Opinión

  • | 2017/08/07 00:01

    Un nuevo mundo con tasas de interés bajas

    Lo que sí es claro es que a pesar de varias economías en pleno empleo, el nuevo punto de equilibro en crecimiento económico y respectivas tasas de interés será menor.

COMPARTIR

Han sido casi 10 años desde que sucedió la peor crisis financiera global desde la “Gran Depresión” de principios de 1930. Sin embargo a pesar del tiempo, hasta el consumidor promedio sabe que vivimos en un mundo diferente, y que infortunadamente no es el mejor desde la perspectiva de las oportunidades económicas.

Los indicadores económicos en el mundo son una breve reseña de que la situación actual está lejos de ser la mejor. Por ejemplo en el caso de EE.UU una década después de la crisis financiera, vemos poca tracción en consumo personal, ventas de vehículos en desaceleración, e inversión privada baja a pesar de una tasa de desempleo que se encuentra en 4,4%. La tasa de participación laboral en EE.UU sigue tendiendo a la baja, los salarios carecen de crecimiento, y las nuevas generaciones se han encargado de reducir su patrón de consumo frente a un presupuesto más restringido en el hogar. Por ende, esperar un crecimiento superior al 3% en EE.UU es probable algo que no lo volvamos a ver por un buen tiempo.  

Le sugerimos leer: El potencial de las empresas en mercados emergentes

En China la historia no es muy alentadora. Aunque el crecimiento de la población urbana en China sigue creciendo a pasos agigantados, el potencial de crecimiento sigue siendo cada vez menor. Mientras China crecía 14% hace diez años atrás, ahora se espera que crezca menos de 7% en los próximos tres años. Europa, Japón, y las otras economías desarrolladas tienen cada uno una historia particular de crecimiento que coincide con menores perspectivas de crecimiento para los próximos años.

Para el caso de América Latina las perspectivas no pueden ser muy diferentes, ya que la región hace parte de las regiones emergentes que dependen en gran parte del consumo de países desarrollados, en particular del crecimiento en China.

También le puede interesar: Los cuatro riesgos que amenazan al crecimiento global

La regla de la curva de Philips, la cual sugiere que menor tasa de desempleo implica mayor inflación, es una relación que se ha quebrantado en los últimos años y que pareciera no volver. En ese sentido, menor desempleo no generará más inflación, y por lo tanto los bancos centrales no tendrán mucha presión para reducir su chequera.

En términos de política monetaria, no es de subestimar que una década después de la crisis sigamos viendo políticas expansivas en Europa y Japón, sin ninguna expectativa cercana de que esto cambie. Tampoco es de ignorar que sigue siendo una gran incógnita si la FED logrará subir tasas de interés para lo que resta del 2017. Lo que sí es claro es que a pesar de varias economías en pleno empleo, el nuevo punto de equilibro en crecimiento económico y respectivas tasas de interés será menor. 

Lea también: Inversiones en América Latina oportunidades en medio del pánico

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 524

PORTADA

Así es el mercado de los bufetes de abogados en Colombia

En un año que no resulta fácil para la economía, la actividad de las firmas legales está más dinámica que nunca. Los bufetes de abogados se juegan el todo por el todo.