Opinión

  • | 2007/06/14 00:00

    ¿Cómo exportar exitosamente a través de internet?

COMPARTIR

1. El contexto actual. ¿Encontrar o ser encontrado en internet?
La exportación es un tema de gran interés actual, pero una materia sobre la que escasean los conocimientos y la información. Por otro lado, internet ha transformado absolutamente la forma en que se dan las relaciones en toda índole, pero fundamentalmente en las comerciales y de negocios.

Internet es un medio que puede ser apreciado desde dos ópticas diferentes: como herramienta de búsqueda de información y contactos, y como elemento de captación de potenciales compradores del exterior, interesados en nuestra oferta exportable de productos o servicios.

2. ¿El importador potencial no estará buscando por internet una empresa como la nuestra?
En nuestra primera reunión de trabajo con una empresa, de cara a ayudarle en su proceso de exportación preguntamos ¿cuánto tiempo dedica actualmente para encontrar, a través de Internet, información válida de potenciales clientes del exterior?

La respuesta cuantitativa siempre nos permite incursionar en la pregunta siguiente: ¿qué ocurriría si el tiempo que invierte en ello, lo destina a procurar ser encontrado en internet?

El por qué de nuestra propuesta se fundamenta en la observación empírica de la tendencia del uso de internet para negocios internacionales que, incluso, podemos ilustrar gráficamente: si ingresábamos al despacho del responsable de compras internacionales o importaciones de una empresa del exterior, solíamos ver el escritorio del ejecutivo repleto de catálogos, folletos y carpetas comerciales de empresas proveedoras, que sepultaban hasta los propios papeles de trabajo del mismo. Si ingresamos hoy, vemos que el mismo luce un aspecto despejado de papeles, pero observamos la presencia imponente de la pantalla de un ordenador (PC).

Si esto es así, ¿será que estos responsables de importación han reemplazado los métodos tradicionales de búsquedas de nuevos proveedores por el uso de internet?. Muy probablemente no los habrá reemplazado, aunque si usará muy habitualmente ese medio para hacerlo. Inmediatamente, pensamos y proponemos a la empresa que necesita exportar y que, para hacerlo, precisa de un medio económico para promocionar sus productos, toda vez que el tipo de cambio actual la limita para recurrir a las formas tradicionales de promoción en mercados del exterior (ferias internacionales, misiones comerciales, anuncios en revistas especializadas del exterior, etc.). El desafío será entonces: ser encontrado en internet.

3. A la procura de ser encontrado.
Sabemos que es una tarea sumamente difícil, que nuestro potencial importador nos encuentre entre las 3,083,324,652 páginas web que tiene indexadas el mayor buscador del mundo: Google. No obstante, hay que tener en cuenta que:

a- El 80% de los accesos a una página Web provienen de buscadores.

b- Dentro de los 400.000 buscadores en internet, (Fuente: www.onastat.com), de cada 10 visitas a una pagina web, 5,5 las aporta Google, 2 las aporta Yahoo y las restantes las comparten buscadores como MSN, Terra y Altavista.

c- Los buscadores mencionados, a su vez, se abastecen de Google para listar resultados.

Conclusión: la mejor forma de comenzar a ser encontrado es que, por las palabras claves que pensamos que un posible importador utilizaría para encontrar nuestra página web, la misma aparezca al menos entre las primeras 30 posiciones del resultado del buscador Google, adicionalmente y en consecuencia pasará de similar forma en los demás buscadores.

4. Convertir al visitante en un contacto de negocios.
Esta película tendrá un final feliz, siempre que ese visitante (potencial importador), se identifique con usted a través de escribir un correo electrónico, completar un formulario o tomar contacto por algún medio tradicional. La única forma de que esto ocurre es que el sitio web reúna, entre otras, dos condiciones esenciales:

1- Generar confianza: la página debe ser sencilla, rápida y ágil de navegar, mencionar todos nuestros datos de contacto (no sólo un correo electrónico), debe permitir alguna interacción con el visitante (ejemplo: servicio de chat), mostrar personas, imágenes de la empresa, opiniones de clientes y proveedores, etc.

2- Disponer de buen contenido: si sólo disponemos del catálogo de productos, no lograremos resultado. Es preciso que el sitio sea rico en información, por ejemplo: mostrando todas las características del producto (aplicaciones, usos, cuidados, etc.) e indicando la información propia de comercio exterior que a un potencial cliente le interesa (posición arancelaria, formas de cotización y cotización, logística conveniente, certificaciones para exportar, pedidos mínimos, entre otras).

Esta película ya tiene final feliz para las empresas que han trabajado en ello. Esperamos que para la suya también lo tenga.


*Director de Red Global de Exportación (RGX).
En Alianza con Tributar.com
Licenciado en Comercio Internacional por la Universidad Nacional de Luján. Diploma de Honor. Especialista en Negocios con América Latina y Master en Negocios Digitales Internacionales por el Instituto de Educación Continua de la Universidad Pompeu Fabra (Barcelona, España). Profesor de la Escuela Española de Negocios Internacionales (Barcelona, España), Profesor de la Escuela de Negocios Internacionales de La Florida. Director de RGX.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?