Opinión

  • | 2011/07/18 21:00

    Efectividad y flexibilidad, lo nuevo en política económica para países en desarrollo

    Cómo deben modificar sus políticas los países productores de commodities, o los ricos en recursos naturales, para consolidar su desarrollo económico. Curso Regional de la Unctad para América Latina y el Caribe. La visión de Natalia Escobar Pemberthy.

COMPARTIR

En el marco del Vigésimo Segundo Curso Regional de la Unctad para América Latina y el Caribe, expertos de dicha organización presentaron diferentes opciones de política económica, fiscal e industrial para los países en desarrollo en el contexto de la economía globalizada y los diferentes fenómenos que la caracterizan.

Diana Barrowclough y David Bicchetti, economistas de Unctad presentaron en la Universidad Eafit, sede del curso, una serie de guías y análisis para apoyar el proceso de formulación de políticas en la región, buscando diseñar nuevos instrumentos que fortalezcan el espacio de acción que cada país requiere con miras a consolidar su desarrollo económico y su inserción internacional.

Particularmente, y como lo explicaba Diana Barrowclough, el espacio político en cada país es un concepto dinámico, pero los instrumentos tradicionales para su creación no han sido siempre efectivos ni han estado disponibles. Esto, sumado a los retos impuestos por procesos como la reciente crisis financiera y la integración económica, resalta la necesidad de generar nuevos mecanismos que le permitan a países como los de América Latina y el Caribe ser más asertivos en el sistema económico internacional y utilizar estas variables en favor de su propio desarrollo.

Tanto a nivel económico como institucional, es necesario mejorar la efectividad de los instrumentos de política pública, para que la región gane autonomía y pueda tener mayor poder negociador en la creciente interdependencia global, logrando también minimizar los efectos negativos de los choques externos y maximizar algunos bienes públicos como el nivel de acceso a mercados, la estabilización de las tasas de cambio y la sostenibilidad ambiental.

Los países de la región deben mejorar sus capacidades productivas, evitar los quiebres de información y comunicación entre sus actores políticos, y asumir los procesos de integración económica e institucional de manera que logren conciliar sus acuerdos multilaterales y globales con sus intereses como países desarrollados, lo que requiere necesariamente profundizar su flexibilidad.

Este dilema se hace particularmente evidente en algunas áreas. Por ejemplo, los términos de comercio de los bienes commodities cuyos cambios tienen impacto directo en el nivel de desarrollo de los países productores. Esta vulnerabilidad requiere que los países estructuren de manera adecuada sus instrumentos para capturar las rentas de los recursos naturales en el contexto de una política de crecimiento transparente y clara de inversión en infraestructura, salud y educación.

De otro lado, las economías ricas en recursos naturales deben considerar sus modelos para asumir los retos asociados a esta disponibilidad de recursos y a su relación con el crecimiento económico. Modificar la aparente maldición de los recursos naturales requiere mecanismos a nivel institucional y de política económica que permitan evitar la corrupción, utilizar la renta generada en programas verdaderamente efectivos a nivel social y establecer mecanismos de responsabilidad intergeneracional en el manejo de dichos recursos y su sostenibilidad. Para tal fin se necesita no solamente diversificar la economía, sino fortalecer las instituciones y establecer mecanismos de control y balance que garanticen una distribución equitativa de los beneficios generados entre las firmas domésticas, el gobierno y los inversionistas extranjeros.

Los países de la región cuentan entonces con dos importantes alertas para incorporar en su política económica, y buscar garantizar así que sus instrumentos respondan de manera adecuada al dinamismo del sistema económico internacional. Las deliberaciones sobre estas tendencias económicas continuarán en la Universidad Eafit hasta el próximo 29 de julio con la presencia de otros expertos de Unctad, y Cepal. 

* Profesora del departamento de Negocios Internacionales de la Universidad Eafit.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?