Opinión

  • | 2011/08/03 07:40

    Héroes emprendedores

    El Cesa, la Corporación Matamoros y Syracuse University celebraron un convenio para capacitar en administración de pequeños negocios y creación de empresas viables, sostenibles e innovadoras a discapacitados de las Fuerzas Armadas. Oscar Bravo Peláez.

COMPARTIR

El Cesa, la Corporación Matamoros y Syracuse University han celebrado un convenio para capacitar en Administración de pequeños negocios y creación de empresas viables, sostenibles e innovadoras a discapacitados de las Fuerzas Armadas. Este convenio incluye la creación de un plan de negocios que será presentado a inversionistas potenciales, y está dirigido a los discapacitados de las Fuerzas Armadas de Colombia, víctimas de las minas antipersonales.

Visitar el Batallón de Sanidad, ubicado en Puente Aranda, es observar la desesperanza de nuestros soldados que han sido afectados por la pérdida de alguna de sus extremidades: un brazo, una pierna o ambas, víctimas de las minas antipersonales colocadas infamemente por las Farc. La mayoría de ellos provienen de familias campesinas, y saben que sus posibilidades de normalizar sus vidas son muy limitadas, pues perder una parte de su cuerpo es perder no solamente parte de su capacidad laboral, sino también una parte del alma.

Por estas razones, el interés del Cesa y de la  Corporación Matamoros se ha centrado en llevarles la posibilidad de aprender a establecer un negocio que les garantice la subsistencia de sus familias, pues de otra manera quedarían solos, a merced de la caridad y dependientes la pequeña suma que reciben como pensión de las Fuerzas Armadas.

Syracuse University diseñó el “Campamento de Creación de Empresas para Veteranos con Discapacidad” (EBV), con el fin de aprovechar recursos de las universidades y las empresas en aras de ofrecer formación en emprendimiento a estas personas. Su objetivo no es otro que lograr que los nuevos estudiantes se capaciten para reconocer oportunidades de negocios en un mercado incierto y dinámico como el nuestro. Este exitoso modelo hizo que cinco universidades más de Estados Unidos se adhirieran al programa.

El programa se inicia con la enseñanza de herramientas básicas del lenguaje de negocios y emprendimiento, que tiene una  duración de 30 días, y se realiza a distancia, en línea. Durante la segunda fase, el equipo de mentores –20 egresados del Cesa, emprendedores reconocidos, fundadores de negocios como Crepes & Wafles, Correval, Juancamole, Moduart y Agua Nacimiento, entre otros– los acompañarán y asesorarán durante nueve días, estos sí presenciales, en las instalaciones del Cesa, en Bogotá. Durante ochenta horas, temas como reconocimiento de la oportunidad, desarrollo de negocios, modelos de rentabilidad, obtención de recursos, estrategias de marketing, desarrollo del plan de negocios, logística, operaciones, asuntos legales, serán base de la capacitación. Como apoyo complementario, se realizará un panel para el mejoramiento de sus planes de negocios, con el fin de que puedan presentarlo a los inversionistas interesados.

Durante la etapa final, la red de tutores de la Asociación de egresados del Cesa (AECESA) dará, durante doce meses, soporte, seguimiento y apoyo a los nuevos negocios.

Este programa prepara a estos héroes para que asuman otro reto, otra aventura: batallar por el establecimiento de su propia empresa. La apuesta del CESA hoy es servir como un catalizador de procesos de emprendimiento que vinculen todos los actores de la sociedad, apalancándose en  la trayectoria de 37 años de formación en liderazgo, emprendimiento y responsabilidad social de la clase empresarial colombiana.

El autor es director del Centro de Liderazgo y Emprendimiento Cesa

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?