Opinión

  • | 2016/04/01 00:01

    "Prefiero ser odiado por lo que soy, que amado por lo que no soy". Kurt Cobain

    Puedes ser el mejor del mundo haciendo tu trabajo, pero si no logras llegar a quien te puede contratar no te sirve de nada, para ello te daré 5 consejos que pueden mejorar tu “empleabilidad”.

COMPARTIR

En mi último artículo hablé sobre la realidad permanente de quedarse sin trabajo, un tema que suscitó controversia y que dio lugar a intenso debate y comentarios.

Como algunos lectores hicieron aportes muy interesantes al texto, he dedicado el artículo de hoy a comentar ciertas ideas que me llamaron la atención y compartirlas para dar paso a 5 recomendaciones para ayudar a mejorar la “empleabilidad”.

El desarrollo personal y profesional se ha ido modificando con el pasar de los años e incluso, algunos valores y prioridades también han variado con el tiempo, podemos advertirlo en el modo de adquirir conocimiento, en la manera de capacitarse e incluso en la forma de vincularse con las empresas.

Sin embargo, lo que indiscutiblemente todos debemos hacer es: “subirnos a la ola” de las reglas del juego actual, que aunque aún no son totalmente claras, tienen dos premisas básicas: 

  • No hay sentido alguno en sacrificar nuestras ilusiones, nuestro tiempo y las oportunidades por un trabajo que no nos termina de gustar, satisfacer o compensar.
  • Hay un riesgo muy grande al entregar nuestro futuro, nuestro bienestar y nuestra estabilidad económica y emocional, a personas que en cualquier momento nos pueden desplumar o dejar en la calle.

Recuerda, vivimos en la era de Google, en la que no tiene más posibilidades de encontrar trabajo aquel que más conocimientos tiene, ni el que tiene más experiencia. En esta nueva era, el que tiene más posibilidades es el que sabe moverse de forma inteligente y tiene más visibilidad. Por ello insisto, trabaja tu “empleabilidad”

Aunque en la actualidad, es un tema más complicado que hace algunos años, porque el mercado ya está saturado de profesionales que quieren destacarse frente a la competencia por sí mismos y sin depender de un empleador. Y no quiero decir que es una tarea imposible, pero sí se necesita hacer un esfuerzo adicional y contar con mucha entereza.

Y sobre todo, y grábatelo en la mente, lo que te hará destacar en este mercado saturado es tener claro tu “ objetivo”, es decir, tu pasión o especialidad.

Lo genérico ya no vende ni engancha: hay mucho de todo eso, la base del éxito es encontrar lo que te hace único, diferente, especializado en algo en concreto, es la clave para tu “empleabilidad”.

“Sé tú mismo, los demás puestos están ocupados” Oscar Wilde

Por eso, quiero ofrecerte cinco recomendaciones que te servirán para mejorar tu visibilidad profesional:

 1. Que no te cueste invertir en ti, profundiza tus conocimientos constantemente

Tú eres tu mejor proyecto y tu mejor inversión. Es muy importante tener esto claro pues vivimos en una época donde la información queda obsoleta en muy poco tiempo.

2. Crea tu red de contactos, manteniéndola vigente y sólida

La calidad de tus relaciones definirá tu éxito. Recuerda que somos el resultado de las 5 personas con las que más nos relacionamos, así que trata de ampliar tu círculo de amistades, muévete en eventos de “networking” y busca conectar con otras personas de tu sector que te ayuden con tu visibilidad.

3. Trata de generar mucho valor

Generar valor es la única forma de destacar y ser recordado. Hay una frase de Albert Einstein que dice “Intenta no volverte un hombre de éxito, sino un hombre de valor”. Debemos crear contenidos con autenticidad, con información profunda, confiables y que incrementen la proyección de nuestro perfil personal.

4. No te obsesiones con los resultados de otros profesionales

No vale la pena obsesionarse con lo que están haciendo otros, ni con lo que han logrado. Probablemente detrás de ese éxito, que no llegó de la noche a la mañana, hay interminables horas de trabajo. Tú, enfócate en tu propio camino, asegúrate de que estás haciendo las cosas bien y no pierdas el tiempo mirando a los lados.

5. Trabajo duro, más trabajo duro y un poco más de trabajo duro

No conozco otra forma de lograr el éxito. No busques resultados rápidos, porque no existen. Normalmente las cosas buenas son las que más tardan en llegar y la única forma de lograrlo es no quitar la mirada de tu objetivo y trabajar constantemente en esa dirección.

Y tú ¿estás trabajando ya tu “empleabilidad”?

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?