Opinión

  • | 2011/02/28 16:45

    ¿Estamos preparados para diversificar las exportaciones colombianas?

    Qué tiene que hacer el país desconcentrar sus mercados de exportación. Un paso de varios, es el de invertir el 6% del PIB en infraestructura de transporte. La opinión de Juan Felipe Mejía.

COMPARTIR

Para el año 2032, Colombia deberá transformarse en una de las tres economías más competitivas en América Latina, de acuerdo con el muy importante objetivo formulado por el gobierno nacional. Sin desconocer los importantes avances registrados durante los últimos años en los más prestigiosos rankings de competitividad internacional, no podemos pasar por alto una tendencia que se presenta y que puede traernos problemas en el futuro: la concentración de las exportaciones colombianas, tanto a nivel de productos como de mercados.

 

La teoría económica y diversos estudios indican que son varios los aspectos problemáticos derivados de una situación de concentración de exportaciones: la vulnerabilidad con respecto a deterioros en los términos de intercambio, los riesgos asociados a la volatilidad en materia de ingresos de exportación y en general el hecho de que la concentración de exportaciones, sin importar en qué tipo de bienes, es considerada como perjudicial para el crecimiento económico. En contraste, una estrategia de diversificación (tanto en términos de productos como de mercados) puede contribuir positivamente al crecimiento, promoviendo la productividad, permitiendo adquirir ventajas comparativas en un más amplio rango de productos, estabilizando los ingresos por exportaciones y ofreciendo un cubrimiento con respecto a las variaciones de precios internacionales de las materias primas.

 

Para que un proceso exitoso de diversificación de exportaciones pueda ser implementado, se requiere alcanzar un nivel importante de competitividad exportadora. Este concepto está relacionado con factores tales como el acceso a una infraestructura eficiente en materia de transporte y telecomunicaciones, un adecuado sistema tributario y aduanero, el apoyo ofrecido a los exportadores para alcanzar estándares de calidad internacionales y el sistema de incentivos en la economía.

 

¿Cuál es la situación actual del país? De acuerdo con los estudios realizados por el Foro Económico Mundial persisten en Colombia una serie de factores que limitan seriamente la competitividad exportadora y por ende, la posibilidad de diversificar nuestras exportaciones. Uno de los aspectos más problemáticos es el del entorno institucional: la corrupción, los costos que el terrorismo, la violencia y el crimen organizado implican para las empresas, el favoritismo en materia de decisiones oficiales y la desviación de fondos públicos afectan de forma muy importante la competitividad exportadora. La infraestructura de transporte es, sin lugar a dudas, otro de los frentes en los cuales el país requiere mejoras sustanciales. De otra parte, los niveles de inversión en investigación y desarrollo son todavía extremadamente bajos en Colombia, tanto en términos de su participación dentro del PIB como del número de investigadores por millón de habitantes, así como del muy escaso número de aplicaciones en materia de patentes. En lo concerniente al capital humano, cifras y estadísticas revelan la necesidad de mejorar las tasas de retención y graduación a nivel de educación secundaria, mientras que en educación terciaria el país registra una de las tasas de matricula más bajas de América Latina.

 

¿Es posible superar estos retos? Un aspecto muy positivo es que el gobierno nacional es consciente de la necesidad de diversificar tanto la canasta exportadora como los destinos de exportación, lo cual se ha visto reflejado en un conjunto de políticas y mecanismos orientados a mejorar la competitividad exportadora colombiana. Las líneas de acción van desde la articulación de un Sistema Administrativo Nacional de Competitividad (SNC), la formulación de una Política Nacional de Competitividad, y el marco institucional que ha sido introducido con el propósito de abordar las limitaciones en términos de infraestructura, capital humano e innovación.

 

¿Qué soluciones podemos implementar? La teoría económica puede orientarnos en distintos frentes. En primera instancia, es urgente la necesidad de promover aquellas instituciones relacionadas con la lucha contra la corrupción, así como las relacionadas con el manejo de conflictos sociales. En materia de infraestructura, la prioridad debe consistir en incrementar de forma significativa los niveles de inversión en la denominada “infraestructura productiva” y en los sistemas de logística. Como lo señalaba recientemente la Sociedad Colombiana de Ingenieros, la economía colombiana requiere inversiones en infraestructura de transporte del orden del 6% del Producto Interno Bruto para impulsar el crecimiento económico y mejorar la competitividad exportadora.

 

En cuanto al capital humano, se requiere ahora aumentar las oportunidades de acceso a la educación secundaria y terciaria, pero de una forma acorde con el desarrollo tecnológico del país (una transición educativa balanceada, como lo sugieren estudios del Banco Mundial). Por su parte, la investigación y el desarrollo deben ocupar una posición de primer orden dentro de las estrategias de desarrollo. De forma paralela, los vínculos entre el sector privado, las instituciones relacionadas con la innovación y las Universidades deben ser fortalecidos. Es necesario además ofrecer incentivos a las empresas, con el fin de motivarlas a invertir en investigación y desarrollo.

 

El país va por buen camino. Principalmente los logros en los ámbitos de la seguridad nacional y la pacificación interna, los fundamentos macroeconómicos, la consolidación de un sector empresarial sofisticado y el aumento de la capacidad de absorción de tecnología así lo demuestran. Se requiere ahora trabajar en otros pilares de fundamental importancia para lograr una mayor diversificación de las exportaciones: el entorno institucional, la infraestructura productiva, el capital humano y la investigación y desarrollo son los factores en los cuales debemos concentrar nuestras acciones, con el objetivo de lograr mayores grados de diversificación de nuestras exportaciones.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?