Opinión

  • | 2007/07/06 00:00

    El pacifico: el otro gran mercado para Bogotá.

COMPARTIR

Ampliar la oferta de bienes y servicios, insertarse en las diferentes cadenas productivas mundiales y establecer acceso a más mercados es una estrategia indispensable para nuestro desarrollo económico. En el mundo de hoy no existe la opción de ser o no un competidor mundial, es un imperativo. Para tales propósitos, como tal y como mencionábamos en otra columna, apoyarse en la globalización y procurar el crecimiento económico de los países hoy y mañana se fundamenta entre otros factores en la productividad y capacidad competitiva de las ciudades-región que lo conforman. Una adecuada infraestructura física es fundamental.

El puerto de Buenaventura maneja el 46.3% de la carga de comercio exterior, lo que lo convierte en el principal puerto marítimo en nuestra costa Pacifica y del país. De igual manera es el puerto más cercano (519km) de la ciudad-región comprendida por Bogotá y Cundinamarca, la cual contribuye con el 27% al PIB de Colombia, superando la participación de Antioquia (15%) y Valle del Cauca (12%).

 

Por su parte, el puerto de Cartagena, nuestra principal puerta al Caribe, se encuentra a 1,178km de la ciudad-región, es decir un poco más del doble del puerto en el Pacifico. En teoría, transportar un contenedor desde la capital al puerto de Buenaventura tomaría unas 12 horas de recorrido, desafortunadamente la realidad es otra. En promedio se necesitan dos días calendario, porque para movilizar carga de noche se requiere seguridad extra y pagar un seguro superior, costos adicionales que normalmente evitan los clientes. Por lo anterior, los transportadores operan por lo general en el horario de 6:00 a.m. a 7:00  p.m., con lo cual un contenedor llega al medio día del segundo día de transporte a Buenaventura y el mismo contenedor llega al final de la tarde del segundo día de transporte a Cartagena. Se espera que con la modernización del corredor estratégico Bogotá-Buenaventura, con la licitación del tramo Girardot-Ibagué-Cajamarca, el túnel definitivo de La Línea y las dobles calzadas Loboguerrero-Buenaventura, se cambie esta grave falencia de comunicación terrestre.

Si bien el puerto multipropósitos de transporte multimodal de Buenaventura tiene la ventaja de contar con un calado de aproximadamente de 12 metros o 34 pies, zonas de maniobras amplias y una zona de fondeo con una profundidad variable de 30 y 40 pies, el puerto compite entre otros con los puertos de Manzanillo en Panamá, Iquique y Valparaíso en Chile, como también con Callao y Manta, en Perú y Ecuador respectivamente, los cuales han realizado grandes inversiones para modernizarse en los últimos años.

 

En la actualidad, y particularmente después del colapso que sufrió el año pasado, el puerto de Buenaventura ha mejorado la operación para cargar y descargar cada buque, pero es evidente que existen acciones concretas para satisfacer necesidades en el mejoramiento inmediato del puerto. Por ejemplo, generar un recurso humano calificado local para aprovechar adecuadamente las oportunidades laborales y avanzar decididamente en superar el déficit de infraestructura. El puerto continua dependiendo de una arteria vial limitada como es el puente el Piñal, el cual une la zona insular, particularmente la isla de Cascajal, con el área continental. Este puente se ha convertido en objetivo de las acciones terroristas por su valor estratégico para afectar la actividad del puerto. De igual manera, el puerto vive una delicada situación de orden público debido al enfrentamiento entre pandillas, milicias guerrilleras y grupos paramilitares que luchan por controlar las rutas de salida de cocaína en esta región del Pacífico. Consolidar una operación sostenida de las fuerzas militares y de policía, junto con el trabajo efectivo de inteligencia como lo anunció el Presidente Uribe es fundamental. El puerto de Buenaventura tiene que ofrecer un entorno seguro similar al de sus pares en Cartagena, Barranquilla y Santa Marta para concentrarse en desarrollar eficientemente su función principal de ser el enlace comercial con el Pacifico.

El pasado 27 de Abril en Cali, se firmó un acta de compromiso entre la Sociedad Portuaria Regional de Buenaventura S.A. – SPRBUN- y el Gobierno Nacional la cual aborda la adquisición inmediata de nuevos equipos portuarios, reparación de la grúa pórtico No. 2, diseñar un plan de reorganización de las áreas del puerto de acuerdo con la Fase I del plan de expansión y un modelo operativo integrado, entre otros aspectos.

 

Hace pocos días, en parte cumpliendo con estos propósitos, se firmó el nuevo contrato de concesión portuaria para el Puerto de Buenaventura, como también la autorización otorgada por el Gobierno a la Concesión Portuaria de Aguadulce, la cual de acuerdo a la Cámara Colombiana de la Infraestructura (CCI) movilizará 180.000 contenedores/año y generará cerca de 2000 empleos. Según la CCI, estas dos decisiones implican inversiones por más de 400 millones de dólares, con lo cual se mejoraría la competitividad del puerto colombiano.

Adicionalmente, gracias a un trabajo conjunto entre el Gobierno Nacional, la Gobernación del Valle y el Municipio de Buenaventura y con el apoyo del Gobierno de España, se elaboró el “Plan Maestro” para desarrollar una zona logística portuaria aduanera y el montaje de un parque logístico e industrial denominado Centro de Actividades Económicas de Buenaventura (CAEB). A principios de este año, sociedades portuarias, operadores logísticos y transportadores, se unieron para promover la creación de CAEB, el cual ofrecerá un centro logístico internacional, una plataforma frigorífica de exportación, un centro de transportes y distribución, antepuerto, entre otros servicios. El municipio de Buenaventura ya aportó $1.500 millones, la Sociedad Portuaria Regional de Buenaventura otros $1.500 millones, el departamento del Valle, $500 millones, cifra que también aporto Colfecar y la Alianza Vallecaucana de Transportadores.

 

La necesidad de recursos adicionales ha impulsado la búsqueda de nuevos inversionistas, por lo cual se ha generado una convocatoria en diferentes ciudades con la posibilidad de vincular capitales adicionales desde $50 millones, oportunidad propicia para que el sector privado de Bogotá participe. La primera fase del CAEB incluye el desarrollo de unas 50 hectáreas para construir un centro camionero, patio de contenedores, plataforma para consolidar y desconsolidar contenedores, centro integrado de servicios, oficinas, locales comerciales, telecomunicaciones y bodegas para procesos de almacenamiento.

Impulsar, vigilar y hacer realidad tales obras es un objetivo para todos los colombianos, en especial para los habitantes de Buenaventura y su región inmediata. El desarrollo económico sostenible y competitivo del puerto, junto con una lucha frontal contra la corrupción y una efectiva inversión en educación son las mejores herramientas para sacar de la pobreza a esta importante zona del país. De igual manera es un objetivo estratégico para la clase dirigente y empresarial de la ciudad-región que comprende Bogotá y Cundinamarca. Potencializar, aprovechar y mejorar la puerta principal de sus exportaciones al Pacífico, para diversificar acceso a los mercados asiáticos, profundizar las relaciones comerciales con México, Chile, Centroamérica, entre otros, es parte de la agenda programática que deberían estar debatiendo los candidatos al Palacio Liévano.

* MPA – Consultor Internacional


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?