Opinión

  • | 2007/01/24 00:00

    Códigos nacionales y contratación

COMPARTIR

Es evidente que en Colombia casi todo contrato para el diseño, la construcción, concesión o de cualquier otra manera relacionado con la ejecución de obras de infraestructura, termina en pleito, reclamación judicial, arbitramento, peculado, prevaricato y/o en indemnizaciones gravosas para el estado. Se debe a falencias, imprecisiones, lenidad y permisividad de la Ley de Contratación; pero primordialmente, a la falta de códigos y procedimientos transparentes, de cubrimiento nacional, que determinen especificaciones y normas para garantizar la uniformidad, calidad, estabilidad y costos de las obras de infraestructura. Todo lo cual redunda en que los términos y condiciones fundamentales de los contratos queden al arbitrio de normas y prácticas ajenas al entorno colombiano y, lo que es peor, al capricho de quienes representen a las partes en la gestión, negociación y protocolización de los contratos. Funcionarios que hoy son y mañana no aparecen.

Esto da lugar a dificultades, demoras y sobrecostos en la ejecución de las obras y dificulta la interventoría por la superficialidad, improvisación y falta de detalle y precisión de especificaciones de calidad de materiales, equipos, insumos, obra de mano, plazos, etc.

· Es, por ende, de capital importancia revisar la Ley de Contratación vigente y ya en proceso de reforma en el Congreso de la República, para incluir lo pertinente a la adopción de códigos y procedimientos de cubrimiento nacional.

· Es de inaplazable urgencia y de indiscutible prioridad que el Instituto Colombiano de Normas Técnicas (INCONTEC) homologue los códigos y los procedimientos (“Proceedings”) vigentes en Estados Unidos, en previsión de la globalización y del eventual TLC, para ser aplicados a todas y cada una de las obras de infraestructura que se proyecten y ejecuten en Colombia. Tales códigos y procedimientos deberían incluir pero no estar limitados a:

Diseño; Construcción; Materiales y Pavimentos; Puentes, Viaductos y Obras de Arte; Drenajes; Construcciones y Componentes Metálicos; Prefabricados; Señalización y Alumbrado; Comunicaciones; Vigilancia y Seguridad; Instalaciones y Facilidades Auxiliares y de Servicio; Instalaciones Eléctricas y Sanitarias; Arborización y Reforestación; Estabilización de Taludes y Obras; Empradizados y Zonas Verdes; Sismo Resistencia; Acabados y Obras Menores; Mantenimiento; Manejo Ambiental; Control de Calidad; Interventoría; Auditoría; Veeduría; etc.

· Los códigos serían actualizados periódicamente y los cambios y ajustes publicados oportunamente.

· Los proponentes e interventores prepararían y presentarían para su aprobación por la entidad contratante y dueña del proyecto, sendos manuales que consignarían las normas, especificaciones y procedimientos de excepción aplicables a las particularidades de cada obra, pero equivalentes y ajustados a las normas, especificaciones y procedimientos generales consignados en los respectivos códigos en vigor.

· El ejercicio de la interventoría sería institucional, profesional, especializada, licenciada, juramentada, indelegable, cubierta por póliza de seguros y solidaria y mancomunadamente responsable con el contratista por la calidad y estabilidad de la obra.

· La veeduría sería obligatoria para toda obra de infraestructura, reglamentada por la ley y ejercida por entidades u organizaciones cívicas y/o comunitarias, debidamente asesoradas; y sus costos reembolsados por el estado.

· Es de imperativa urgencia el establecimiento obligatorio de las colegiaturas profesionales.

Sólo con tales normas y códigos se facilitaría el desempeño y eficacia de las interventorías, veedurías y colegiaturas. Además, se podría fabricar en Colombia, en cantidades y a precios competitivos, insumos, componentes, herramienta, equipos, etc., de especificaciones y calidades internacionales, destinados a obras de infraestructura en el país y en el exterior. Serían, en consecuencia, fuente de generación de empleo y divisas.

Cabe enfatizar que la falta de códigos, procedimientos, interventoría, veeduría y colegiaturas de cubrimiento nacional, debidamente establecidos y reglamentados por ley, se traduce en onerosa fuente de detrimento patrimonial, lesión enorme del desarrollo nacional y patente de corso para la corrupción.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?