Opinión

  • | 2016/03/02 00:01

    ¿Su empresa es aún reflejo de un pensamiento lineal?

    En la actualidad asistimos a una cantidad de cambios provenientes especialmente de los descubrimientos de la física cuántica y con ellos de la manera de ver otras realidades, entre ellas, la empresa y la toma de decisiones lineales o sistémicas.

COMPARTIR

Durante siglos, los estudiosos de la física realizaron sus investigaciones y desarrollos de la humanidad, estructurados bajo el esquema del pensamiento lineal. Es decir, reducimos la realidad a la física Newtoniana, fuerza es igual a  masa por aceleración (F=m.a), lo que significa que en cualquier momento del desplazamiento de un cuerpo, es susceptible localizarlo en el espacio y en el tiempo.

Gracias al surgimiento de la mecánica cuántica y a sus descubrimientos, en el universo subatómico el espacio no es vacío sino un continuum de energía (movimiento constante) y el tiempo, es susceptible de ser modificado. A pesar de que la ciencia tradicional quiso mantener ocultos estos hallazgos porque significaba un cambio de paradigma drástico, dichos planteamientos ya tienen los suficientes sustentos científicos. Por ejemplo hoy el tiempo de un viaje interplanetario puede reducirse a través de un portal dimensional. De igual forma, el físico Hugh Everett, creador de la teoría de los Universos paralelos en la que entran en juego la existencia de varios universos o dimensiones/realidades relativamente independientes, también ha generado grandes controversias.

¿Por qué son tan relevantes estos aportes de la mecánica cuántica? Porque a partir de sus revelaciones se descubrió el fenómeno de la correlación entre partículas. En palabras simples equivale a decir que todo está interconectado, lo cual cambia totalmente la visión del pensamiento occidental, en el que ingenieros y en general todos los profesionales miran los problemas desde el pensamiento lineal, cuando en realidad ningún evento sucede de manera lineal, sino de manera paralela, al mismo tiempo están pasando diferentes acontecimientos.

Un ejemplo de esta visión lineal tradicional de los empresarios es que si su objetivo es ganar dinero, lo lógico es vender mucho a un buen margen y tener unos gastos controlados de manera que en ese proceso quede una buena utilidad para el accionista. No se analiza nada distinto.

Bajo ese pensamiento lineal, el empresario independientemente de lo que esté pasando, para mantener las ganancias sube constantemente el precio de los productos, baja los costos todo lo que se pueda para que el competidor no le quite el espacio, trata de amarrar al proveedor con bajos precios y a los empleados los mantiene con un salario mínimo, a los bancos los pone a competir por la tasa más baja y al Estado le incluye todos los gastos que pueda para lograr un mínimo de impuestos y un máximo de utilidad.

Sin embargo, los sistemas están conformados por seres vivos, y poco piensa el empresario que si el proveedor no está satisfecho se puede ir, que si no paga bien a los empleados van a perder la motivación y pueden bajar la calidad del producto, si no paga impuestos, puede verse abocado a un problema fiscal, si ocurre una catástrofe o un cambio climático, puede perder toda la producción, en fin es un sistema interconectado en el cual todo debe estar en equilibrio para funcionar de manera óptima.

Si en un ser vivo el equilibrio se logra cuando mente, cuerpo y espíritu están sanos, lo mismo pasa en las empresas. Empresas socialmente responsables son más productivas. Todos sabemos que llegó la nueva era al mundo y aunque muchos tratamos de estar en armonía en nuestra vida personal, se nos olvida aplicar estos principios de equilibrio en la empresa, estamos destinados a cambiar este mundo lleno de vergüenza, de dolor, de barbarie. Si ustedes señores empresarios que tienen personas a su cargo, poder de decisión, de negociación no lo hacen, ¿quién están esperando que lo haga? Ser un directivo no es un privilegio, es una responsabilidad grande.  

Cómo pasar del pensamiento lineal al pensamiento no lineal o sistémico

  1. Rodee su empresa de personas de diferentes edades, profesiones, conocimientos y formas de ver la realidad. La física cuántica dice que el observador afecta lo observado y puede cambiar la realidad. Nosotros tenemos un instrumento que es el cerebro adaptado a ver la realidad de la misma manera y por eso nos rodeamos de personas que piensan similar a nosotros, con lo cual es difícil encontrar otros caminos.
  2. Libérese del racismo intelectual. Si usted quiere estar en esta nueva forma de pensar, no invada a las personas que no piensen como usted. Cuando la gente intelectualmente choca con usted se vuelve un problema emocional y eso impide avanzar y en lugar de construir, divide.
  3. Haga ejercicios sistémicos de pensamiento. La profesión más sistémica es la medicina, por eso es tan usual que un médico convencional mejore un sistema pero deteriore otro. Al desarrollar un pensamiento sistémico se entiende que todos los órganos están interconectados para funcionar bien. Los investigadores se sorprenden de que personas sin mayores conocimientos, sin competencias en management, hayan logrado crear empresas grandiosas, en su mayoría lo han logrado porque no están enfocados en el pensamiento lineal. Son personas que no necesitan ser eruditos en temas técnicos para hacerlo extraordinariamente bien, de hecho hemos visto que la gente brillante técnicamente puede ser un fracaso dirigiendo empresas porque no generan ningún compromiso de parte de los stakeholders.

Como última reflexión, a John Mackey, padre del capitalismo consciente y CEO de Whole Foods Market, se le inundó su primera tienda y no tenía ningún tipo de seguro. Sus clientes y empleados estaban tan felices con la calidad de su comida orgánica y su sistema de trabajo, que en vez de irse para otra tienda, empezaron a recaudar dineros para ayudarlo a montarla  nuevamente y sus empleados trabajaron el doble de tiempo en pro de recuperar lo que más se pudiera. Gracias a la solidaridad de todos, él salvó su empresa.

¿Cuántos de sus stakeholders estarían dispuestos a salvar su organización? ¿Cuántos de ustedes CEO’S de importantes compañías permanecerán en sus puestos si lo ponemos a merced de los clientes, los proveedores o los trabajadores?

Les aseguro que pocos dan el nivel del verdadero líder consciente. Mucha gente cree que esto es idealismo, pero no lo es. Si usted es un empresario de gran tamaño no tiene ningún tipo de excusa para no ser responsable socialmente en todo el sentido de la palabra. Si hay tan solo un empresario que empiece a querer cambiar su modelo de pensamiento después de leer este artículo, me doy por satisfecho.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?