Opinión

  • | 2016/11/30 00:01

    Un solo rumbo para el petróleo: abajo II

    Personalmente considero que un congelamiento o un recorte inferior a 2 millones de barriles al día, no serían suficientes y originarían caídas importantes en el precio del crudo.

COMPARTIR

En abril del presente año escribí la primera parte de esta columna “un solo rumbo para el petróleo” , en aquella oportunidad expresaba mi pesimismo con respecto a la reunión de la Opep en Doha y demostraba como el precio del petróleo generalmente repuntaba antes de los encuentros del grupo, solo para caer con fuerza una vez se conocía que no había acuerdos para congelar o para reducir la producción de petróleo.

Veo con preocupación que nuevamente nos encontramos ante el mismo escenario y otra vez los inversionistas se dirigen como vacas al matadero, presionando el precio del petróleo al alza solo para ver desvanecidas sus utilidades una vez finalice la reunión del 30 de noviembre.

Lea también: El infierno petrolero está lleno de reuniones de la Opep

Como agravantes, el escenario actual tiene algunas diferencias con respecto al observado en el mes de abril, por un lado tenemos un dólar mucho más fuerte y por otro lado las eficiencias del sector del Shale oil en Estados Unidos me hacen pensar que la Opep creó un monstruo difícil de controlar.

Dólar fuerte:

Tradicionalmente la correlación entre el petróleo y el dólar ha sido inversa, y esto es apenas natural si tenemos en cuenta que el petróleo está expresado en unidades de dólar, sin embargo, desde finales de septiembre, la correlación se ha tornado positiva, lo cual es una combinación explosiva:

Dada la fortaleza del dólar, el precio del petróleo se encuentra desequilibrado, ya que no solo un barril de petróleo vale más, sino, que valen más los dólares para comprar dicho barril, esto abre la posibilidad para una corrección hacia los 30 dólares por barril, situación que sería nefasta para algunas economías emergentes como la Colombiana.

El monstruo que creó la Opep:

La estrategia de la Opep tenía mucho sentido; incrementar la producción de tal forma que el colapso en los precios del petróleo sacara del mercado a los productores de shale oil, una especie de harakiri económico con el cual países como Venezuela no han estado muy de acuerdo que digamos.

Lea también: Fin de año de película

Dicen que tiempos difíciles crean grandes hombres y parece que esto aplica muy bien a los productores de shale oil:

Los productores de shale oil en Estados Unidos han generado grandes eficiencias llevando su punto de equilibrio a algo más de 30 dólares por barril, esto sin contar con las medidas de  apoyo que ha prometido el presidente electo, con lo cual la Opep no la tiene fácil, ¿continuarán con su dura estrategia de mantener los precios bajos o se resignarán a perder cuota de mercado?

El resultado es que la producción mundial de petróleo se ha incrementado en un mundo de precios bajos:

Es probable que cuando usted lea este artículo, ya se conozca el resultado de la reunión de la Opep; personalmente considero que un congelamiento o un recorte inferior a 2 millones de barriles al día, no serían suficientes y originarían caídas importantes en el precio del crudo.

Lea también: Señor Trump, salve usted América

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?