Opinión

  • | 2016/07/18 00:01

    Resultados corporativos en EE.UU, penosos y peligrosos

    Esta semana inician los resultados corporativos en Wall Street para el segundo trimestre de 2016 con resultados poco alentadores para los inversionistas.

COMPARTIR

Se estima que las utilidades promedio de las empresas del índice Standard & Poors 500, el cual representa las 500 empresas más grandes de Estados Unidos (EE.UU) por capitalización bursátil, experimentarán una caída de 5,6% en utilidades. Esto representaría la primera caída por cinco trimestres consecutivos desde la crisis del 2008.

La situación económica global trae cada vez mayor pesimismo para el potencial de crecimiento del sector corporativo, y por ende para la expectativa de rendimiento de las acciones.

Durante el segundo trimestre de 2016, se observó una reducción de 2,8% en las proyecciones de utilidades para dicho trimestre. Esto va en línea con las reducciones en el crecimiento económico en EE.UU. A principios de año, se estimaba que EE.UU crecería 2,5%, mientras que a la fecha, la estimación promedio de los analistas es de 1,9%, con estimaciones bastante pesimistas como la del banco Alemán Deutsche Bank que proyectan 1,5% de crecimiento para este año.

Los perdedores

A pesar de la recuperación en los precios de las materias primas, el daño sigue siendo latente. El acceso al financiamiento para las petroleras, mineras, los despidos y pérdida de confianza han generado gran incertidumbre y miedo a invertir, generando una parálisis temporal en los sectores de energía y materiales. Asimismo, la incertidumbre en los mercados financieros ante la expectativa de alza de tasas de interés por parte de la Reserva Federal ha generado volatilidad en las divisas a nivel mundial, lo cual genera inestabilidad en los ingresos de las multinacionales.

Esta misma inestabilidad y la política monetaria expansiva de los bancos centrales que sigue generando presión bajista sobre las tasas de interés, pone a los bancos en una situación penosa ante la compresión en el margen de interés (el diferencial entre la tasa de captación y colocación de los bancos), con efectos negativos sobre las utilidades de los bancos.

La incertidumbre política también repercute, aunque en menor grado, los malos resultados de las compañías. Las elecciones en EE.UU, España, Perú, el impedimento de Dilma Rousseff en Brasil, ‘Brexit’, entre otros, genera parálisis de inversión en las empresas. 

Finalmente casos particulares de grandes conglomerados, como es el menor crecimiento en ventas de Apple, reduce de manera drástica las proyecciones del sector de tecnología. De acuerdo a Citibank, el consumidor promedio de un iphone, iMac y iPad cada 24 meses, no obstante la falta mejoras significativas entre una versión y otra ha hecho que la rotación promedio ahora sea de 28 meses.

El índice S&P500 logró coquetear los 2.130 puntos, los niveles más altos en su historia. En valoraciones de las acciones como las actuales, y dadas las perspectivas de los resultados corporativos para esta temporada y las variadas inquietudes en términos financieros, económicos y políticos por resolver para la segunda mitad de este año, es más que prudente pensar si vale la pena seguir comprando acciones en este mercado. 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?