Opinión

  • | 2008/09/19 00:00

    El poder de las Empresas Familiares en el Mundo

COMPARTIR

Existe la creencia que la gran mayoría de las Empresas Familiares son del corte de un negocio pequeño o mediano y que por tanto su desaparición en el tiempo no resulta trascendental para la economía de un país. Sin embargo, el estudio de Family Business Magazine, al igual que otras investigaciones hechas por expertos en el tema como John Ward, demuestran el gran poder económico que estas compañías han alcanzado en el mundo, pero también su fragilidad, pues las estadísticas indican que el 70% de las empresas familiares no sobrevive al primer cambio generacional.

Si estas compañías se dotan de herramientas para funcionar como grandes empresas y no como refugios de familia, pueden disfrutar no sólo de longevidad sino cumplir su papel vital de sostén de la economía. Estas no sólo aportan a la riqueza de un país, sino que son generadoras de empleo e innovadoras en sus respectivos campos de acción.

Un revelador estudio clasificó las 250 empresas familiares más grandes del mundo. Empresas de 28 países con ingresos anuales de al menos 1,2 mil millones de dólares dominan las economías nacionales y en algunos casos, tienen una fuerza representativa en la economía mundial, lo que confirma una vez más la importancia que para la estabilidad económica mundial tiene la permanencia en el tiempo de estas compañías.


LAS MÁS PODEROSAS DEL MUNDO

Según la clasificación realizada por el Family Business Magazine, de las 250 empresas familiares más grandes del mundo, el mayor número lo tiene Estados Unidos con 130 compañías, seguidas de lejos por Francia con 17 y Alemania con 16 empresas.

El número uno es para la cadena de supermercados Wall-Mart, que en menos de 50 años de fundada (1962) por los hermanos Walton en Arkansas como una tienda familiar, se ha convertido en el líder del mercado estadounidense, con una facturación anual de 244,5 mil millones de dólares y más de 4,700 comercios en todo el país.

Le sigue Ford Motor Co. creada en 1903 por Henry Ford y gobernada por la cuarta generación de sucesores quienes controlan el 40% de la empresa. La siguiente compañía norteamericana en el escalafón es Cargill Inc. (9) con una facturación anual de 50 mil millones de dólares y el 85% del capital controlado por la cuarta y quinta generación de las dos familias fundadoras; Cargill y MacMillan. La última de las empresas familiares norteamericanas entre las primeras veinte, es la empresa petrolera Koch Industries (12) con 40 mil millones de dólares de ingresos.

Entre las empresas de Corea del Sur están: Samsung como la tercera en la lista, con una facturación de 98,7 mil millones de dólares y con el 22% del capital controlado por la familia Lee. LG Group (4), otro grupo familiar coreano con 81 mil millones de ingresos y el 59% de la propiedad en manos de las familias Koo y Huh. El último representante de esta nación, es la familia coreana Chung, propietaria de Hyundai Motor, cuyo nombre significa “el tiempo presente”, ocupa la posición número once.

España aparece representada por el Banco Santander en el lugar número 14, con 32,5 mil millones de ingresos y 114.927 empleados. El banco fundado en 1857 y gestionado por la familia Botín es la primera entidad bancaria española.

La siguiente compañía familiar de España en la clasificación es el Corte Inglés que ocupa el lugar 66, seguido por Mercadona en el puesto 85 y Fomento de Construcciones y Contratos en el 110. Finalmente, a pesar que el diario Financial Times lo sitúa en el puesto 90, en la lista de Family Business Magazine la empresa Inditex ocupa la posición número 116.

Colombia, a pesar de no hacer presencia en el escalafón, también tiene importantes ejemplos de empresas familiares exitosas. Una de las más tradicionales es Carvajal S.A, fundada en 1904, que cuenta con 6 generaciones. El mayor miembro de la familia tiene 86 años de edad y el menor aún no cumple el año.

EL ÉXITO VS. EL FRACASO

Si hay tantos ejemplos de empresas familiares exitosas en el mundo ¿por qué son pocas las que alcanzan una larga vida?

Hay que entender que las empresas familiares son complejas porque funcionan como engranajes de tres subsistemas: el familiar, el empresarial y el patrimonial. Todos interactúan y evolucionan; la familia tiene hijos y nietos, la empresa crece e incorpora empleados de diferentes formaciones y antecedentes, y la estructura patrimonial por su parte, se torna intrincada. Por esa misma razón, hay que separar esos ejes para entender los intereses particulares de la familia, de los empleados y de la propiedad.

¿Cuál es entonces el camino para lograr que las empresas familiares no mueran?

Definitivamente una familia que quiere mantener la estabilidad de la empresa al mismo tiempo que la armonía familiar, debe buscar ayuda de profesionales externos. La experiencia nos ha demostrado que cada familia es un universo distinto. De igual manera es importante tener en cuenta que el poder y la riqueza de las empresas familiares no sólo está en el banco en estas firmas hay también una cantera de talento, experiencia y cultura, y eso también es cuantificable.

 
El autor es gerente de Family Council Consulting Internacional Group. FCCIG-Consultor patrimonial

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?