Opinión

  • | 2011/09/04 10:00

    Aquí viene la “R”

    Si este es el “comienzo” de una ralentización, luce peor que en el 2007. No parece práctico tirar una moneda al aire y calcular la probabilidad de una recesión. Los lectores a estar preparados y ser conscientes de los riesgos. La opinión de Alejandro Rubinstein.

COMPARTIR

¿Importa realmente si la "R"ecesión es formalmente declarada? A propósito, hay que recordar que las recesiones son típicamente descubiertas meses después de que hayan comenzado. Además de un tema estadístico y psicológico, crecer al 0,5% o al -0,5% es para los efectos prácticos, un shock muy importante para una economía desarrollada y sus mercados por lo que la semántica en estos casos sirve de poco.



Consideremos lo siguiente: nos enteramos que el índice de confianza en el consumo de Europa bajó un 5% en sólo un mes y la última vez que ocurrió esto fue en el 2008. También supimos que el mismo índice pero en Estados Unidos cayó 24% en un mes; la última vez que tuvimos una caída como esta fue en febrero del 2009. También aprendimos que el otro gran componente de la economía de Estados Unidos continua deprimido - el índice de viviendas S&P/Schiller mostró una lectura de 142, cuando hace un año estaba en 150 y en más de 200 cuatro años atrás -. El PMI de manufactura de la Eurozona cayó 14% en los últimos meses, la última vez que ocurrió esto fue en el 2008. El desempleo está en niveles muy altos y tiende a aumentar aún más. Tenemos una crisis de endeudamiento global; y lo peor, es que afecta a los principales gobiernos del mundo. La última vez que los índices de acciones S&P 500 y FTSE 100 tuvieron una caída de más del 20% después de un alza importante fue en el 2007; y la recesión en este caso empezó unos meses después. Acabamos de ser testigos de la misma situación en las ultimas semanas. La Reserva Federal, nuevamente, está considerando una nueva ronda de inyección monetaria y ha explícitamente pedido al gobierno comenzar una ronda de estimulo fiscal. Todo esto mientras vemos un record en las bajas tasas de interés, record en los precios de los commodities y record en bajas tasas impositivas. Lo antes mencionado no ha ayudado a revertir estructuralmente la situación.



Como si esto fuera poco, el mundo todavía cree que los bancos y los gobiernos pueden hacer que el mundo crezca desafiando los ciclos normales de la economía vía manipulación de las políticas fiscales y monetarias (lo cual probablemente sea el agravante principal por la cual estamos en este punto critico).



Y, ¿están los mercados emergentes desacoplados? No realmente. En el 2009 y debido a la crisis del crédito, considerando por trimestres, el PBI de Brasil se contrajo más de un 4%, el PBI de Latinoamérica obtuvo una pérdida del 4%, Rusia cayó 10% y el mundo creció 0%. Banqueros y analistas habían hablado del “aterrizaje suave” (¿se acuerdan?) unos meses antes.



Si este es el “comienzo” de una ralentización, luce peor que en el 2007. Resulta poco práctico tirar una moneda al aire y calcular la probabilidad de una recesión en su definición; el objetivo es invitar a los lectores a estar preparados y ser conscientes de los riesgos.







¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?