Opinión

  • | 2011/06/21 10:30

    Empresarios familiares: conviertan sus hijos en propietarios activos

    Quiero llamar la atención de los fundadores de Empresas Familiares, sobre la importancia de enseñar a sus hijos a ser buenos propietarios y desempeñar sus funciones en la asamblea general de accionistas. La opinión de Gonzalo Gómez. O

COMPARTIR

A través de los años de trabajo en el área de las empresas familiares, he identificado que el tema de los dividendos es uno de los principales elementos de ruptura familiar y societaria debido, principalmente, a que los fundadores no les han enseñado a sus hijos a ser buenos propietarios y a desempeñar sus funciones en la Asamblea General de Accionistas.

Es fundamental que los fundadores realicen asambleas formales que sirvan de base para crear una cultura de propietarios. Para lograrlo se deben tener en cuenta los siguientes aspectos:

Primero, se debe empezar por entender cuáles son las decisiones que se deben tomar en las Asambleas de Accionistas. Resumo las principales: aprobar estados de resultados y balances; nombrar los miembros de la Junta Directiva y asignar sus honorarios; elegir el revisor fiscal y asignar sus honorarios; invertir o desinvertir por fuera del ámbito de la Junta Directiva; establecer reparto de dividendos; cambiar o no de estatutos y resolver conflictos de interés.

Quiero preguntar ahora a los fundadores: Independientemente del rumbo profesional que hayan tomado o piensen tomar sus hijos, ¿Qué conocimientos deben tener ellos para ser propietarios activos a partir de las responsabilidades de la Asamblea?: Voy a tratar de hacer mis sugerencias, a través de estos puntos:

La responsabilidad de un propietario activo es cuidar la propiedad y poner todos los medios posibles para que la misma crezca y así poder heredarla a las próximas generaciones.

La Asamblea General de Accionistas, es el órgano de gobierno por excelencia para cuidar la propiedad. Debemos enseñarles a los hijos a realizar las asambleas; es más, a ir más allá de nuestra legislación y promover todo tipo de actividades de la propiedad para que ellos puedan velar por la misma si su decisión, absolutamente válida, es no ingresar a trabajar en las compañías de la familia. No estar allí no significa que no ejerzan el derecho a conocer todo lo concerniente a la propiedad.

 

Cabe anotar que los propietarios deben contar con ciertos conocimientos que les permitan desempeñar de la mejor manera su rol como propietarios activos; es decir, conocimientos básicos legales, de contabilidad, finanzas estructurales y de gobierno corporativo, así como un conocimiento general de las actividades de la compañía, cuestión que se debe enseñar en un programa de propietarios interno o externo durante el trascurso de la vida de los hijos.

Finalmente, un buen propietario activo se destaca, principalmente, por asistir a todas las Asambleas de Accionistas, promover los mejores perfiles para las Juntas Directivas, y asegurar que la empresa tenga su reinversión y un equilibrio con los dividendos. Si trabaja en la empresa, evita que se tengan consideraciones con él/ella, estudia con detenimiento los estados financieros y se abstiene de utilizar los activos de la empresa. Animo a los propietarios de empresa a considerar estas recomendaciones para ejercer un rol activo en pro de su empresa y su familia.

Director Área Family Business
INALDE Business School, Universidad de La Sabana
gonzalo.gomez@inalde.edu.co


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?