Opinión

  • | 2011/11/26 08:00

    Implicaciones inflacionarias de la Niña para 2012

    Los anuncios del Ideam en los que prevén el inicio de la segunda ola invernal desde septiembre hasta diciembre de este año, generaría efectos dañinos a diferentes escalas. Opinión de Juan David Ballén Ramírez.

COMPARTIR

Desde el punto de vista de la inflación, lo que más se destaca es el impacto sobre los precios de los alimentos, al aumentarlos temporalmente.

El rubro de Alimentos es el segundo con mayor ponderación en la Inflación, con un 28%, y el más volátil de todos los componentes. Por su parte, el Fenómeno de la Niña, que tiende a ocurrir de cada 3 a 7 años, se caracteriza por ser temporadas con abundantes lluvias, que pueden prolongarse de 9 meses hasta 3 años.

La primera temporada de la Niña, inicio el segundo semestre de 2010 y llegó hasta mayo de 2011. Sus efectos, según el Ministerio de Agricultura, fue la perdida de la capacidad productiva de 1'085.000 hectáreas en el país, afectación en 98 vías estratégicas para la movilización de alimentos, 160.965 mil bovinos muertos y pérdidas de 2.600 toneladas de carne, entre otros, daños que aún no se han recuperado.

En casos como el anterior, vimos un aumento inmediato en el precio de los alimentos por la disminución en la oferta de productos. Tal fue el caso en diciembre de 2010, cuyas variaciones al alza fueron tales que aportaron a que la inflación total subiera y cerrara el año en 3.17%, muy por encima de las expectativas del mercado de 2.76%.

Cabe aclarar que el precio de los alimentos no necesariamente sube en el mes en que arrecian las lluvias, ya que los productores pueden diferir sus costos a través del tiempo. El impacto inmediato sobre los precios dependerá de la intensidad y daños que generé el fenómeno.

La nueva Niña tendría muchos elementos que deben ser tenidos en cuenta. En primer lugar el Ideam prevé que esta segunda temporada de lluvias podría superar los niveles marcados en períodos anteriores. Asimismo, esta nueva ola invernal podría unirse con la que se espera en el primer semestre de 2012, convirtiéndose así en una gran temporada de lluvias de cerca de un año de duración.

Finalmente, las autoridades advierten que han sido lentos los procesos de recuperación de los daños que dejó la primera temporada invernal en la infraestructura de las vías principales y secundarias.

Por lo anterior, el presidente de la Sociedad de Agricultores de Colombia SAC, Rafael Mejía, manifestó que espera que los precios de los alimentos aumenten alrededor de 1.9% en el segundo semestre de 2011 (5.6% en el año).

Este escenario es bastante posible dado a que este año en solo dos meses hemos tenido una variación de alimentos negativa por un total de-0.23% frente al -1.46% de 2010, y las expectativas es que el último trimestre del año tengamos variaciones positivas por arriba del 1.5% (la variación año corrido de los alimentos se encuentra en 4.54%).

Estimamos que la variación de los alimentos en noviembre sea de 0.30%, el dato oficial lo dará a conocer el Dane el próximo cinco de diciembre.

De ser así, la segunda ola invernal, nos llevaría a terminar el año con inflaciones al consumidor por encima de 3.50%, punto medio del rango meta del Banco de la República (de 2% a 4%).

Bajo este escenario el riesgo surgiría en los primeros trimestres del 2012, donde el IPC podría llegar al límite superior del rango contrastando con una posibilidad cada vez más real que la economía en el 2012 crezca menos de lo esperado.

* Alianza Valores

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?