Opinión

  • | 2014/07/07 11:40

    Diversificación, flexibilidad y velocidad: rasgos de empresas exitosas en países emergentes

    De acuerdo al reciente publicado reporte mundial de inversiones del 2014 de la Unctad, los países en vía de desarrollo alcanzaron una cifra record de inversión en el extranjero con el 39%. Opinión de Maria Alejandra Gonzalez-Perez.*

COMPARTIR

Del total de las inversiones extranjeras en el mundo (comparado con un 12% en el año 2000), continúan manteniendo la posición dominante (54%) como receptores de inversión extranjera directa globalmente.

Las empresas de países emergentes han venido visibilizando su liderazgo global en las dinámicas comerciales y económicas durante última década. Esto ha motivado la identificación de características específicas que permitan explicar su crecimiento económico y expansión internacional, y determinar cuan sostenible es este crecimiento. Este tema se discutió de manera recurrente durante la conferencia anual de la Academy of International Business (AIB) en Vancouver entre el 23 y 26 de Junio 2014, evento que reunió a más de 1000 académicos expertos de todo el mundo en áreas relacionadas a Negocios Internacionales.

Históricamente, las multinacionales provenientes de países con mayor desarrollo económico han liderado el listado de empresas listadas en el ranking anual Fortune Global 500, sin embargo, según el Prof. Dr. Robert Grosse, Presidente de la AIB, “para el año 2050, es muy probable que este ranking vaya a ser liderado por empresas de países emergentes”. El profesor Grosse analiza como en los años ochenta solamente había muy pocas empresas de países emergentes en este ranking, y las que estaban incluidas era empresas de países en vía de desarrollo que únicamente enfocadas en explotación recursos naturales (ej. Petrobras, PDVESA).

Por el contrario, ahora el número empresas de países emergentes listadas ha aumentado considerablemente en este ranking, y varias de ellas son conglomerados diversificados como el Grupo Tata de la India, y las empresas del mexicano Carlos Slim. Según el profesor Grosse, las características que pueden hacer sostenibles a las empresas de países emergentes son la diversificación (no depender de una solo industria), y la flexibilidad de adaptación para salirse de un mercado cuando las condiciones de este cambian.

Adicionalmente, una habilidad que requieren las empresas para crecer es aumentar las habilidades gerenciales para determinar cuándo comprar, cuando retener y cuando vender. Esta habilidad es particularmente importante, ya que las empresas de países emergentes han optado por fusiones y adquisiciones como modo de entrada y posicionamiento en mercados extranjeros. Además de esto, para aumentar la participación en las dinámicas internacionales, las empresas deben aumentar sus habilidades gerenciales para coordinar cadenas de suministro y procesos productivos globales, sin importar donde están ubicadas.

De manera complementaria, para el profesor Ravi Ramamurti, Director del Centro para Mercados Emergentes de la Universidad de Northeastern en Boston, además de tener flexibilidad y velocidad para adaptarse a las nuevas condiciones de mercado, “las empresas de países emergentes cuentan con la ventaja de producir a menor costo, y poder entender de manera empática las necesidades de los consumidores de países emergentes”.

Según examina el profesor Ramamurti, dado que el ranking de Fortune Global 500 clasifica a las empresas por sus ganancias, una condición indispensable para hacer parte de esta prestigiosa lista es ser grandes, y esto no supone necesariamente estar en muchos países, ni contar con un alto índice de transnacionalidad. Esto se explica debido a que tamaño de los mercados de países emergentes es colosal, y por esto, las empresas de estos países pueden crecer de manera dramática dentro de los límites de su mercado doméstico.

Por otro lado, muchas empresas de países desarrollados pero con mercados pequeños (como Bélgica, Dinamarca, Holanda, Suecia, etc.) para poder crecer tienen necesariamente que internacionalizarse, ya que domésticamente no pueden hacerlo, y por esta razón es probable que en el futuro las empresas más trasnacionales (de acuerdo a la medición del índice de transnacionalidad de la Unctad), sean de países pequeños. Una de las ventajas de tener diversificados los países de operación, es disminuir los riesgos asociados con crisis económicas y financieras en países específicos. Pero, como afirma el profesor Ramamurti, “para internacionalizarse muchas empresas se apoyan en las dinámicas y las ventajas derivadas que tienen su país de origen, ya que los sistemas políticos juegan un rol significante en la expansión internacional”.

Para el profesor Duane A. Kujawa de la Universidad de Miami, sin importar el país de origen “cuando las empresas se están desarrollando, estas saben a dónde quieren llegar, y cuentan con una estrategia definida de largo plazo”, y es esta una de las razones por las cuales sus probabilidades de supervivencia son mayores que una empresa que ha madurado, y confiada en mantener su status quo. De acuerdo al profesor Jorge Carneiro de la Pontificia Universidad Católica (PUC) de Sao Paulo, para que un país emergente crezca de manera sostenible debe considerar no solamente variables de crecimiento económico, sino enfatizar en el crecimiento social, y los aspectos ambientales.


* (PhD), Profesora Titular de la Escuela de Administración, Universidad EAFIT


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?