Opinión

  • | 2011/05/17 07:50

    Escándalo en el FMI amenaza la estabilidad económica

    Las dudas no están en si el Fondo Monetario tiene o no la fortaleza técnica para formular las posibles soluciones para países como Grecia, Portugal ó Irlanda, sino que el liderazgo y visión de Dominique Strauss-Kahn en la entidad son difíciles de reemplazar.

COMPARTIR

Dominique Strauss-Kahn, la cabeza del Fondo Monetario Internacional (FMI) fue detenido por la policía de Nueva York tras ser acusado de intento de violación, acto sexual ilícito y detención ilegal. Después de que el abogado de Strauss negara los cargos, el juez anunció que no tendría derecho a fianza. Más allá del proceso que seguirá su curso el próximo viernes 20 de mayo, la noticia tiene un impacto enorme debido al rol que juega en las próximas elecciones presidenciales en Francia (abril de 2012) y en las urgentes decisiones del FMI para definir el rumbo de los países con problemas fiscales en Europa.

En los últimos años el liderazgo de Strauss-Kahn es indiscutible. En plena crisis financiera mundial transformó el FMI y evitó que los frágiles eslabones en Europa desataran una caída de naipes en todo el mundo. Muestra de lo anterior es el respaldo y la mayor importancia que los países del G-20 le han dado al FMI. Hoy es una entidad renovada, con mayores recursos y que toma decisiones definitivas en el proceso de recuperación. Precisamente, la detención es desafortunada debido a que S-K se dirigía a Bruselas para discutir las ayudas a Grecia, Portugal e Irlanda.

No obstante, en este momento las dudas no están en si el FMI tiene o no la fortaleza técnica para formular las posibles soluciones para países como Grecia, Portugal ó Irlanda, sino que el liderazgo y visión de Strauss en la entidad son difíciles de reemplazar. La Directora de Relaciones Externas del FMI, Caroline Atkinson, mencionó que la entidad está funcionando y operando en normalidad, lo cual se confirmó con el anuncio de nuevas exigencias de recortes presupuestales para Grecia, la ayuda de una tercera parte del plan por 78 billones de euros y la implementación de algunas medidas de austeridad para Portugal. La “nuez” del problema consiste en que como se ha visto en el pasado reciente, las exigencias del FMI y de la Unión Europea no se han cumplido, y es precisamente en ese momento que la gestión política de S-K con los ministros de finanzas y mandatarios de la Unión Europea ha sido definitiva.

En pocas horas la vida de Strauss dio un giro que difícilmente recuperará. Aunque no existe claridad en si S-K podrá mantener su posición en el FMI, la entidad tendrá que buscar un reemplazo temporal que logre ser, además de técnico, políticamente sólido para afrontar los próximos desafíos. Posiblemente tendrá que declinar sus aspiraciones presidenciales debido a que la fecha límite para postularse es en los primeros días de junio, fecha para la que posiblemente el caso seguirá en curso. Aunque S-K no es imprescindible en el FMI, la incertidumbre generará alta volatilidad en los mercados, en especial, en el euro y en el mercado accionario en Grecia, Portugal e Irlanda.

* Economista y analista independiente

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?