Opinión

  • | 2016/07/23 00:01

    Las tendencias, oportunidades infinitas de negocios

    Esta importante fuerza socio cultural, perteneciente al entorno externo que enfrentan las empresas, es una fuente inagotable de ideas para mejorar su oferta al mercado o para los emprendimientos y pequeños negocios que quieren ganar un lugar en el mismo.

COMPARTIR

La responsabilidad de identificar los principales cambios en el mercado es una de las funciones de los directivos de mercadeo pero igualmente se convierte en un imperativo para todos aquellos pequeños y medianos empresarios o para las personas que desarrollan emprendimientos o “startups”. Esta situación lleva a que estos individuos estén al corriente de las nuevas tendencias y busquen permanentemente nuevas oportunidades de negocio.

Una tendencia es concebida como “la dirección o secuencia de acontecimientos que adquiere cada vez más fuerza y que presenta cierta duración. Es más  predecible y duradera que las modas pasajeras y revela cómo será el futuro ofreciendo numerosas oportunidades”.

La empresa consultora BrainReserve y más concretamente su directora y propietaria Faith Popcorn, considerada por muchos como la “Nostradamus del Marketing” y asesora de numerosas multinacionales en temas de planeación estratégica y demanda, predijo en su obra “El Reporte Popcorn” en 1991, lo que serían las principales tendencias para la última década del siglo pasado y la primera del presente siglo. Aquí examinaré diez (10) tendencias y algunos negocios que se han establecido últimamente siguiendo dichos movimientos:

  • Encapsulamiento: la gente tiende a retraerse en su hogar, trata de hacerlo más seguro y más confortable. Esta fortaleza se constituye en su centro de producción (trabajo desde el hogar), los automóviles se vuelven igualmente más confortables y al refugio del consumidor solo entran las personas que él desee. A esta tendencia, igualmente denominada el “avestruz”, se le puede asociar el calificativo de aislamiento y muchos negocios o comportamientos actuales dan cuenta de que ha sido una realidad indiscutible: el teletrabajo, los domicilios, la domótica, el internet de las cosas, la venta directa, los aparatos tecnológicos, etc. 
  • Aventuras fantásticas: se trata de una evasión indirecta de la realidad que realizan las personas a través del consumismo. Corresponde igualmente a un retraimiento pasajero del mundo desbordante y fantasioso, en una situación extraña o en una experiencia insólita. La tendencia puede estar asociada a las experiencias distintas que buscamos las personas. Ideas de negocios actuales relacionadas con esta tendencia pueden ser: los sitios de comidas extrañas o alternativas, los viajes exóticos (safari, ecoturismo), etc. 
  • Pequeñas indulgencias: en momentos de privaciones y de malas noticias, ciertas gratificaciones pueden compensarnos emocionalmente. Estas concesiones que nos hacemos a nosotros mismos como personas son realizadas con convicción y pueden ser mínimas pero nos reconfortan ostensiblemente. Se puede asociar al “merecimiento” y encontramos negocios que aprovechan al máximo la tendencia: especialidades culinarias, cortos viajes de placer, artículos de lujo, etc. 
  • Egonomía: se refiere a la proyección del ego en el objeto que se adquiere, esto permite a los consumidores el sentirse exclusivos y distintos, a promover la cultura del “yo”, a tender hacia la individualización y la diferenciación respecto a los demás. Un calificativo asociado con la tendencia puede ser el individualismo o la personalización. Esta situación se puede encontrar en negocios tales como la exclusividad de los artículos artesanales, la “individualización masiva” de los vehículos, el vestuario “única talla y diseño”, etc. 
  • Liberación: el deseo de una vida más simple y menos ajetreada, estar dispuesto a dejarlo todo y perseguir los sueños no solo en cuanto a disfrute sino igualmente en cuanto a trabajo haciendo lo que más nos agrade. Asociado a esta tendencia podría estar el concepto de “escape” y un negocio actual que ha aprovechado este movimiento pueden ser los proyectos inmobiliarios que se desarrollen en las afueras de las ciudades. 
  • Juvenilización: se trata de un desafío a los límites biológicos de la edad, reubicando la línea que separa la juventud de la madurez, se considera igualmente como una reinterpretación de la definición de la edad, una especie de cuenta regresiva para cada grupo generacional de la sociedad. Se puede vincular con una especie de “regresión” que viven los consumidores de cierta edad. Ejemplo de negocios alrededor de este movimiento pueden ser todo tipo de productos dirigidos al mercado de personas maduras que quieren sentirse jóvenes. 
  • Estar vivo: es una búsqueda más amplia, no solo de una vida mejor, sino también de una existencia más dichosa y prolongada. Eso encuentra respuesta en la prevención de las enfermedades, de la vejez y de la misma muerte, con solo decidirnos a hacerlo, consultar a los expertos y hacer las cosas debidas. La “supervivencia” es un concepto ligado e ideas de negocios actuales pueden ser la medicina alternativa, la meditación, los spas y los CAF (centros de acondicionamiento físico). 
  • El consumidor vigilante: el consumidor se está defendiendo y empieza a actuar a su manera pues se encuentra confrontado diariamente a la calidad deficiente de los productos, a la irresponsabilidad y a las afirmaciones fraudulentas de los productores lo que lo ha llevado a levantar una voz de protesta contra la falta de ética comercial. Movimientos de información a los consumidores (“Tal cual” de la Federación Colombiana de Consumidores) y el mismo estatuto del consumidor (ley 1480 de 2011) son acciones que siguen esta tendencia. 
  • Las “99” vidas: los consumidores nos sentimos tan presionados en el “día a día” que nos vemos obligados a realizar muchas cosas al mismo tiempo. Nos volvemos “multifunción” para poder cumplir con nuestras responsabilidades y actos de consumo. La “conveniencia” puede ser una noción ligada a esta tendencia. Las aplicaciones, los mismos dispositivos móviles y los “almacenes de conveniencia” son casos de aplicación de esta tendencia. 
  • “S.O.S”-salvemos nuestra sociedad: se trata de cualquier esfuerzo que contribuya a iniciar un período de verdadera responsabilidad social, de honestidad, de consagración a la protección del ambiente, la educación y la ética. La conciencia que tenemos los consumidores de que es necesario “salvar nuestra sociedad” está muy arraigada, proceder con rectitud ya no es una opción, es un deber. Múltiples acciones emprendidas por las empresas en el campo de la RSE (Responsabilidad Social Empresarial) son testimonio de esta tendencia.

 Se advierte pues, que estas tendencias no solo se cumplieron en el periodo analizado sino que igualmente siguen siendo la base de muchas empresas y emprendimientos que actualmente encontramos en la economía de muchos países incluido el nuestro. Se trata por lo tanto de ideas valiosas a seguir para aprovechar estos movimientos a favor de tantos pequeños empresarios, emprendedores, innovadores y creativos que existen en Colombia.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?