Opinión

  • | 2013/07/22 09:00

    Tailandia en un siglo de transformaciones estructurales

    Logró una tasa de desempleo de 0,7%, y en menos de un siglo ha hecho la transición del feudalismo agrario al capitalismo social, pasando por el capitalismo industrial, comercial, y financiero. Opinión de Maria Alejandra Gonzalez-Perez.*

COMPARTIR

Hasta hace menos de un siglo, Tailandia contaba con un sistema de feudalismo agrario en donde la tierra pertenecía en su totalidad al Rey, contaba con un sistema de “franquicias” administradas por señores feudales, y un 50% de la producción era dividido entre servidumbre, señores feudales, y el Reino de Siam. En 1932, Tailandia (el Reino de Siam) hizo la transición económica a un sistema de capitalismo agrario donde la servidumbre pasó a ser un campesinado obrero con asignación salarial, pero con una limitada actividad comercial.

Tailandia ha tenido varios procesos de transformación estructural, como describió el Dr. Olarn Chaipravat (consejero económico del Primer Ministro, y Presidente la Representación Comercial de Tailandia)” a los representantes del Consorcio Asia Pacífico para la Educación y la Enseñanza de Negocios Internacionales (Paciber), “uno de los procesos de transformación estructural de Tailandia, estuvo a cargo del Rey Chulalongkorn quien a través de reformas sociales y de tierra liberó al país del modelo de servidumbre, buscando el establecimiento de una democracia en donde pudiera operar un modelo capitalista con incentivos económicos para fomentar la productividad”. En el periodo 1945-1970, el capitalismo industrial y comercial liderado por compañías multinacionales japonesas y estadounidenses comenzó en Tailandia, y empezaron a producirse en el país bienes para demandados en estos países.

Posteriormente, entre 1970 y 1985, el país tuvo el primer periodo exportador del modelo Tailandés de capitalismo industrial, el cual se centró en sector automotriz y electrodoméstico con el liderazgo de empresas como Toyota, Sanyo, Toshiba y Phillips). Luego entre 1985 y 1997 con la revaluación aguada del Yen Japonés, comenzó lo se conoce como la era dorada de la economía tailandesa, en donde hubo una relocalización masiva de la producción japonesa a Tailandia. Con la Crisis Financiera Asiática del 1997 (conocida como la crisis Tom Yum Koong), los países miembros de ASEAN (Asociación de Naciones el Sureste Asiático) acordaron lo que se conoce como la Iniciativa de Chiang Mai, y que consistió en la constitución de un fondo inicial de reservas extranjeras equivalentes a US$120.000 millones (expandido a US$240.000 millones en el 2012) destinado a ayudar a sobreponer a los países más afectados con la finalidad de controlar la crisis.

Como respuesta a esta crisis, surge en el año 1997 en Tailandia el “Capitalismo Financiero”, el cual duró hasta la crisis financiera de Estados Unidos y Europa en el 2008, y del cual el país aprendió a focalizarse en aumento perseverante de la productividad, revisar constantemente la estructura de costos, y evolucionar del modelo de producción estandarizada de gran escala en grandes empresas, a producción en pymes centrada en responder a las demandas específicas de consumidores (Buscando diferenciación con la manufactura china).

Desde el año 2012, de los aprendizajes de los modelos capitalistas previos surge el “Capitalismo Social Tailandés con crecimiento incluyente”, o “Capitalismo de la Gente”, el cual se caracteriza por buscar la distribución de los ingresos, lograr cobertura universal de salud, proveer de facilidades de crédito, conceder acceso gratuito a educación secundaria, dotar con una tablet para cada niño, contar con un fondo para la financiación de nuevas iniciativas empresariales, protección de propiedad intelectual, aumentar el salario mínimo y los ingresos de los nuevos profesionales, dar prioridad a los derechos humanos y a los aspectos medioambientales.

Tailandia tuvo un crecimiento del PIB real en 2012 de 6,5% (proyectado a 4,6% para el 2013), y se espera que haya un aumento en la inversión pública de 12,5% durante el año 2013. En el año 2012, el salario mínimo diario subió 40% (actualmente 400 Baht por día). Es un país joven de 68 millones de habitantes, donde más del 90% de la población tiene menos de 64 años, solo el 35% de sus habitantes viven en zonas urbanas, y el índice de alfabetismo supera el 95% de la población.

Dado el bajo nivel de desempleo de solo 0,7% en el 2012, con expectativa de bajar a 0.6% en el 2013, una de las dificultades que enfrenta la comunidad empresarial en Tailandia es el reclutamiento de fuerza laboral tanto calificada como operativa.

La profesora Wila-Sini Wongkaew de Chulalongkorn Business School, explica que con la introducción y los recientes aumentos del salario mínimo en Tailandia, el país no puede competir mundialmente como una país de bajos costos laborales de producción, y esto ha forzado necesariamente a centrarse en aumentar la calidad y los niveles de diferenciación, razón por la cual la tecnología e innovación son fundamentales para este fin. Parte de esto se lograría en el 2015 con la integración económica regional mediante la Comunidad Económica del ASEAN, la cual tiene provisiones especiales para facilitar la participación de pymes en cadenas regionales de producción.

Pese a estos aspectos tan positivos, existen hoy en día limitaciones reales en Tailandia ligadas a inestabilidad política tanto presente como latente entre populistas y tradicionalistas. Por un lado, recientes ataques violentos en el sur del país entre islamistas, y no islamistas. Y por otro lado, desde que el ex primer ministro Thaksin Shinawatra fue derrocado por el ejército en el año 2006, hay protestas y enfrentamientos entre los camisas amarillas (Alianza del Pueblo por la Democracia quienes apoyan a Yingluck Shinawatra, actual primer ministro, y a la monarquía del Rey Bhumibol Adulyadej -Rama IX-) y los camisas rojas (Frente Unido por la Democracia, quienes son la oposición y apoyan al ex ministro derrocado).

(PhD). Departamento de Organizaciones y Gerencia, Universidad Eafit.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?