Revista Dinero

Gonzalo Gómez-Betancourt.

| 9/16/2013 10:00:00 AM

Falta de entendimiento familiar ante situaciones riesgosas

Las familias empresarias son susceptibles de ver amenazada su seguridad e integridad personal. Cuando estes se presenta, tienen dificultad en manejar la situación, aquí algunas estrategias para no caer. Opinión de Gonzalo Gómez-Betancourt.*

por Gonzalo Gómez-Betancourt.

Deseo cerrar este especial de Trampas Familiares con un tema neurálgico, pero necesario de tratar y analizar al interior de las familias empresarias, como lo es la dificultad y falta de entendimiento que puede surgir entre sus miembros como consecuencia del secuestro de algún miembro de la familia por parte de grupos armados irregulares al margen de la ley, como guerrilla, paramilitares o delincuencia común, que buscan con este tipo de delitos financiar su actuar delincuencial. En el transcurso de mi ejercicio profesional en los últimos 18 años, he encontrado con mucha preocupación que este hecho puede acabar con la unidad familiar porque sus miembros no saben cómo actuar frente a una situación tan delicada y riesgosa.

Recuerdo con mucha tristeza el caso de una familia de tercera generación que aún lamenta el distanciamiento del que fueron víctimas luego de presentarse el secuestro del fundador, porque existían entre sus miembros dos posiciones radicalmente opuestas frente a la solicitud de los delincuentes de pagar por su rescate. Un grupo de familiares opinaba que debía pagarse y el otro grupo decía que no, finalmente se decidió pagar y el sucesor volvió a la familia. Los que estuvieron de acuerdo en pagar, le contaron al fundador que muchos no habían estado de acuerdo, lo que no sólo generó un gran resquemor, sino que luego sucedió lo inevitable, volvieron a secuestrar a otros familiares en periodos diferentes, con lo cual empezó a cuestionarse la decisión tomada, finalmente a toda la familia le tocó marcharse del país, porque la manera como manejaron la situación terminó por convertirse en un verdadero negocio para los delincuentes.

Otra historia que nos debe hacer reflexionar sobre este tema, fue la vivida por una familia empresaria en la que el fundador había sido amenazado y ante el hecho, le dice a sus hijos que en caso de un secuestro no paguen, porque el preferiría acabar con su vida antes que la familia se viera en la necesidad de acabar con el trabajo de toda la vida para rescatarlo. Sin embargo no lo secuestran a él, sino a uno de sus nietos, frente a esta situación lógicamente él cambia de parecer y termina por pagar porque jamás desearía que su nieto tomara una decisión tan radical como la que él había pensado.

A otra familia empresaria le secuestran al padre, sus familiares conscientes de que ninguno sabe cómo actuar en estos casos, solicitan colaboración de las autoridades competentes en el tema y ningún familiar participa en sus decisiones, pues se ponen de acuerdo es que sea el grupo de profesionales quien actúe. Este grupo hace los respectivos seguimientos para determinar si era un grupo insurgente o delincuencia común, cuando determinaron de quién se trataba, deciden hacer una estrategia de negociación muy fuerte con los secuestradores, cosa que un familiar no hubiera aguantado. Así logran dar con el paradero del secuestrado, liberarlo y capturar a los extorsionistas, con lo cual el padre regresó sano y salvo, no se puso en riesgo la viabilidad de la empresa ni la unidad familiar. En esta decisión se nota que hubo la capacidad de pensar con sangre fría en cómo actuar y en quién confiar para lograr en medio de una situación tan riesgosa, un buen resultado. La familia no ha vuelto a tener más situaciones de riesgo.

Estimados empresarios, muchos de ustedes se preguntarán ¿por qué incluyo este tema de seguridad como la última trampa de las 10 que tratamos a lo largo del especial? Lo hago porque si bien la gran mayoría de ustedes no ha tenido esta experiencia y ojalá no la viva jamás, me parece fundamental que así como las familias empresarias deben tener estrategias en todo el tema empresarial, éstas también deben existir en el tema de seguridad personal y lo más recomendable es que sean a priori y no a posteriori. Así ante cualquier eventualidad, las familias estarán preparadas para actuar.

Para ilustrar algunas estrategias de familias empresarias para salvaguardar su seguridad, les cito el caso de una familia muy rica que jamás ha tenido una dificultad de ese orden a pesar de estar en un sector de la economía muy visible. Su primera decisión fue manejar un bajo perfil, la segunda incorporar en la compañía un alto grado de responsabilidad social, en cada ciudad o pueblo donde tienen sucursales, realizan una actividad social muy fuerte con la comunicad, con lo cual se han ganado el cariño y el respeto de la gente. Solo en una oportunidad tuvieron un intento de secuestro, que se dio sin que los delincuentes tuvieran conocimiento que era el dueño y fue la misma comunidad quien informó a las autoridades y fue posible reaccionar. La estrategia del bajo perfil es tan poderosa que los niños de la familia, jamás mencionan en su colegio que tienen empresa. No tienen escoltas, ni carros blindados, no se visten con ostentación, nadie los reconoce como dueños de sus compañías.

Este es un tema que no se debe desconocer a pesar de los avances en materia de seguridad en Colombia. Por ejemplo, algunas familias designan un altísimo presupuesto de la empresa a la seguridad: escoltas, carros blindados, asesoría de sofisticadas compañías, sin embargo lo que logran es generarle a todos los miembros de la familia unos temores impresionantes frente al país, con lo cual las segundas y terceras generaciones piensan más en abandonar el país, que en lograr el crecimiento de sus compañías, por lo que considero es un tema para analizar en el seno familiar. Con estas experiencias de empresarios familiares de diferentes países de Latinoamérica, finalizo este especial cuyo objetivo es lograr que Usted como miembro de primera, segunda o tercera generación, pueda analizar y confrontar si en su organización o familia existen una, dos o todas las trampas expuestas. Para su mayor comprensión, invito a todos los empresarios que siguieron este especial, a que la próxima semana en este mismo espacio diligencien un sencillo cuestionario de diagnóstico, mediante el cual podrán identificar las dificultades por las cuales puede estar pasando su familia o su empresa sin que posiblemente todos los miembros sean conscientes de ello.

Los empresarios que diligencien este cuestionario podrán asistir a una conferencia de Trampas Familiares en INALDE con nuestro grupo de estudio para orientarlos en la mejor manera de ir liberado a su organización y su familia de estas dificultades conocidas como trampas familiares, que en el mediano o largo plazo pueden afectar la supervivencia de su empresa.

Hasta entonces

* PhD. – gonzalo.gomez@inalde.edu.co
Director del Área Family Business, INALDE Business School, Universidad de La Sabana.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×