Opinión

  • | 2011/10/12 07:00

    Ahorro vs. Inversión

    La montaña rusa que comenzó a finales de julio se ha convertido en un “Yo-Yo” de retornos que tiene hasta a los inversionistas más sofisticados agarrándose la cabeza. El S&P ha tenido 5 movimientos a la baja de entre el 7 hasta el 19 por ciento desde el 21 de julio, y 5 periodos de alza (incluida la actual) de entre el 7 y el 10%.

COMPARTIR

Los activos  invertidos en fondos de efectivo (conocidos como Money Market) ya han alcanzado los 2.7 trillones de dólares  la semana pasada. Esto significa que muchos inversionistas han estado cercanos a “tirar la toalla” respecto de las acciones, aunque el dolor no ha alcanzado los niveles de pánico que presenciamos en el 2008. Si la historia nos enseñara alguna lección, cuando se trata de inversiones, la actual baja de los mercados podría durar mucho más tiempo aunque con algunos episodio ocasionales de reversión y volatilidad.

Sin embargo, la tendencia general es función de los fundamentos de la economía: la desaceleración mundial ha venido para quedarse al menos en el futuro cercano; ya sea que se quiera hablar de recesión o no, la desaceleración es evidente bajo cualquier métrica y el mercado aun no le ha puesto un precio.

Cuando los analistas dicen que las empresas estadounidenses todavía siguen con  “buena salud” claramente están dejando de lado el hecho de que estas son en su mayoría, empresas con posicionamiento internacional  y estando Europa (la economía más grande del mundo como conglomerado) entrando a una tasa de crecimiento cero en el mejor de los casos, Japón estancado y Estados Unidos ya mostrando un nivel de crecimiento muy bajo, es difícil prever un 10% de crecimiento en las ganancias corporativas como se está proyectando actualmente. Ya no se trata del rescate griego; el daño ya está hecho: ahora se trata de lo que sucede en la economía mundial.

Muchos hemos estado abogando que el lugar donde invertir para los inversionistas ya sean tomadores de riesgo medio o conservadores es el dinero en efectivo, y el tiempo nos ha dado la razón. Los inversionistas continúan preguntándose “dónde invertir mi dinero”, en lugar de preguntarse “cuándo invertir mi dinero”, y “cuánto debería invertir” en lugar de “cómo debería invertir”. El dilema vuelve a la vieja pregunta  del Ahorros vs. la Inversión: los ahorros podrían ser definidos como el ingreso no gastado o el consumo diferido; y generalmente hablando se refiere a una política duradera en el tiempo más que a un evento de una única vez. Invertir consiste en colocar dinero para generar una ganancia durante un periodo de tiempo determinado y se refiere a oportunidades específicas más que a algo que se hace periódicamente. Pero hemos estado entrenados de acuerdo con la tendencia moderna de que toda actividad relativa a los fondos remanentes se debe invertir, existen pocos libros que han sido publicados acerca de cuán excitante es acumular dinero en efectivo. Acumular dinero en efectivo es un ejercicio aburrido que además presenta muy poca gratificación inmediata como cualquier otra cosa que obtenemos en estos días.

Constantemente leemos artículos acerca de millonarios que describen cuán duro ellos tuvieron que trabajar para obtener lo que tienen hoy en dia. Nótese que  se publican muy pocos artículos acerca de lo esforzado que tuvieron que invertir en los mercados para obtener lo que tienen. Además,  invertir es una actividad principalmente hecha por emprendedores, ya que ellos están dispuestos a arriesgar capital para poder generar crecimiento y riqueza adicional. Pero por lo general, ellos no están ahorrando, sino mas bien invirtiendo, y se trata implícitamente de tomadores de riesgos dispuestos a perder su capital. Invertir y ser un emprendedor no es un trabajo part-time, se requiere de profundo conocimiento, habilidades y tiempo. Es una falacia creer que uno puede generar riqueza significativa especulando, más que dedicándose a un trabajo normal, esa es la razón por la que los fondos de pensiones y los inversores institucionales  adoptan un enfoque de largo plazo y teóricamente no se preocupan mucho por los ciclos económicos de corto plazo. Si fuéramos realmente inversionistas institucionales o de largo plazo no debiéramos ni siquiera observar los estados de cuenta mensual, y mucho menos mirar las noticias para ver cuánto subió o bajo el mercado bursátil (excepto para tener ese dato para mantener una conversación social).

Para aquellos que se dedican a su trabajo regular, y se preocupan cuando miran los titulares de los diarios y sus estados de cuenta: 1) Sí, la economía mundial está pasando una mala racha; 2) No, no sabemos cuán peor o mejor se puede tornar la situación; 3) No, el mundo no se acabará (en cuyo caso el oro ni ningún activo va a tener sentido); por cuanto cabe plantearse: ¿En este momento conviene invertir o ahorrar? Solo usted puede responder la pregunta.
 
 
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?