, comprometidos y felices, pero debemos reconocer como una causa el desafío que asumen los empresarios familiares al seleccionar y capacitar a las a personas que tengan las competencias necesarias para realizar estas tareas con éxito . Después de tener la seguridad de la idoneidad de estas personas para un cargo se puede empoderar y evaluar a los trabajadores de forma natural, generando un clima de trabajo con autonomía y control, promoviendo a aquellos que usen sus fortalezas al máximo en beneficio de la empresa. Para verificar periódicamente el equilibrio entre estos dos aspectos (desafío y habilidades), puede ser útil que los trabajadores sean evaluados de forma periódica. Los datos recogidos proporcionarán a la empresa información clave para mantener el bienestar de la familia, el negocio y los empleados.

En una entrevista realizada a Hubert Wiese , Consejero Delegado de Montblanc, una empresa familiar centenaria a la cual ha estado vinculada la familia Wiese desde hace 65 años, afirmaba que para que una empresa sea longeva, debe creer en sus personas y hacerlas sentir parte del proyecto; es por eso que cuando alguien entra a trabajar en Montblanc, sea un directivo o un empleado del almacén, lo primero que se le da, al firmar el contrato, es una pluma, un reloj y un artículo de piel, pues una marca debe vivirse desde dentro. Parte de la filosofía de esta prestigiosa empresa familiar es que si algo no va bien, no caen cabezas, se analizan las situaciones.

Como vemos, las condiciones laborales que se presentan en una empresa familiar, pueden llegar a ser más estables que las de una empresa no familiar, adicionalmente algunas investigaciones indican que las empresas familiares son menos propensas a reducir su tamaño , tienden a mantener niveles estables de empleo y a evitar reducciones de personal, incluso durante las crisis económicas , tratan a los integrantes de la organización de forma positiva, y este compromiso define su estrategia e influye en su desempeño .

Estos elementos distintivos de la empresa familiar nos invitan a apoyar mucho más a este tipo de compañías para que puedan continuar generando empleos y aportando una mayor estabilidad laboral en el entorno en donde se encuentran.


Por: José Bernardo Betancourt Ramírez
Investigador Académico - Grupo Empresa Familiar, INALDE - Universidad de La Sabana

María Piedad López Vergara
Investigadora Académica- Área Empresa Familiar, INALDE - Universidad de La Sabana
FCCIG-Family Council Consulting International Group

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?