Opinión

  • | 2011/08/17 08:00

    La economía eficiente

    ¿Qué pasaría si de pronto supiésemos que nos podemos dar el lujo de ser ineficientes e incluso trabajar menos porque tenemos la capacidad de imprimir el dinero que gastamos u obtener montos ilimitados de deuda? ¿Cuál sería nuestro incentivo de cuidar bien nuestro ingreso o trabajar más? La opinión de Alejandro Rubinstein.

COMPARTIR

Nos guste o no, los mercados no se mueven porque sí. Olvidémonos de los métodos de valuación, las estimaciones de ganancias corporativas, las proyecciones de ventas y el ruido en general: se trata todo al final de la economía.

Pero ¿cuál es la raíz de la palabra economía? Viene de las palabras griegas “oikos-nomos” que se traducen como “administración del hogar”. Una definición alternativa podría ser ciencia social que estudia el comportamiento humano en torno a la gestión eficiente de recursos limitados. ¿Por qué la palabra limitado es relevante?; porque si los recursos fueran ilimitados no necesitaríamos estudiar como usarlos de manera eficiente.

Pero he aquí lo importante, se trata de una ciencia social; es decir, estudia el comportamiento humano y trata de crear modelos que nos permitan entender y a veces predecir como la sociedad va a reaccionar a diferentes estímulos. En términos generales, la mayoría de nosotros va a reaccionar de manera más o menos predecible frente a determinadas situaciones: si el precio de la carne aumenta de manera importante, probablemente trataríamos de comer menos carne, o lo cambiaríamos por pollo o pescado. Tal vez si estuviéramos tentados de comer carne en la misma cantidad podríamos reducir el gasto en otros ítems, o podríamos hasta decidir tomar un segundo trabajo para poder continuar comiendo la misma cantidad de carne sin reducir nuestro gasto en otros productos; también podríamos decidir endeudarnos.

Pero ¿qué pasaría si de pronto supiésemos que nos podemos dar el lujo de ser ineficientes e incluso trabajar menos porque tenemos la capacidad de imprimir el dinero que gastamos u obtener montos ilimitados de deuda? ¿Cuál sería nuestro incentivo de cuidar bien nuestro ingreso o incluso trabajar más? No necesitamos una nueva teoría económica para responder que no tendríamos ningún incentivo para ello.

En realidad, los gobiernos y los ciudadanos de los países del mundo desarrollado se han acostumbrado por décadas a usar un sistema vía políticas fiscales y monetarias que los han llevado a gestar un monto de deuda desproporcionado y que ha generado un estilo de vida artificialmente rica. Desafortunadamente, parece que no hay camino para engañar a los principios del libre mercado y por lo tanto parece que estamos prontos a ver el final del bienestar de nuestras economías basadas en un endeudamiento fuera de proporción. Un endeudamiento no sólo de los gobiernos, pero también de los privados. Tendremos que encontrar una manera de volver a ser una economía eficiente, y no será gratis, será con un costo muy importante. Más temprano que tarde todo se paga.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?