Opinión

  • | 2015/04/23 14:00

    ¿Son los comités de Juntas Directivas una pérdida de tiempo?

    Considerar que los comités de Juntas Directivas no sirven para nada es un mito generado por los empresarios que se derrumba al tener evidencias empíricas de su positiva influencia en la rentabilidad de la empresa, según un reciente estudio realizado por Inalde Bussines School sobre Prácticas de Gobierno Corporativo en las empresas inscritas en el Registro Nacional de Valores.

COMPARTIR

Continuando con el especial Mitos del Gobierno Corporativo, en esta oportunidad haremos referencia al tercer mito, que parte de los empresarios, no de los legisladores, y es el de considerar que los comités gerenciales no contribuyen a la rentabilidad de la organización. Desde mi experiencia como miembro de Junta Directiva, académico en formación directiva y asesor de empresas familiares, les he escuchado decir a muchos empresarios, especialmente de primera generación, que los comités les quitan mucho tiempo, textualmente se refieren a ellos como: “Si quiere que algo no funcione déjeselo a un comité” o “la forma más larga para ir de un problema a una solución es a través de un comité”.

El estudio sobre Gobierno Corporativo al cual hemos hecho referencia desde el inicio del especial, evidencia que las empresas con comités de Junta Directiva, Auditoría y Remuneración, realizados de manera adecuada, presentan cifras de rentabilidad mayores; todo lo contrario a lo que opinan los empresarios. Esa práctica está relacionada positiva y significativamente con el ROA de las organizaciones inscritas en el Registro Nacional de Valores.

Así mismo, al observar los resultados de la muestra, se evidencia que los comités tienen una aplicación bastante incipiente en el país, a pesar de figurar como buenas prácticas en el Código País Colombia, en sus artículos 23, 24 y 25. El artículo 23 se refiere a la creación del Comité de Auditoría, el 24 profundiza sobre el Comité de Remuneración y Evaluación y el 25 sobre las tareas del comité de Gobierno Corporativo.

Si analizamos por qué estos comités pueden generar una mayor rentabilidad, la razón fundamental es que al hacer la revisión de las cuentas por parte del Comité de Auditoría, hay mayor control y se facilita encontrar ineficiencias que pueden ir corrigiéndose, el Comité de Remuneración y Evaluación contribuye a buscar un equilibrio entre la rentabilidad de la empresa y la escala salarial, logrando regular las bonificaciones de manera adecuada para la organización, así como evitar conflictos de interés generados cuando los directivos, especialmente si es una empresa familiar, se asignan salarios estrambóticos. El comité de Gobierno Corporativo, puede no tener una correlación directa con los demás, pero busca la transparencia tanto en los procesos como en la resolución de conflictos. Está comprobado que las organizaciones que cuentan con Junta Directiva, son miradas desde afuera con mayor respeto y credibilidad, porque se intuye que ejercen una función de control, logrando así mayor agilidad y transparencia, lo cual mejora la rentabilidad. El estudio confirmó también que cuando la junta cuenta con miembros realmente independientes, los comités de junta contribuyen a un mejor desempeño general de la firma, por tanto, es una lástima que en Colombia aún sea tan incipiente este tema, que a nivel mundial está formalizado en la ley, como es el caso de Estados Unidos.

Los comités gerenciales formalizados desde la ley complementan mejor las estrategias. Al hacer una separación entre empresa familiar y no familiar encontramos datos sorprendentes y preocupantes. En la empresa no familiar contar con estos comités tiene una tendencia positiva y significativa, no obstante en la empresa familiar, los comités de junta en ocasiones suelen generar rentabilidades negativas o desempeños negativos con significancia estadística. La razón fundamental es porque la mayoría cuenta con un sólo miembro independiente, lo cual indica que son los mismos miembros internos quienes hacen la auditoría, con lo cual se fijan los salarios y las bonificaciones que quieren, lo que se ve reflejado en relaciones difíciles entre ellos. Así como el adagio popular que dice: “Una golondrina no hace verano”, un solo miembro externo no hace posible el cambio. Es una situación compleja de resolver en las empresas familiares.

Señores empresarios, los comités de junta son buenos si hay un comité de miembros independientes y no como se dice en el Código País Colombia: “… que sea al menos un miembro de junta independiente”. Ya tenemos una luz de lo que podemos llegar a alcanzar si conformamos comités gerenciales con miembros independientes y responsables, pero aún nos falta camino por recorrer.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?