Opinión

  • | 2017/05/10 00:01

    Reuniones de la Opep y asambleas de edificios

    El motivo de la reunión es cómico dado que todos saben que el resultado será la prolongación de los recortes a la producción petrolera, ¿acaso suspender los recortes alguna vez fue una opción?

COMPARTIR

La reunión de la Opep (organización de países exportadores de petróleo) el 25 de mayo pasará a la historia como uno de los eventos más superfluos jamás vistos; será incluso más aburrida que esas reuniones de las asambleas de los edificios; solo quienes han asistido saben que el infierno esta lleno de esas discusiones circulares y estériles; son reuniones tan interesantes como ver crecer el pasto, literalmente se puede escuchar cómo mueren las neuronas de los asistentes.

También le puede interesar: 6 cifras para entender la pobreza en Colombia

El motivo de la reunión es cómico dado que todos saben que el resultado será la prolongación de los recortes a la producción petrolera, ¿acaso suspender los recortes alguna vez fue una opción?, con el petróleo debajo de US$50, no. Lo triste es que en ambos escenarios el petróleo va a caer, solo que con la extensión de recortes la caída será menos espectacular. Básicamente la Opep no tiene opción, es como escoger entre ver una excitante carrera de caracoles o un electrizante choque de tortugas, el menor de los males.

En este punto, creo que el único provecho que sacarán los asistentes a la reunión de la Opep serán las finas viandas que sirvan en Viena, eso me recuerda los pasabocas servidos en las asambleas de propiedad horizontal, Dios quiera que en su edificio habite algún aficionado a la cocina, de lo contrario le tocará ver cómo pasa la vida por sus ojos en estado de completa inanición y a punta de café, aunque sinceramente creo que las bebidas estimulantes deberían estar vetadas para estas ocasiones.

Siendo realistas, varios países deberían excusarse de asistir a la reunión y ahorrarse la platica de los tiquetes y  viáticos; más bien podrían firmarle un poder a Venezuela que asistiría gustosa, por cierto el tiquete ida y vuelta en primera clase cuesta unos US$13.000, lo que es equivalente a 929 salarios mínimos venezolanos (con todo y el último incremento del 60%), básicamente toma 77 años de trabajo pagar solo por el tiquete.

Le sugerimos leer: Frexit: ¿El fin del euro?

En este punto el único evento que podría propiciar un rápido incremento en los precios del crudo sería una guerra generalizada en medio oriente, por ahora todos parecen contentos con usar a Siria como su campo de batalla, pero cualquier cosa puede pasar, nunca digas nunca dicen por ahí, pero lo que soy yo al menos, nunca volveré a participar de la asamblea de un edificio, me declararé incapacitado de pereza crónica, diré que se me estalló la mitocondria, que me tragué la manzana de Adán, lo que sea para evitar tan excelso evento.

Lea también: La conexión Irán Trump y Colombia

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 526

PORTADA

Estas son las pymes más ganadoras de Colombia en 2017

Las pequeñas y medianas empresas se ratifican como las locomotoras del país, no solo por su aporte al empleo, sino porque su menor tamaño les permite capotear mejor la desaceleración. Estas son las que más facturan.