Opinión

  • | 2009/11/26 07:00

    2010: la renovación

    Jorge Silva, Gerente General de Microsoft Colombia, escribe en su columna para Dinero.com sobre las perspectivas positivas para la industria después de la recesión mundial.

COMPARTIR

El año 2010 será el año de la renovación más que el de la recuperación. Después de la caída de las economías del mundo, de los miles de despidos de empleados y del cierre de muchas empresas, la economía empieza a sentir un alivio. Es decir que la fiebre pasó, pero la enfermedad aún sigue latente.


Colombia la vivió de manera particular, pues en los 90 ya habíamos sentido los rigores de la crisis. Sin embargo, esta situación de dificultad nos “agarro” a todos fuera de base; hace un año nadie presupuestaba una caída de esas dimensiones y la incertidumbre por el impacto fue mayúscula.


El sector de la tecnología entendió esta circunstancia como un reto. Varias empresas en compañía del gobierno generaron foros de discusión y análisis para presentar propuestas que se ajustaran a las necesidades del país encaminadas a superar la crisis.
Microsoft, por ejemplo, emprendió la campaña “El Vaso está Medio Lleno” dirigida a sus socios de negocios y clientes para incentivar la inversión y promover el uso de la tecnología de manera que permitiera adquirirla como instrumento para ahorrar tiempo, dinero y ser más productivos.


Otro escenario fue El Foro de Innovación Tecnológica: Empleo, Productividad y Competitividad que convocó a expertos en economía, líderes de la industria tecnológica y principales tomadores de decisiones del país para apoyar la construcción de una estrategia nacional que facilitara la recuperación económica a través de la inversión en infraestructura TIC (Tecnología de la Información y las Comunicaciones).


La conclusión en ese momento fue contundente: Las TICs son parte fundamental de la infraestructura básica de cualquier país y, como base de la economía del conocimiento, posibilitan el crecimiento, la creación de empleo y la competitividad.


Esto es cierto. Pero además la realidad global hace que el país empiece a moverse de manera contundente hacia lo que los expertos han llamado “la economía digital”. Y para esto se requiere, entonces, de una mejor infraestructura en TICs que permita el crecimiento económico a largo plazo. Por eso es importante que Colombia acelere la conectividad a través de la banda ancha para evitar el atraso en infraestructura que afecte el crecimiento de este sector y del país.


Es decir, como lo dijo uno de los analistas invitados al foro en mención, Daniel Castro, Analista Senior, de la ITIF (Information Technology and Innovation Foundation) “Estamos en una “Economía Digital” y las naciones que invierten en “Infraestructura Digital” alcanzarán unos enormes beneficios económicos y sociales. Los estudios de la ITIF han encontrado que las inversiones gubernamentales en el desarrollo de la banda ancha producen empleos y crecimiento económico sostenido”.


Así las cosas, esta industria jugará un papel fundamental de cara a los retos del 2010 para promover la adopción de tecnología en varios ejes importantes por el impacto en la calidad de vida de los habitantes: Gobierno, Educación, PYMES, Salud y Justicia.


¿Por qué? Pues porque la innovación tecnológica está desarrollando herramientas para hacer que la vida de las personas y los negocios sea más fácil, para lograr conectividad en todo momento y lugar y permitir que la productividad y eficiencia los ubiquen en los mejores lugares de competitividad.


Es por eso que hablo de renovación y no de recuperación. La renovación viene con la innovación. En el 2010 las tecnologías permitirán que exista ahorros importantes con la implementación de instrumentos como las Comunicaciones Unificadas: Menos viajes, menos costos en llamadas de larga distancia, comunicación en red con toda la empresa así las oficinas se encuentren en lugares distintos y un sistema de video conferencia que permite la interacción de las personas como si estuvieran en el mismo recinto. Otras tecnologías se han diseñado para proteger el activo más valioso de las empresas, los clientes: para crear oportunidades, conocer a fondo las necesidades de los consumidores y generar nuevos modelos de negocio.

 

La virtualización o cómputo en la nube, es una tecnología que hace posible la ejecución de más de un sistema operativo en una sola computadora, reduciendo el costo y consumo de energía en las compañías, permitiendo a las organizaciones usar más fuerza de computación de la que ya tienen. Todos los programas para escritorio que se renuevan vienen para ofrecer a los ejecutivos posibilidades infinitas para trabajar de manera más eficiente, con más recursos y herramientas para facilitar el desempeño desde cualquier parte.


En fin, la lista es grande. Pero lo cierto es que en la “nueva economía” la tecnología será fundamental y las áreas que tomen las decisiones tanto en el sector público como privado deberán estar a la altura del reto.


En sector público, particularmente el de la Salud, la Educación y la Justicia, el país tiene que avanzar. Los gobiernos digitales –ya existen en países desarrollados, pero eso no es una disculpa- ofrecen a los ciudadanos mejor interacción, respuestas más rápidas, tramites más transparentes y la posibilidad de mantener informada a todas sus audiencias. Las herramientas tecnológicas permiten establecer procesos que allanan el camino a mejorar los servicios y a entablar relaciones de transparencia con los usuarios. Esto es fundamental, sobre todo por estos días que recibimos la mala noticia de descender 5 puestos en la lucha contra la corrupción.


Y para la gente, para el usuario, la experiencia en el 2010 será en grande. En un año en el que el mundo tendrá los ojos puestos en el mundial, los espectadores serán un gran recipiente de contenidos multimedia, servicios en la red y multiplicidad de información a través de muchos aparatos 24 horas del día siente días a la semana. Renovación total e innovación total: las diferentes pantallas (Computador, Televisión, Celular), y la manera como se conectarán, serán determinante en las decisiones del consumidor que, en últimas determinarán qué productos y servicios serán exitosos.


Es por todo esto que el próximo año será muy bueno para el sector en Colombia. La tarea pendiente, el nuevo papel de la tecnología más central, más estratégico, y, por qué no, la revaluación del peso, que hace la tecnología más asequible, sumarán como factores positivos para que el 2010 sea un buen año.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?