Dinero Video
Filtrar por:

VIDEO

El séptimo sentido: el poder de las conexiones

Tener sensibilidad para evidenciar las conexiones, ver las estructuras, y entender cómo el poder se mueve entre estas, puede hacer una gran diferencia en cuanto sobrevivir y triunfar en una era de redes.

Compartido 0 Veces

En la era de constantes redes, sistemas y protocolos, el séptimo sentido es la habilidad de mirar cualquier objeto o situación y ver cómo han cambiado por las conexiones en redes. Es decir, la capacidad de reconocer y “mover los hilos” para nuestro beneficio.

Hace 300 años, Adam Smith enunció que en una sociedad comercial cada persona debe convertirse en un comerciante, en la era de la conectividad, cada uno de nosotros es un nodo.

También le puede interesar: Hola generación Z la vida después de los millennials

En el año 2016, Joshua Cooper Ramo publicó su libro “The Seventh Sense, que se dedica a analizar en detalle el poder, la supervivencia y la fortuna en la era de las redes y la conectividad.

El autor hace un llamado a aumentar la consciencia de que no estamos viviendo en un momento normal. La Iluminación, Ilustración y la Era de la Razón rompieron casi todas las instituciones establecidas en Europa en ese entonces donde el poder político y económico estaba extremadamente concentrado. La Revolución Industrial hizo lo simple complicado y produjo las guerras más violentas. Con esa Revolución el tiempo se convirtió en dinero, y las luces eléctricas hicieron que la diferencia entre día y noche desapareciera para efectos de productividad. Hubo una época, no muy lejana. en la que los computadores se prendían a las 8;00 de la mañana y se apagaban a las 6:00 de la tarde, de lunes a viernes. Hoy la actividad digital es constante, instantánea y rápida, y mediada por la tecnología y cada vez más por la inteligencia artificial. 

El movimiento cultural e intelectual de la Iluminación nos enseñó que la naturaleza de un objeto, una persona, un voto, o una idea, cambiaba cuando se liberaba de las cadenas de la tradición, la ignorancia, los hábitos o los miedos.

Cuando nos conectamos en redes el poder cambia, cambiamos quienes somos y la forma en la que somos manipulados, atacados, o enriquecidos. Estar conectados y compartir protocolos nos permite sobreponernos a los fenómenos de torres de Babel.  Los protocolos son lo que nos permiten pagar con tarjetas de crédito en diferentes partes del mundo, permiten a los computadores comunicarse entre ellos, organizan las redes comerciales y las bolsas de valores. Un protocolo, en palabras de los teóricos de tecnología Alexander Galloway and Eugene Thacker, es un sistema para mantener organización y control en las redes. Diseñar y controlar un protocolo significa poder controlar casi todo lo importante en un sistema. 

Le sugerimos leer: En redes sociales impacta más la cercanía y la intensidad

Cambiar los protocolos o códigos culturales es difícil. Por eso Joshua Cooper Ramo analiza que el acceso a algoritmos de traducción confiables es más importante que la habilidad de hablar diferentes idiomas y, por ende, ser políglota en el futuro será una especialidad arcaica, puesto que las maquinas se encargaran de eso.  Es decir, el poder no está en quienes dominan más idiomas, o mejor hablan inglés, sino en quienes controlan los sistemas y algoritmos para hacer mejores traducciones. Para Joshua Cooper Ramo, lo que reemplazará al inglés no será el chino o español o el alemán o el árabe, sino los algoritmos y protocolos.  

Desde los años 1970 cuando la programación comenzó a ser parte de la vida académica, social y económica, el científico en computación Josephn Weizenbaum anunció que “cualquiera con una mente razonablemente ordenada puede convertirse en un buen programador, pero requiere madurez para tolerar el largo tiempo entre un esfuerzo y algo que evidencie el éxito”. La era de la conectividad creará una nueva casta. Esta casta no implica el entrenamiento de millones de programadores, pero si un grupo de personas con altas habilidades técnicas para diseñar y controlar sistemas y protocolos, y con un entendimiento histórico y político, que pueden lograr influenciar el pensamiento colectivo.  

El desarrollo del séptimo sentido nos permite identificar y maniobrar la frontera entre la decisión humana y la inteligencia artificial. Las revoluciones no surgen para destruir la humanidad, son para avanzarla. Pero requieren y han requerido valentía, y necesitamos actuar ahora.

Joshua Cooper Ramo propone diferentes elementos para entender las redes y las conexiones.

  1. Las redes surgen para distribuir el poder que estaba concentrado, y ponen el poder en nuestras manos.
  2. Las redes están constituidas de múltiples y complicados componentes, en esencia no son complejas.
  3. El poder de las redes se basa en controlar un sistema que controla a todos los que están conectados.
  4. Para la nueva casta que controla los protocolos y los sistemas, el mundo es una máquina que puede ser codificada.
  5. Las redes son un conjunto de hilos invisibles que decidirán gran parte de nuestro futuro.
  6. Las redes son para comprimir el tiempo, y superar estos sistemas será un elemento predominante del deseo humano y del sentido de humanidad. 

Los poderes de las redes están causando un cambio de dirección en el orden global, y esto tiene implicaciones económicas, militares y sociales. Por esto es importante desarrollar nuestro entendimiento de las redes, el desequilibrio entre las antiguas tradiciones y concentraciones de poder, y las nuevas redes. 

Lea también: El peso de la confianza entre extraños en los negocios

Cargando Comentarios...