Opinión

  • | 2011/08/17 07:55

    Ahora mas que nunca hay que ser un inversionista activo

    En el mercado de acciones de Estados Unidos hay que olvidarse del famoso 'buy and hold' por un buen tiempo. La probabilidad de que el 'mercado lateral' continúe por los próximos diez años es súmamente alta. La opinión de Santiago Maggi.

COMPARTIR

El primero de mayo del 2011 el S&P 500 cerró a 1.363,50, generando una ganancia de 8,41% en tan sólo cuatro meses. Esto anualizado, representa un retorno de 25,23%. A su vez, de los niveles bajos de marzo del 2009 al cierre del primero de mayo del 2011, se generó una ganancia de 104,50%, sin lugar a dudas un retorno espectacular bajo cualquier punto de referencia.

Sin embargo, desde el 25 de julio el mercado accionario entró en una caída libre que no solamente cedió todas las ganancias acumuladas del año sino que además, al cierre del 10 de agosto, generó un perdida del 10,88% en lo corrido del año.

Lo interesante de todo esto es que existen altas probabilidades de que la caída libre no haya parado y por consiguiente hay una alta probabilidad de que el S&P 500 devuelva todas las ganancias que logró generar el Quantitative Easing II (QEII), que dio a conocer la Reserva Federal de Estados Unidos el 27 de agosto del 2010 en el Jackson Hole Economic Symposium. Una vez más esto destaca la imperiosa necesidad de convertirse en un inversionista activo y de olvidarse del famoso “buy and hold” por un buen tiempo.

Ya es indiscutible que el mercado accionario americano se encuentra en un mercado lateral. Como prueba sólo hace falta observar cómo se ha comportado durante la última década. También es alarmante observar que en enero del 2000 el S&P 500 se cotizaba a 1.470 y once años después, al cierre del 10 de agosto del 2011, cotiza en 1.120. Esto equivale a una pérdida de 23,80% en el transcurso de la ultima década. Vale la pena destacar que basados en la historia del mercado accionario y en los fundamentales macroeconómicos actuales, las probabilidades de que este mercado lateral continúe por los próximos diez años son sumamente altas.

Aunque la mayoría de los expertos no hablan de los mercados laterales, la verdad es que estos son tan comunes como un mercado al alza o a la baja.

A través de la historia se pueden observar tres mercados laterales:
· En enero de 1906, el índice Dow Jones Industrial abrió a 95 puntos y en diciembre de 1923 cerró a 95,52.
· En enero de 1937, el Dow Jones abrió a 179,90 puntos y en diciembre de 1948 cerró a 177,30.
· En enero de 1965, el Dow Jones abrió a 874,12 y en diciembre de 1981 cerró a 875 puntos.

Cuando analizamos detalladamente los tres mercados laterales nos encontramos con dos características muy importantes, que se encuentran en todos los mercados laterales, sin importar la época o los motivos del mismo. Primero, en todos los mercados laterales existe una extensa volatilidad, de la que el inversionista activo puede beneficiarse ampliamente. Esto se debe principalmente a los distintos mercados cíclicos alcistas y cíclicos bajistas que se generan por una economía que se expande y que luego se contrae. Segundo, al analizar los distintos mercados laterales es claro que la peor estrategia que se puede utilizar es la del “buy and hold”. De hecho, para tomar ventaja de la extensa volatilidad que existe dentro de los mercados laterales es imprescindible convertirse en un inversionista activo.

Para lograr esto, es necesaria una estrategia que tome en consideración y combine los tres pilares de inversión, los cuales son: análisis fundamental, análisis técnico y el aspecto psicológico del mercado. De esta forma, se puede crear una estrategia de inversión activa que se beneficie ampliamente en medio de mercados tan inciertos.


Latmark Asset Management

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?