Opinión

  • | 2013/04/26 16:00

    Una semana de aliento para los inversionistas

    Los bancos centrales nuevamente siguen siendo los héroes para los inversionistas. Opinión de Santiago Maggi*.

COMPARTIR

La penúltima semana de abril no podía ser más deseada para los inversionistas después que en las dos semanas pasadas los principales índices accionarios cayeran más de 3 por ciento y con un entorno económico que no es para nada incoherente con tal comportamiento de los mercados.

Los bancos centrales nuevamente siguen siendo los héroes para los inversionistas, y parece que las cifras económicas débiles en EE.UU, el pobre crecimiento en ventas del sector privado, y el empeoramiento de cifras de empleo en Europa no son elementos suficientes para frenar el ímpetu de invertir en los mercados de riesgo, ya que el costo de oportunidad de invertir en otras clases de activos es lo suficientemente alto para hacer caso omiso a la plataforma de los fundamentales.

Los reportes de utilidades han sido la mejor evidencia del poder de los bancos centrales, pues la relación entre ingresos y utilidades netas deja claro que los buenos reportes de utilidades vienen, en su mayoría, de reducciones en los gastos y no mejores ingresos.

El mercado continúa en un área de definición, y el lema que hemos manejado, “en abril prioridad es proteger ganancias”, sigue siendo un acierto para el mes de mayo. Los niveles técnicos demuestran que el mercado podría continuar su tendencia alcista, no obstante el riesgo de ser agresivo en este momento es muy alto pues la probabilidad de una sana caída en el mercado también es un escenario probable.

Portfolio Manager/Managing Partner
Latmark Asset Management, LLC
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 526

PORTADA

Estas son las pymes más ganadoras de Colombia en 2017

Las pequeñas y medianas empresas se ratifican como las locomotoras del país, no solo por su aporte al empleo, sino porque su menor tamaño les permite capotear mejor la desaceleración. Estas son las que más facturan.