Opinión

  • | 2016/08/19 00:01

    Yo voto sí por la PDP

    El gobierno aprovechó el pasado Congreso Empresarial Colombiano organizado por la ANDI, para presentar la anhelada Política de Desarrollo Productivo (PDP) plasmada en un documento Conpes, que intensifica la diversificación y sofisticación del alicaído aparato productivo nacional.

COMPARTIR

La nueva política de desarrollo productivo, aprobada recientemente por el Consejo de Política Económica y Social (Conpes) del DNP, considera maximizar el potencial de varias ramas de la industria relacionadas con cadenas productivas, apostándole, especialmente, a las relacionadas con sectores no minero-energéticos en cuanto a su fortalecimiento internacional, a través del aumento en las exportaciones y su inserción a las cadenas globales de valor.

Actualmente, Colombia tiene cerca de 1.4 millones de empresas, de las cuales tan sólo 400 suman el 80% de las ventas externas. Con esto, se pone en manifiesto la existencia de una base exportadora nacional con un gran  potencial para hacerle frente a la deficitaria balanza de pagos que mantenemos actualmente, jalonando, a su vez, una mayor vinculación de las industrias hacia el desarrollo internacional de vanguardia en el andamiaje productivo.

Asimismo, se pretende un aumento sostenido de la productividad, el fortalecimiento del sector empresarial nacional es clave para aumentar la competitividad y la generación de empleo sostenible que genere ingresos a más familias y potencie ingresos sostenidos que se traduzcan en mayor demanda de bienes en la economía. El punto importante, que funciona como eje transversal, es la focalización de la PDP en las regiones del país, de tal manera que pueda facilitarse el potenciamiento de más zonas en Colombia, aisladas del desarrollo empresarial.

Para ello, el importante insumo que aporta el Atlas de Complejidad liderado por Bancóldex permite, desde el nivel municipal hasta el nacional, identificar conjuntos de productos promisorios para un desarrollo productivo. Es claro que esta herramienta se trata de un insumo técnico, entre varios, que requieren ser asumidos por un proceso de concertación entre actores privados (empresas) y públicos (Estado). La decisión de asumir la focalización, es principalmente de carácter político. Es muy importante entender que el desarrollo productivo está llamado a ser motor de crecimiento en Colombia y generador de oportunidades en una etapa de post-acuerdo.

Para ello, el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo identificó acertadamente en cada departamento las cadenas productivas de éxito bajo dos criterios fundamentales: potencial exportador y capacidad productiva.  Así, las cadenas retratadas fueron: químicos y ciencias de la vida, metalmecánica, sistema moda, agroalimentos, industrias 4.0, y turismo. Estas representan aproximadamente el 60% de las exportaciones nacionales y generan alrededor de 1.2 millones de empleos.

La estrategia productiva establecida en el plan se fundamenta, además, en siete ejes básicos que darán impulso al plan: i) valor agregado con innovación y emprendimiento; ii) adopción de conocimiento y tecnología para ser más productivos; iii) capital humano pertinente; iv) financiamiento para emprender, innovar y exportar; v) encadenamiento de productores con compradores; vi) romper barreras para que el mundo le compre al país y, vii) la calidad como apuesta para ganar mercados.

Uno de los aspectos clave es la contemplación del financiamiento para estimular el emprendimiento y la innovación, para lo cual se planea el desarrollo de fondos de capital privado y de riesgo, y la creación de portafolios de crédito, incluyendo en este último esquemas de redescuento y herramientas que respalden a empresas jóvenes para facilitar el acceso a los recursos financieros.

El desarrollo de la industria nacional a partir del aumento de la productividad, como centro neurálgico tendrá como fin la diversificación con base en la producción de bienes y servicios más sofisticados y con alto valor agregado para mejorar la oferta exportable que tiene el país.

Positivamente, este el plan está apoyado por entidades robustas ya con experiencia y la capacidad de ser el soporte y la guía para la puesta en marcha de cada uno de los ejes para todas las cadenas productivas. Bancóldex financiando, Colciencias e INNpulsa con la innovación y emprendimiento, ProColombia en comercio exterior y el Sena con capital humano y calidad.

Como lo planteaba hace algunos meses, ya tenemos el lineamiento adecuado desde la política pública para potenciar el desarrollo empresarial, que esperamos logre dar el salto que lleve a insertar a las firmas colombianas en las cadenas de valor de los sectores de talla mundial, así como a retomar la atención de la demanda local de bienes y servicios, los cuales son nichos de negocio muy significativos para cualquier empresario. Para la implementación de la PDP, aún se debe escuchar y tener en cuenta, en la construcción de los lineamientos de esta hoja de ruta del desarrollo productivo colombiano de largo plazo, tanto a los expertos internacionales como a los empresarios nacionales.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?