Opinión

  • | 2016/09/23 00:01

    Remesas: ¿Qué pasa en Colombia y en el mundo?

    Las divisas que circulan en Colombia provienen, en gran medida, del flujo migratorio derivado de la búsqueda de mejores oportunidades de los nacionales a nivel internacional.

COMPARTIR

América Latina se consolida asimismo como destino importante de estos ingresos a nivel mundial, y Estados Unidos como el país de origen que más peso tiene en la región.

La subida del dólar ha causado dolores de cabeza a varios sectores económicos, como los comerciantes que traen mercancías de otros países, y a causa del fenómeno devaluacionista, han tenido que trasladar los incrementos de precios en los productos a sus consumidores finales, encareciendo el costo de vida. Pero mientras algunos tratan de ser competitivos en medio de la vacilación de la divisa norteamericana, los que sí están felices son los ciudadanos que absorben remesas, ya que, gracias a esta trepada del dólar, ven más pesos en el momento de monetizarlo.

Las remesas se han convertido en una oportunidad lucrativa para las familias que buscan salir de la trampa de pobreza, siendo una importante fuente de ingresos, en especial, para países en vía de desarrollo. Así lo han confirmado estudios como los del Banco Mundial, al evidenciar que las remesas han venido siendo la principal causa de una disminución significativa en los índices de pobreza en los últimos años, estimulando, además de la calidad de vida de los beneficiados, el consumo que, en ámbitos generales, beneficia a la economía receptora.

El nivel satisfactorio de la tasa de cambio en los últimos meses ha estimulado el incremento anual en los giros de los colombianos residentes en el exterior, lo que ha ampliado esa forma el ingreso de los hogares para fomentar alzas en el consumo, el ahorro y la inversión. En los primeros siete meses del año, el crecimiento interanual de las divisas que ingresan al país bajo modalidad de remesas ha sido del 8.3%. Esta situación se viene observando en el positivo balance presentado por algunos sectores del comercio, del mercado inmobiliario y la construcción.

Lea también: Industria colombiana y desarrollo

La importancia de Estados Unidos para los nacionales con respecto al envío de divisas es muy significativa. El año pasado ingresaron US$4.635 millones por concepto de remesas provenientes de todo el mundo, de los cuales US$2.112 millones (45.6%) venían de alguna ciudad norteamericana.

Según estimaciones del Banco de la República, los principales departamentos receptores de remesas en Colombia han sido el Valle del Cauca, Antioquia, Cundinamarca y Risaralda, concentrando el 75% de estos ingresos promedio en el último año, mientras que el oriente del país mantiene los más bajos porcentajes, en donde no registra ninguna participación en lo que refiere a los departamentos de Arauca, Guainía y Vichada. De tal forma que las transferencias se realizan, fundamentalmente, a los departamentos que concentran gran parte de las ciudades capitalinas más importantes del país, registrándose los mayores montos para épocas decembrinas, y desde otros países, tales como España, Panamá, Reino Unido y Ecuador.

El impacto para la economía colombiana de las remesas es positivo y alivia el bolsillo de miles de hogares. Por cuenta de la reciente depreciación del peso frente al dólar, una familia colombiana a fin de año recibiría en promedio un 65% más que a inicios de 2014 y podría recibir un 30% más a comparación del año anterior. Así, las remesas se convierten en un motor para el consumo, el ahorro y la inversión.

Lea también: Pokémon Go y el arte de la innovación

Sin embargo, este fenómeno, que se ha tornado positivo para Colombia, no lo ha sido así para otras regiones. Las remesas para los países en desarrollo crecieron levemente en 2015 y en lo que va corrido de 2016, pues los ingresos de los migrantes internacionales se vieron afectados por la caída en el precio del petróleo. Esto tuvo un fuerte impacto en las transferencias originarias de países como Rusia y los países del Consejo de Cooperación de los Estados Árabes (CCEAG).

A nivel mundial, China e India son los países que reciben los mayores montos por conceptos de remesas; en América Latina, el país que concentra el mayor flujo de remesas familiares es México. Dentro de los factores causantes de la migración se encuentran la falta de oportunidades para encontrar un buen empleo y las situaciones políticas que provocan el abandono de los países afectados.

En el caso latinoamericano, se registró la mayor tasa de aumento de remesas durante el año pasado, ligada a aspectos como la depreciación generalizada de la tasa de cambio en los países de la región, y una recuperación en los mercados laborales estadounidenses; todo pareciera indicar que el cierre de 2016, también será un saldo positivo para la región.

A pesar de los buenos pronósticos realizados con base al dinamismo de las remesas para cierre de este año en las transferencias colombianas, el flujo de divisas se rodea de un panorama lleno de incertidumbre para el cierre de 20176 y todo el 2017, por aspectos como la influencia del precio del petróleo sobre el dólar, o la posible desaceleración de países como China y la Unión Europea, y la baja dinámica económica de Estados Unidos, con un escenario político de alta volatilidad. Esperemos que el clima económico mejore y que la plata nos llegue.

Lea también: Si la moda impone, ¿por qué se van las empresas?... El caso Aéropostale

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?