Opinión

  • | 2010/03/24 10:00

    Entornos políticos que afectan las empresas

    La intervención del gobierno en los negocios afecta la operación de las empresas. Unas de ellas, como las familiares, son más vulnerables a los vaivenes políticos. Opinión de Raúl Serebrenik.

COMPARTIR

Cuando en los países se generan ambientes políticos enardecidos, derivados de conflictos de intereses entre los distintos gobiernos, se genera un ambiente negativo para hacer negocios y se frena tanto la inversión nacional como la extranjera.

 

Particularmente en las empresas familiares tanto su rentabilidad como responsabilidad social se ven afectadas cuando los gobiernos cambian sus políticas económicas, o en un afán populista deciden nacionalizar empresas o cuando las economías empiezan a mostrar inestabilidad y no hay reglas de juego claras para su desarrollo y continuidad.

Lo relevante de esta circunstancia es que las empresas familiares contribuyen sustancialmente al PIB y a la generación de empleos sostenibles en la mayoría de los países, en condiciones políticas normales. Sin embargo, cuando se nacionaliza una empresa familiar, éstas disminuyen su aporte al PIB que pasa del 55% o 60 % a menos del 30% o 40%, con lo cual se están perdiendo verdaderas fuentes de trabajo, puesto que los empleos generados por las empresas estatales, crecen en burocracia de manera impresionante, pero eso no contribuye a ningún índice de productividad.

Es importante analizar que gobiernos de verdadero corte socialista como el de Lula Da Silva en el Brasil, han entendido muy claramente que a los empresarios es mejor dejarlos hacer sus negocios sin intervención del gobierno y han tenido un crecimiento impresionante. Brasil en los últimos años, ha logrado favorecer a los sectores más deprimidos en un ambiente de negocios abierto.

El Impacto de una situación política inestable
Una empresa multinacional se ve menos afectada que una de carácter familiar ante una inestabilidad política, porque la primera tiene siempre la opción de cerrar un país y abrir en otro, pero la segunda resulta ser más frágil, pues sí bien también puede buscar la opción de salir del país, el proceso genera un gran trauma para toda la familia y sus empleados, como está ocurriendo en Venezuela.

Además, desde el punto de vista de responsabilidad social, se pierden empleos, se frena la generación de nuevos puestos de trabajo sustentables y sostenibles y se detiene la inversión, con lo cual se va a ver muy afectada la población más pobre.

Estrategias para soportar los contextos políticos
Es importante que tanto los empresarios familiares como los gobiernos, independientemente si son de derecha o izquierda, entiendan que las empresas familiares generan un ambiente de formación académica, empresarial y social importante para el país. Se debe entender que independientemente de la tendencia política, lo más importante en Latinoamérica es subir los niveles de calidad de vida de la población, que por cierto, ha sido la estrategia que han utilizado los países europeos, después de la Segunda Guerra Mundial y en eso han tenido mucha importancia las empresas familiares, como lo confirman los porcentajes.

Alemania tiene un índice del 80%, del total de empresas familiares. En Suecia el 90%, Italia entre el 90% y 95%, España está por encima de un 65% o 70%. Y, cuando hablamos del milagro europeo, nos damos cuenta que el mayor impacto en la generación de empleos, se logra cuando mejora la calidad de vida, la posibilidad de educarse y lograr salir del subdesarrollo, las empresas familiares han jugado un papel preponderante en ese sentido.

Asesor Patrimonial, Family Council Wealth Planning Consulting, FCWPC.
rauls@fcwpc.com

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?