Opinión

  • | 2016/10/12 00:01

    Unir lo digital y lo real, la clave para el comercio del futuro

    Hemos visto cómo la era digital ha transformado todos los negocios y empresas. El comercio ha sido uno de ellos, porque le ha permitido adelantarse a las necesidades de sus clientes.

COMPARTIR

La experiencia de compra que todos hemos tenido ha venido cambiando a través de los años. Es más, en la actualidad se ha hecho cada vez más rápida o eficiente. Todo esto, gracias a la tecnología.

Lea también: Los móviles nos superarán: ¿Estamos listos?

Quizás nunca hemos entendido cuál es la relación entre tener una tienda, la era digital y las decisiones de compra de nuestros clientes, pero las grandes compañías, que han entendido el valor de los datos que esos mismos compradores comparten, han demostrado que existe y que es una buena manera de aumentar la rentabilidad de sus negocios. Unir lo real (los productos, el inventario, etc.) con lo digital (estas soluciones) es fundamental.

Es algo sencillo de entender: el análisis de esos datos nos permite como empresarios adelantarnos a las necesidades de nuestros clientes a partir, por ejemplo, de sus gustos en las redes sociales o de sus búsquedas a través de internet. Toda una ruta de información que nos permite tener en nuestras tiendas, por ejemplo, un mayor número de productos preferidos por una población geográficamente determinada.

En esa misma línea, contar con soluciones tecnológicas dentro de nuestras compañías que nos permitan tener controlados nuestros inventarios o bien distribuirlo entre nuestros puntos de venta teniendo en cuenta las preferencias de nuestros clientes harán que la compañía cuide sus recursos al evitar gastos innecesarios en productos que no serán tan vendidos.

Todo radica en soluciones que se han denominado de analítica. Esas mismas, mezcladas con equipos tecnológicos que nos permitan el control de nuestro comercio, nuestros productos y que comunique nuestras diferentes tiendas, harán a cualquier negocio más efectivo, productivo y, sobre todo, rentable.

Lea también: Colombia está superando la brecha de habilidades TI

Otro punto importante es que, a medida que las experiencias de compra digital se convierten en la nueva tendencia dominante, los comercios minoristas deben actuar rápidamente para asegurar no verse obstaculizados por los competidores tradicionales ni los participantes innovadores y exclusivamente virtuales, que se adaptan más rápidamente.

Los pequeños comercios deben empezar a mirar opciones en las que puedan formar parte de esta tendencia que ya ha revolucionado la manera de comprar en el mundo y que no es ajena ahora a países como los latinoamericanos, entre ellos Colombia, que han entendido que el hábito de comprar ha dejado de ser en mero impulso para convertirse en una decisión inteligente.

Eso sí, los beneficios no son solo para las empresas. La unión entre lo digital y real también ha mejorado la experiencia de compra de todos. Como lo decía anteriormente, ya solo basta con pasar por la tienda para hacer una transacción monetaria, porque a través de internet podemos apreciar el producto que nos interesa. Esas son las posibilidades de unir el comercio con la tecnología.

En esa misma línea, el delivery de los productos ahora también es posible hacerlo en casa para continuar una tarde de compras en el centro comercial sin tener que cargar paquetes o bolsas, por ejemplo. Además, podemos estar seguros, con algunas reservas, que recibiremos la publicidad que de verdad nos interesa, y no nos bombardearán con anuncios de productos y marcas que no son de nuestra preferencia.

Como se ve, los beneficios son de parte y parte. Esta mezcla es clave para el comercio del futuro. Eso sí, como se ha dicho siempre, lo importante es encontrar soluciones específicas para cada necesidad y proveedores confiables.

Lea también: Un panorama TI alentador

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?