Opinión

  • | 2011/03/09 17:00

    Integración vertical en salud

    El Representante Simón Gaviria decía que la integración entre aseguradores (EPS) y prestadores (hospitales) debía revertirse, y el Ministro, que allí no estaba el problema del sector ¿Quién tiene la razón? La opinión de Francisco Pérez C.

COMPARTIR

Se acordarán ustedes del rifirrafe reciente entre el representante Simón Gaviria y el Ministro de Protección Social por la integración vertical en salud. El Representante decía que la integración entre aseguradores (EPS) y prestadores (hospitales) debía revertirse, y el Ministro, que allí no estaba el problema del sector ¿Quién tiene la razón?

En contra de la integración vertical están los prestadores de servicios que operan en el país, en cabeza de la Asociación de Clínicas y Hospitales. A favor de la integración están las aseguradoras, en cabeza de su gremio, la Asociación Colombiana de Empresas de Medicina Integral.

En contra de la integración vertical puede decirse que el aseguramiento en salud se desvirtúa cuando el incentivo no está en el manejo del riesgo de salud de una persona sino en atenderla en los hospitales de la red propia. En apoyo de este argumento pueden citarse las limitadas inversiones hechas por el sistema para evitar que las personas se enfermen, que era una de las promesas de la Ley 100: más vale prevenir que curar. Un estudio reciente sirve también para cuestionar la integración vertical, al mostrar empíricamente que la posibilidad de los pacientes ingleses de escoger su prestador de servicios estaría asociado a una menor probabilidad de perder la vida.

A favor de la integración vertical puede decirse que no hay manera de gestionar el riesgo sin información, que el aseguramiento es por definición una actividad intensiva en información, y que la única manera en la Colombia actual de obtenerla en forma oportuna y de buena calidad es siendo propietario de la red de servicios, al menos en determinados niveles de complejidad. En términos conceptuales, en vez de hablar de información podemos hablar de costos de transacción, que son muy altos en el sector salud, como lo muestra Ramón Abel Castaño en su tesis doctoral, por lo que la integración vertical es necesaria para manejar estos costos y hacer viable el aseguramiento en salud. Según ese trabajo, solo hacia el futuro, cuando el sector evolucione hacia la especialización, podrá pensarse en aumentar la separación entre aseguramiento y prestación.

Les confieso que no tengo claro el balance neto de los argumentos a favor y los argumentos en contra de la integración vertical entre aseguradores y prestadores. Comentarios de los lectores al respecto serán muy bienvenidos.

Sea esta nota un homenaje a Juan Luis Londoño, quien como Ministro de Salud introdujo en Colombia el modelo de aseguramiento en salud, quien fuera también director de la revista Dinero, de cuyo fallecimiento temprano se cumplieron ocho años el mes pasado, privándonos a los colombianos de su talento y liderazgo.

 

fperezcalle@gexponencial.com

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?